17 de agosto de 2019, 15:59:23
Nacional

DESAFÍO INDEPENDENTISTA


Anna Gabriel clarifica la posición de la CUP y reniega de Ada Colau

EL IMPARCIAL

La dirigente anticapitalista esclareció la decisión de su formación de concurrir a las elecciones pero en solitario.


Las bases de la CUP votaron este domingo que la opción final de la formación radical separatista será acudir a las elecciones catalanas del 21 de diciembre en solitario y conformando una lista "lo más amplia posible, claramente rupturista, independentista y de izquierdas". El 93% de los votantes -un total de 1.125 personas- dejó claro su apoyo a participar en unos comicios que desde la formación habían cataloago como "ilegítimos", por entender que el Govern que declaró la independencia es el legítimo.

Anna Gabriel, su lideresa, ha sido la encargada de explicar y ampliar las conclusiones resultadas de la Asamblea Nacional Extraordinaria de la CUP. Ha arrancado la exdiputada abordando la contradicción en torno a la legitimidad de las elecciones autonómicas venideras que han evidencia cúpula y militancia del partido. "Las elecciones del 21D son absolutamente ilegítimas e impuestas por la aplicación del artículo 155 de la Constitución, pero merece la pena estar, porque se lo debemos a la gente que defendió los colegios el 1-O y las huelgas generales", ha expuesto.

Gabriel ha querido afianzar una de las líneas nucleares del proyecto anticapitalista que sale de este domingo: marcar una diferencia clara con Catalunya en Comú, a pesar de la ruptura del pacto de Gobierno que Ada Colau ha ejecutado con el PSC. Ha señalado que la CUP es "clave" como representantes de la "izquierda rupturista y feminista" ante "los que se dicen soberanistas y no tienen ningún problema en decir 'ni DUI ni 155'" - lema usado por los 'comunes', su principal rival por el caladero de la izquierda catalana-.

"¿Cómo se puede equiparar la intervención de un Estado autoritario y fascista con respetar la voluntad de un referéndum?", se ha preguntado en tono crítico la dirigente, que también ha dejado claro que su prinicpal prioridad es el "compromiso de materializar la república", con o sin el apoyo de las otras fuerzas independentistas. Tras admitir que este posicionamiento podría desembocar en escenas post-electorales que pudieran provocar en que ERC y PDeCAT puedan "prescindir" de la CUP, ha señalado a la "pobreza" como el elemento que rompe a Cataluña.

Es el regreso a la radicalización de izquierda que choca con PDeCAT y ERC, un giro que podría entenderse como el primer paso en la camapaña electoral antes del 21D. Pero no ha soltado las riendas del extremismo en lo relativo a la secesión, pues ha vuelto a proclamar que es "imprescindible iniciar el proceso constituyente" de una república, algo que "no es posible sin la ruptura con el Estado español", ha recalcado.

Y, amén de recuperar la retórica del proceso catalanista defendiendo a aquellos que "mantienen la dignidad en el exilio y en la prisión", en referencia a los miembros del Govern cesado, ha argumentado que no hay "represaliados de primera y de segunda", por lo que ha urgido a reconocer también a los ciudadanos "golpeados el 1 de octubre o a los que sufren amenazas fascistas". Por último, Núria Gibert, portavoz del Secretariado Nacional de la CUP, ha afirmado que la candidatura ha de ser "amplia", pues quieren "hacer camino con todos los que reconozcan los resultados del 1 de octubre" sin "posponer la agenda social que urge en este país".

El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.elimparcial.es