14 de diciembre de 2019, 4:40:35
Mundo

ATENTADO CON OCHO MUERTOS


Trump confirma que el terrorista de Nueva York seguía a Daesh

EL IMPARCIAL

El presidente de EEUU, tras el ataque: "Debemos ser MUCHO MÁS DUROS con la inmigración".


Donald Trump ha proclamado este miércoles que considera enviar a la cárcel de Guantánamo (Cuba) al presunto autor del atentado que este martes azotó Nueva York, dejando ocho muertos y más de una decena de heridos. Inmigrante de nacionalidad uzbeka identificado como Safyullo Saipov, habría seguido las instrucciones de Daesh, según han relatado las autoridades neoyorquinas que han efectuado las pesquisas del caso. Y, tras esta conclusión, el presidente de Estados Unidos no duda en actuar con dureza.

"Enviarlo (al sospechoso) a Guantánamo. Definitivamente lo consideraría", expuso al ser cuestionado al respecto durante una reunión con su gabinete en la Casa Blanca. El magnate, que definió a Saipov como un "animal", está dispuesto a enviarle a la polémica cárcel situada en la base estadounidense en Cuba que su predecesor, el expresidente Barack Obama, intentó cerrar sin éxito.

Y es que el atentado, un atropello múltiple, es el peor ocurrido en Nueva York desde el 11 de septiembre de 2001. Y eso son palabras mayores. Sobre todo para un dirigente que había proclamado que endurecería las condiciones migrantes y que en su mandato no iba a permitir que el terrorismo yihadista acudiera a atacar en territorio estadounidense. Por eso Trump necesita un golpe de efecto y recuperar Guantánamo, y lo que representa en la lucha antiyihadista, podría darle ayuda a recuperar la legitimidad de sus palabras.

Las autoridades de la urbe han declarado que el terrorista llevaba varias semanas preparando el ataque y siguió "exactamente" instrucciones de Daesh. Lo han hecho en una rueda de prensa que ha provocado que el dirigente desempolve el complejo que Obama quiso cerrar desde que llegóal poder (2009-2017). El presidente afroamericano no cumpliría su promesa, pero llegó a reducir la población carcelaria de 242 a 41 presos, gracias a la transferencia de casi dos centenares de reclusos a países extranjeros.

Trump, por el contrario, prometió durante su campaña electoral que afianzaría la utilidad de ese modelo carcelario e, incluso, declaró que iba a llenarla de "tipos malos". Si terminara metiendo a Saipov aún le quedaría trabajo para llegar a igualar la cifra de 800 presos que llegó a hospedar el campo de Guantánamo durante el mandato de George W. Bush (2001-2009). Y, mientras el presidente delibera su movimiento, los republicanos John McCain y Lindsey Graham le exigieron tratar al terrorista como un "combatiente enemigo", sin que le sean leídos sus derechos básicos.

El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.elimparcial.es