13 de noviembre de 2019, 18:27:16
Nacional

DIVISIÓN ENTRE PSOE Y PSC


Felipe González califica de "cobarde" el exilio del expresidente catalán

EL IMPARCIAL/Efe

"Ha dejado a sus seguidores y a la mitad de su Gobierno al pie de los caballos".


El expresidente del Gobierno español Felipe González ha definido en Buenos Aires como "un acto de cobardía" que el ex gobernante regional catalán Carles Puigdemont se encuentre en Bélgica desde el pasado lunes y no se presentara ante la Audiencia Nacional el pasado miércoles.

"Me parece un acto de cobardía, casi de vodevil, que deja al pie de los caballos a sus seguidores y a más de la mitad de su gobierno", dijo González.

El socialista indicó en una entrevista concedida este viernes al medio argentino Clarín que el discurso de Puigdemont es "de un nacionalismo irredentista", y destacó que es "como mucho" identificable con "los desastres del siglo XX del nacionalismo".

"Puigdemont no es presidente de la Generalidad, no porque haya sido destituido, sino porque él ha propuesto destruir la Generalidady la Constitución. Por tanto, si fuera algo, que no lo es, sería presidente de la República Independiente", explicó.

En su opinión, en España "hay una sola legalidad", al igual que en cualquier otro país democrático, por lo que consideró que las autoridades regionales catalanas "han roto la Constitución y han desobedecido todas las sentencias de los tribunales".

"Aquí hay una sola legalidad y dos relatos. Los relatos tienen una ventaja y es que han contado un montón de mentiras, cosa que es bastante frecuente en nuestra sociedad", agregó.

González admitió que el Gobierno de Puigdemont ha "satirizado" la aplicación del artículo 155 de la Constitución española, y consideró esta crisis como "la peor de la democracia" española tras la dictadura de Francisco Franco.

Díaz culpa a Puigdemont

En una línea similar a la del expresidente del Gobierno se ha posicionado la presidenta andaluza, Susana Díaz, quien ha dicho que le causa "una enorme tristeza que entren en prisión quienes hasta hace unos días eran los representantes políticos de un gobierno" y ha culpado de la situación que vive todo el país "a los que la han provocado, con el huido Puigdemont a la cabeza".

Sin embargo, ha resaltado que "en este país se han transgredido gravísimamente todas las leyes habidas y por haber", y el Estado de derecho "tiene la obligación de restituir la legalidad siempre y de garantizar la libertad individual y colectiva de todos los ciudadanos".

"Quienes son responsables de la situación que estamos viviendo hoy son sólo los que la han provocado, con el señor huido (Carles) Puigdemont a la cabeza", ha afirmado.

También ha apuntado que "lamentablemente" estas decisiones judiciales "no han sido las primeras", porque "ha habido antes huidas de empresas, enfrentamientos en la sociedad catalana y una imagen de España como una nación inestable ante el resto del mundo".

A su juicio, la "herencia" ahora es "la frustración para quienes creían legítimamente en el independentismo. Ven al hasta hace unos días presidente, huido y ven con tristeza a quienes eran sus representantes políticos en la cárcel, la huida de empresas y los enfrentamientos entre familias y ciudadanos".

También hay "miedo" de "millones de catalanes a los que querían echar de su casa y de su país y que se sintieran extranjeros dentro de su propia casa", ha añadido.

El PSC, entre dos aguas

En una línea mucho más conciliadora se ha mostrado el primer secretario del PSC, Miquel Iceta, quien ha animado a "tender puentes, no cavar trincheras ni levantar fronteras", y de que su partido se erija como "alternativa a la dicotomía estéril entre la independencia y el inmovilismo".

En un acto de debate sobre los ejes del programa electoral del PSC para las próximas elecciones autonómicas en la sede del partido, Iceta ha señalado que su formación aboga por un "cambio de rumbo en la política catalana" porque esta legislatura "ha sido un desastre total y absoluto", cuyo balance es "una sociedad dividida, una economía debilitada y un país aislado".

"Quiero tender la mano a la izquierda y al centro, a autonomistas y a federalistas. Quiero un gran acuerdo que implique una gran victoria para Cataluña", ha aseverado el líder de los socialistas catalanes.

"Sin diálogo y sin propuesta política para resolver el problema que tenemos entre manos, se han resignado unos y otros a que la única respuesta del Estado sea la del Poder Judicial", ha lamentado Iceta sobre la actual situación.

El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.elimparcial.es