17 de junio de 2019, 18:38:58
Nacional

ANC Y ÒMNIUM FLETAN CINCO VUELOS A BRUSELAS


Vacaciones pagadas a miles de separatistas para jalear a Puigdemont

EL IMPARCIAL/Efe

El 'expresident' ha afirmado ante una multitud de independentistas en Bruselas que "Cataluña es la mejor cara de Europa".


La ANC (Asamblea Nacional de Cataluña) y Òmnium Cultural han fletado cinco vuelos a Bruselas para trasladar a los seguidores del expresidente de la Generalidad, Carles Puigdemont, a la capital europea.

Según ha detallado el vicepresidente de ANC, Agustí Alcoberro, tres de los vuelos proceden del aeropuerto de El Prat, uno desde Lleida-Alguaire y otro desde el aeropuerto de Girona, mientras que se han habilitado 70 puntos de salida de autocares en Cataluña hacia la capital belga para asistir a la manifestación.

Las organizaciones secesionistas anticiparon que la convocatoria sería “masiva”, pero la realidad ha superado sus expectativas. Según datos de la policía local, hasta 45.000 manifestantes se han congregado en las calles de Bruselas.

Con el lema Wake Up Europe (Despierta Europa), el objetivo principal de la marcha, que comenzó pasadas las 11.30 horas, fue que la voz del independentismo se escuche en las instituciones europeas.

Desde primera hora de la mañana las calles de la ciudad, también fuera del perímetro del barrio europeo, se llenaron de esteladas y lazos amarillos, convertidos en símbolo de protesta por las detenciones de exmiembros de la Generalidad.

Carles Puigdemont y los cuatro exconsejeros cesados estuvieron acompañados este jueves por la secretaria general de ERC y número 2 por Barcelona, Marta Rovira, el portavoz adjunto en el Congreso, Gabriel Rufián, el expresident Artur Mas, entre otros. En su discurso, Puigdemont ha afirmado que "Cataluña es la mejor cara de Europa" y pidió directamente al presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, que reconozca que todos los allí congregados no son "criminales", sino "demócratas".

"Queremos una Europa de ciudadanos libres, una que escuche a sus ciudadanos, además de escuchar a los Estados", dijo Puigdemont, que volvió a reprochar a la Unión Europea "dar respaldo" al presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy. Además, apeló de nuevo a Juncker para que "Europa se dé cuenta de que aún puede jugar un papel" en la crisis catalana.

En la capital europea los dos grandes partidos separatistas cerraron filas y exhibieron unidad de acción, a pesar de que ERC no aceptó reeditar la coalición electoral con la lista de Puigdemont, y advirtieron contra las candidaturas del "tripartito del 155", en alusión a las formaciones constitucionalistas. El exconsejero Toni Comín fue quien adoptó un tono más duro en su intervención al llamar "franquistas" al Gobierno de Mariano Rajoy.

Puigdemont y los otros cuatro exmiembros del Govern fueron recibidos entre gritos de "no estáis solos" por los participantes, que portaban chubasqueros, bufandas y gorros amarillos. Más allá de los 200 autocares y cinco vuelos charters contratados por los organizadores, ANC y Òmnium, mucha gente se desplazó en vuelos regulares, vehículo privado y tren, algunos para disfrutar del "puente" y muchos otros solo para unas horas, dado que las plazas hoteleras para estos días en Bruselas están prácticamente agotadas, según el organismo turístico Visit Brussels.

El apoyo a la manifestación en las calles no impidió a un grupo de catalanes no independentistas salir al balcón de su vivienda con banderas españolas y cargar contra Puigdemont y sus seguidores, a lo que algunos manifestantes respondieron con gritos de "fascistas".

El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.elimparcial.es