25 de agosto de 2019, 6:55:30
Nacional

DESAFÍO INDEPENDENTISTA


El exprimer ministro de Bélgica estalla contra el secesionismo catalán

EL IMPARCIAL

Elio di Rupo ha denunciado que desde el PDeCAT le han usado para fingir apoyo internacional.


Ramón Tremosa es eurodiputado independiente por el PDeCAT. Como componente del "gobierno legítmo" catalán, y compañero en Bruselas del huido Carles Puigdemont, trabaja para cosechar algo del apoyo internacional prometido por el proceso secesionista y negado por cada miembro de la Unión Europea y comunidad internacional, en general. Pues bien, ante la ausencia de guiños en favor de la legitimidad de la Declaración Unilateral de Independencia y la falta de posicionamientos en favor de una mediacion internacional entre el Govern cesado y el Gobierno de España, toda argucia parece válida.

O eso parece que contemplan desde las filas del PDeCAT. Y es que Tremosa, que circula en Bélgica desde 2009, eligió acercarse a Elio di Rupo, exprimer ministro belga socialista, para tratar de seducirle y arrancar una voz continental que se alinee con las tesis de su jefe, el "exiliado" Puigdemont. Pues bien, el eurodiputado charló con el dirigente socialista valón en la noche del pasado miércoles. Sabía la avanzadilla catalana de la opinión crítica de su interlocutor ante la actuación del Ejecutivo de Rajoy en el transcurso del 1 de octubre.

Di Rupo calificó, entonces, el comportamiento político de Moncloa ante la crisis generada por el referéndum catalán ilegal como "franquista autoritario". Además, manifestó que "combato la política de Puigdemont, pero me impactaría mucho que la Justicia belga le metiera en prisión". Es decir, según la lectura secesionista parecería estar en sintonía. Al fin, alguien. Pero lo que no tradujeron de las declaraciones del ex mandatario belga es que, a su juicio, Puigdemont hacía incurrido en un "abuso de posición".

Sea como fuere, tras conversar, Tremosa solicitó un selfie a Di Rupo, y el exprimer ministro aceptó, cortés. El europdiputado vendió en su Twitter el episodio como un encuentro en el que las posturas del independentismo catalán y de este socialista belga entraron en coherencia y el horizonte de haber detectado in mediador internacional se dejaba entrever. El problema es que Di Rupo se enteró, o le informaron, de la maniobra con su imagen. Y este jueves ha reaccionado. Con vehemencia e indignación.

"Un diputado europeo español me ha interpelado ayer. Él ha querido hacerse un afoto conmigo", inicia en un tuit rotundo para, a continuación, denunciar lo que le resulta más hiriente: "Ahora la utiliza (la foto) con fines políticos españoles". "Si es necesario, reafirmo mi total oposición a la actitud de Puigdemont", ha concluido Di Rupo en su declaración", zanja.

Ese ha sido el punto y final de la enésima tentativa del PDeCAT de disfrazar la realidad. Tremosa publicó en el tuit que ha acabado costándole el ridículo que le había "agradecido a Di Rupo su crítica del 5 de novimebre a la deriva autoritaria de Rajoy, a raíz del encarcelamiento de una parte del gobierno catalán". El socialista valón no ha admitido la fina oportunidad para el ventajismo que ofrecía ese mensaje y lo ha cortado de cuajo.

El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.elimparcial.es