17 de noviembre de 2019, 18:50:41
Nacional

ELECCIONES CATALANAS


Podemos, la CUP y el partido de Puidgemont, a la gresca de cara al 21D

EL IMPARCIAL

Cruce de reproches entre las tres formaciones.


Pablo Echenique, secretario de Organización de Podemos, ha tomado la palabra este viernes en un mitin de la lista de Catalunya en Comú-Podem para proclamar que "Junts per Catalunya es una coalición electoral entre el PDCAT y CDC: aunque la mona se vista de seda, mona corrupta se queda". Acompañado por el candidato Xavier Domènech, y desde El Vendrell (Tarragona), el dirigente de la formación populista se ha mostrado duro en su crítica contra Carles Puigdemont y sus acólitos.

"Aquí (en las elecciones catalanas del 21 de diciembre) se juzgan a algunos de los ladrones de dinero público, se juzga al único partido capaz de competir con el partido más corrupto de Europa, el PP", ha expuesto en relación con el caso 3 % que salpica a la antigua Convergència. Y ha manifestado que El Vendrell sufre el paro más alto de Cataluña, cerca de un 22 %, "o como dirían Marta Rovira e Inés Arrimadas, un 'no tengo ni idea y ahí os quedéis, tiesos en la cola del paro'".

Esta última irónica apreciación ha hecho referencia al debate en el que ninguna de las dos candidatas de ERC y de Ciudadanos supieron precisar el número de parados en Cataluña. "Menuda vergüenza que dos candidatas a la presidencia de la Generalidad no sepan cuántos parados hay en Cataluña", ha denunciado para, acto y seguido, llamar al voto en favor de los comunes frente a "vendedores de humo, candidatos de diseño y lacayos del poder".

Por último, Echenique ha criticado que algunos partidos se hayan envuelto en banderas para eludir el discurso sobre las soluciones al problema territorial, que, según ha incidido, es "el único problema del que se habla" y que se debe resolver con "soluciones viables". Tras calificar a PP, Cs y PSC como "los partidos para los que pide el voto José María Aznar", ha lamentado la acción del Gobierno "pegando a la gente en la calle" el 1-O, "insultando a la escuela catalana, metiendo a políticos en la cárcel". Y ha zanjado su alocución a "los del otro tren", los separatistas.

Sobre ellos ha explicado que después de este "viaje enloquecido" de Junts pel Sí, "Cataluña no es más soberana y por primera vez en 40 años el autogobierno está intervenido". "Las banderas no tienen nada de malo cuando las ondea un pueblo con alegría, celebrando que estamos orgullosos de nuestro país. Pero me da asco y vergüenza cuando los mercaderes de humo nos las arrebatan para agredir a los que no llevan la misma que ellos, y a esos supuestos patriotas les digo que son un peligro para su país y que esas banderas son del pueblo", ha zanjado.

La CUP, por su parte, ha atacado a Xavier Domènech, al que ha pedido que "no haga trampas". "Que no engañe a la gente. Si no hay soberanía, no hay capacidad para hacer políticas transformadoras", ha solicitado la exdiputada en el Parlament Mireia Vehí. Asimismo, ha reclamado a los comunes que "bajen a la arena política" y se pongan a trabajar por un "proceso constituyente soberano y popular" y ha efectuado un llamamiento al resto de la izquierda que concurre a los comicios del 21D.

Ha llamado al resto de formaciones de izquierda a trabajar "desde la lógica de la unilateralidad" a partir del 21 de diciembre para poder erigir una república de "pan, techo y trabajo" que interpele a todos los catalanes. Todo ello antes de dirigir el foco hacia el Estado. "Váyase al carajo, señor Rajoy. Aquí hay un pueblo digno", ha proclamado Vehí en un acto en el que han participado ERC y SOM Alternativa, la plataforma creada por Albano Dante Fachin tras abandonar Podemos.

El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.elimparcial.es