17 de noviembre de 2019, 21:40:35
Mundo

TRIUNFA EL DISCURSO CONTRA LA INMIGRACIÓN


Los conservadores ganan en Austria y la ultraderecha se dispara

EL IMPARCIAL

Las elecciones regionales de Alemania dañan a Merkel y lanzan a Schulz.


El conservador Partido Popular (ÖVP) ganó este domingo las elecciones generales de Austria, con una estimación de voto superior al 31,5 %, por delante del Partido Socialdemócrata (SPÖ) y el ultranacionalista Partido Liberal (FPÖ). Así lo ha publicado la televisión pública ORF, cuando se atraviesa el 70,3% del escrutinio, en un moto de recuento en el que se ha incluido una estimación de la dirección dibujada por el voto por correo.

A estas alturas, los datos señalan que Sebastian Kurz, de 31 años y actual ministro de Exteriores, ha triunfado en las elecciones con un discurso marcado por la oposición a la inmigración. Si finalmente accede a la jefatura del Ejecutivo se convertiría en el mandatario más joven del Viejo Continente. Según el recuento facilitado por la mencionada televisión, su apuesta habría obtenido el 31,6 % de los apoyos. Es decir, devolvería a los conservadores el poder tras 15 años de ausencia. Su partido ha experimentado un crecimiento de 5,4 puntos.

Por detrás figura el socialdemócrata SPÖ, presidido por el actual canciller federal, Christian Kern, que ha cosechado un 27% de los votos. Pero la noticia de la jornada es al escalada de la ultraderecha, que con un discurso euroescéptico y radical en cuanto a los refugiados, sólo habría perdido por un punto porcentual con respecto al segundo partido hegemónico del país. Su crecimiento habría situado su legitimidad en las elecciones con un 25,9% (casi seis puntos de evolución ascendente).

Heinz-Christian Strache, su líder populista, saborea el éxito a pesar de sus polémicas declaraciones. Todo lo contrario que el partido de los Verdes, que se han desplomado. Resulta sorpredente su caida tan sólo un año después de que su candidato, Alexander Van der Bellen, lograra ganar la presidencia federal de Austria. Entonces se impuso en un estrecho combate con el ultraderechista Norbert Hofer. Su apoyo actual se sitúa en torno al 3,8%, en una bajada extremada de 8,6 puntos.

El resto de los partidos minoritarios se repartieron porcentajes menores. Todos ellos se mantienen en el borde de no poder entrar en el Parlamento de Viena (se exige tener un 4% de los votos). Los liberales del NEOS mantuvieron su estabilidad con un 5,1% y la lista Peter Pilz, escindida hace unos meses de los Verdes, consiguió el 4,4% del escrutinio.

Ahora la llave de Gobierno la tiene el ultraderechista Strache, que en sus primeras declaraciones señaló que su partido "hablará con todos". Sin embargo, la distancia en el discurso entre las derechas y las izquierdas no abren demasiado el arco de posibilidades. La mayoría de los analistas apuesta por que Austria tendrá un gobierno conservador con el apoyo de una formación nacionalista, populista y eurófoba. Pero otros expertos no descartan que prosiga la coalición entre ÖVP y SPÖ, en el poder desde hace una década.

Eso sí, todavía queda por hacer el recuento del voto por correo, que se realizará este lunes y que podría hacer virar las proporciones descritas, ya que se han solicitado 890.000 votos por correo y el total de la población llamada a participar en estos comicios era de 6,4 millones de personas.

El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.elimparcial.es