16 de noviembre de 2019, 0:44:33
Deportes

JORNADA 4 - GRUPO H: TOTTENHAM 3-1 REAL MADRID


El Tottenham agranda la herida del Madrid |3-0

Javier Nuez

El equipo inglés no perdonó a un desorientado equipo blanco en Wembley. Por Javier Nuez.


El Tottenham no tuvo piedad de un Real Madrid desconocido para purgar con un claro 3-1 la primera visita de los blancos a Wembley. Con dos goles de Dele Alli y uno de Erikssen a la contra, el conjunto entrenado por Mauricio Pochettino certificó el primer puesto de grupo aprovechándose de la indolencia y la falta de ideas del vigente campéon de la Liga de Campeones.

Un paréntesis de media hora, fijado por el 1-0 en el 27 y el 2-0 en el 56, fue el momento en el que el Real Madrid dio la apariencia de luchar por el partido. Por delante y por detrás de ese intervalo, la imagen dada por los jugadores de Zidane distó mucho de lo esperado de un equipo del que se esperaba una reacción evidente tras la derrota ante el Girona en Liga.

Con Achraf y Nacho en el once en lugar de los lesionados Carvajal y Varane, Zidane dispuso un once inicial con lo mejor disponible. Sin embargo, pese a un comienzo atrevido por parte de los suyos, el Tottenham no tardó en tomar el control de la pelota.

Con él, el equipo inglés se plantó en campo rival dejando a los jugadores del Real Madrid corriendo detrás de la pelota y cercando el área de Casilla, aún sin generar ocasiones claras pero con la sensación de peligro constante rondando en el ambiente. Los blancos apenas duraban con la pelota en el pie en medio de constantes pérdidas, despistes y falta de conexión entre el centro del campo y los tres de arriba.

Quitando un ligero amago al cuarto de hora, se jugaba a lo que el Tottenhamn quería. El primer contratiempo para los locales llegó en forma de lesión en el minuto 24. Alderweireld se quejó de un pinchazo y fue sustituido por Sissoko.

Poco después llegó el primer tanto del partido, fiel reflejo de lo que acontecía sobre el campo. Nacho acabó enviando a saque de banda una pelota que tenía controlada. De ese saque se originó una jugada que acabó con un envío a la banda derecha para la entrada de Trippier -solo, sin presencia de Marcelo en metros a la redonda- hasta la línea de fondo. Desde ahí con un centro al área pequeña, Dele Ali llegó desde atrás para imponerse sobre un dubitativo Casilla en la salida y mandar la pelota al fondo de la red.

Con el gol en contra, el Madrid pareció despertar y desarrolló su mejor juego, rondando el área de Lloris con insistencia e incluso generando ocasiones a través de Cristiano Ronaldo. Sin embargo, lo más cerca que se estuvo del gol en ese tramo de partido fue ocn una ocasión en el área opuesta a manos de Kane, cuyo tiro dentro del área se econtró con el cuerpo de Ramos.

El partido llegaba al descanso con la imagen del Madrid mejorada. Aunque lo cierto es que de haber mantenido la versión anterior al gol en contra durante más tiempo se hubiera estado hablando de goleada. Desnortado, con Isco corriendo de un lado a otro como pollo sin cabeza y sin lograr conectar con Kroos o Modric, más atentos esta vez a las tareas defensivas, donde laa zaga pecaba de falta de contundencia y concentración. Las pocas veces que se logró entablar ese diálogo futbolístico en el centro del campo, el Madrid mejoró.

Para la segunda mitad, Zidane mandó a Casemiro como tercer central y adelantó a Marcelo y Achraf para tratar de subvertir el orden del partido. La idea funcionó, de igual manera quel el gol en contra avivó el espíritu madridista. y el equipo seguía generando peligro. Una incursión de Marcelo no logró encontrar rematadro a un centro que a punto estuvo de convertirse en el empate.

Pero las intenciones del Madrid chocaron de frente con la capacidad resolutiva del Tottenham. De nuevo Dele Alli, recibiendo cerca de la frontal, se buscó el hueco preciso a base de amagos con la fortuna de que su disparo tocó en Ramos lo suficiente como para engañar a Casilla y acabar dentro de la portería. El 2-0, llegando en el mejor momento de los visitantes, acabó siendo un mazazo imposible de superar.

De nuevo con la ansiedad de lanzarse a por el gol -llegó a estar cerca con una dobla oportunidad fallada por Ronaldo y Ramos en un barullo dentro del área pequeña-, el Madrid se olvidó de los huecos a su espalda y eso no lo perdonó la velocidad del Tottenham con un contraatque de libro. Con Harry Kane dejando claro que no es sólo gol, el delantero mandó un pase preciso a Eriksen, que anticipándose a toda la zaga blanca no perdonó el mano a mano con Casillla para sellar el 3-0.

Con el cambio de cromos de Asensio y Mayoral por Isco y Benzema, Zidane trató de lanzar la remontado con la enegía de la juventud. Logró Ronaldo maquillar con el 3-1 gracias al toma y daca constante de los últimos momentos, ya con el partido desatado a la locura de la desesperación de los blancos.

Con el 3-1 final, el Tottenham encarrila el primer puesto de grupo a la vez que el Real Madrid tampoco ve peligrar su segundo puesto tras el doble empate del Dortmund ante el APOEL en el doble duelo de las últimas dos jornadas.

- Ficha técnica:

3 - Tottenham Hotspur: Lloris; Alderweireld (Sissoko, m.24), Sánchez, Vertonghen; Trippier, Dier, Winks (Dembélé, m.65), Davies; Eriksen, Alli; y Kane (Llorente, m.79).

1 - Real Madrid: Casilla; Achraf, Nacho, Sergio Ramos, Marcelo; Casemiro, Kroos, Modric (Theo Hernández, m.81), Isco (Mayoral, m.75); Benzema (Asensio, m.75) y Cristiano Ronaldo.

Goles: 1-0, m.26: Alli. 2-0, m.56: Alli. 3-0, m.65: Eriksen. 3-1, m.80: Cristiano.

Árbitro: Cüneyt Çakir (TUR). Amonestó a Dembélé (m.89), del Tottenham; y a Ramos (m.90+1), del Real Madrid.

Incidencias: partido correspondiente a la cuarta jornada del Grupo H de la Liga de Campeones, disputado en el estadio de Wembley (Londres).

El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.elimparcial.es