20 de mayo de 2019, 13:35:00
Nacional

MULTITUDINARIA MANIFESTACIÓN EN EL CENTRO DE BARCELONA


Los separatistas piden la liberación de los "Jordis" y los exconsejeros

EL IMPARCIAL/Efe

La presidenta del Parlament, Carme Forcadell, no acudió a la marcha.


Un total de 750.000 personas han participado este sábado en la manifestación que se ha celebrado en Barcelona para pedir la libertad de los exconsejeros y los líderes de las entidades soberanistas encarcelados, según datos de la Guardia Urbana de Barcelona.

La marcha se ha desarrollado a lo largo de la calle Marina de Barcelona, aunque los manifestantes también han llenado las vías adyacentes, en una localización inédita que ha transcurrido por lugares emblemáticos como el templo de la Sagrada Familia y que ha llegado prácticamente hasta la línea de mar.

La manifestación, convocada por las plataformas soberanistas ANC y Òmnium, ha tenido dos cabeceras, donde se han agrupado caras visibles del soberanismo y familiares de dirigentes encarcelados.

La marcha ha transcurrido entre gritos de "Puigdemont, nuestro presidente" o "Libertad presos políticos" y pancartas con lemas como "Basta de humillaciones, basta de mentiras", "Exigimos respeto y dignidad", "Unidos más que nunca defenderemos nuestro gobierno legítimo" o "SOS Democracy".

En la cabecera de la manifestación, donde se agrupan caras visibles del soberanismo y familiares de dirigentes encarcelados, hay dos pancartas en las que se lee "Libertad presos políticos" y "Somos república".

Puigdemont: "Vuestra luz nos llega hasta Bruselas"

El expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont ha agradecido a través de Twitter a los manifestantes que han llenado hoy la calle Marina de Barcelona que "iluminen el camino" a recorrer: "Sois nuestra fuerza", ha afirmado.

A medida que anochecía, los manifestantes han ido encendiendo las linternas de sus teléfonos móviles enfocándolos hacia el cielo para producir un efecto luminoso sobre la multitud de personas que llenaban la calle Marina y aledaños.

"Vuestra luz nos llega hasta Bruselas e ilumina el camino que hemos de continuar recorriendo. Sois nuestra fuerza", ha escrito Puigdemont en un tuit.

Mensaje de los exconsejeros encarcelados

Los ocho exconsejeros del Govern encarcelados han agradecido, a través de mensajes enviados desde prisión y leídos por familiares o amigos, el apoyo ciudadano recibido, y han hecho un llamamiento a la unidad y a "no desfallecer" ante el Estado.

El exvicepresidente del Govern Oriol Junqueras ha dicho que los consejeros cesados son "cabezas de turco" del Estado para "advertir" a todos los independentistas de que "si no son sumisos y obedientes" les "arruinará" sus vidas. "Nuestros sueños son sus pesadillas", ha asegurado en su carta Junqueras, quien ha añadido: "Somos la semilla de la república y si perseveramos saldremos adelante".

La mujer de Josep Rull ha leído un mensaje de su marido en el que ha subrayado: "Se equivocan quienes creen que pueden encarcelar la voluntad democrática de un pueblo. Somos el gobierno legítimo porque lo decidieron los catalanes".

"Vuestra unidad hoy, más que nunca, es vuestra fuerza", ha asegurado Rull, que ha llamado a "no desfallecer", mientras que el exconsejero de Asuntos Exteriores Raül Romeva ha insistido en pedir al independentismo que no caiga "en el odio o la venganza".

La hija de Jordi Turull ha leído una carta de su padre en la que el exportavoz del ejecutivo catalán ha sentenciado: "Nuestro cuerpo está en prisión, pero nuestro corazón y nuestro compromiso está con vosotros", y ha añadido: "Os pido y os imploro unidad. Nuestra división es la gran esperanza del Estado".

También se han leído muestras de agradecimiento de los líderes de la ANC y de Òmnium Cultural, Jordi Sánchez y Jordi Cuixart, que han asegurado: "Nos querían aislar y nos han unido aún más".

El exconsejero de Interior, Joaquim Forn, ha afirmado que "ahora no es hora de las diferencias", sino que "es momento de la máxima unidad", y ha pedido a la población que "defienda" los valores de Cataluña y sea "digna" de los mismos.

Las exconsejeras Dolors Bassa y Meritxell Borràs, que comparten celda en la cárcel y han escrito una carta de forma conjunta, han asegurado que su "esperanza" es que se hagan las cosas "bien hechas" y han defendido que quieren vivir en "un país modélico donde quepamos todos".

El exresponsable de Justicia Carles Mundó ha dicho que "las personas se pueden encarcelar, pero nadie puede encarcelar las ideas", y ha señalado que "la aspiración nacional de Cataluña es un asunto político" y que "los problemas políticos nunca se pueden resolver en los tribunales de justicia".

El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.elimparcial.es