13 de diciembre de 2019, 18:18:48
Mundo

TERRORISMO


La tropas iraquíes ya batallan por dejar a Daesh sin ningún bastión

EL IMPARCIAL

El grupo terrorista perdió en esta madrugada una ciudad clave en la frontera de Irak.


Tras la expulsión del grupo terrorista de sus últimos bastiones en Siria durante la pasada semana, las tropas iraquíes, con el apoyo de milicias chiíes y suníes progubernamentales, ya luchan contra los milicianos de Daesh para expulsar al grupo yihadista de la comarca de Raua, situada la provincia occidental de Al Anbar y condierado como el último territorio dominado por terroristas en Irak. Lo cierto es que este movimiento acelera la extinción de los núcleos potentes de control terrorista en su ideado califato.

Las fuerzas militares iraquíes ya tomaroin el control este domingo del complejo residencial de Al Jur, en el oeste de Raua, de donde los radicales huyeron al ser superados en la ofensiva lanzada sobre dicha región en la pasada madrugada. Así lo ha confimado un dirigente de las milicias suníes Multitud de los Clanes. Según su relato, "estamos concluyendo los preparativos para la batalla en el oeste de la comarca para dar comienzo al ataque" contra la capital de Raua. Un río les separa de sus enemigos.

El manndo militar ha explicado que las fuerzas aliadas -conformadas por el Ejército, la Policía y milicianos- tiene como objetivo prioritario irrumpir en el único núcleo habitado de la comarca que aún controla Daesh, situado en la orilla del Éufrates. Además, especificó que se han evacuado a decenas de familias que estaban sitiadas en la última región que queda a manos de Daesh. El grupo terrorista está abocado a ssu fin, según Al Obeidi, después de ser expulsados de Al Qaim y Al Rumana.

Aún así, el dirigente militar ha aclarado que los yihadistas todavía tienen retenidos a civiles en el interior del núcleo urbano de Raua, donde permanecen "pocos combatientes locales" de Daesh. "Van a ser arrasados" por los milicianos gubernamentales, proclamó el líder del grupo conocido como la Multitud de los Clanes. "Un gran número de combatientes, entre ellos líderes árabes y extranjeros huyeron de la capital de la comarca en los pasados días", sentenció.

La toma de Al Qaim, el 3 de noviembre, supuso un golpe casi definitivo a los yihadistas, ya que esa comarca es fronteriza con Siria y les resultaba de importancia sobresaliente al permitirles recibir refuerzos y suministros desde el país vecino. Así pues, tras llegar a administrar ciudades y provincias enteras a partir de 2014, el grupo terrorista estaría limitado a ocupar espacios casi imperceptibles a lo largo de las geografías de Irak y Siria.

La alianza entre los milicianos de ambos países resultó fundamental en la conquista de Albu Kamal, uno de sus principales feudos donde todavía se mantienen los combates. Al menos 50 personas han muerto en bombardeos aéreos y por el lanzamiento de artillería sobre dicha localidad y sus alrededores por parte de las fuerzas sirias y sus aliados, según el Observatorio Sirio de Derechos Humanos. Y en cuento a Irak, los terroristas ya no controlan ninguna ciudad destacada, a parte de Raua, el escenario de la ofensiva que este domingo han iniciado las tropas iraquíes.

El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.elimparcial.es