5 de julio de 2020, 9:23:11
Mundo

CASCOS AZULES


La ONU llora el ataque sufrido más mortífero de su historia reciente y el Congo se venga

EL IMPARCIAL

El Estado africano ha respondido con dureza al atentado sufrido por el organismo internacional en su territorio.


El sangriento conflicto que vive la República Democrática del Congo desde hace más de 20 años fue el escenario el pasado viernes del peor ataque sufrido por las fuerzas de paz de la ONU en su historia reciente, con un balance de 15 cascos azules asesinados y más de 50 heridos. El ataque fue perpetrado por, presuntamente, rebeldes ugandeses del Frente Democrático Aliado, pero esta es sólo la punta de lanza de un coflicto nacional que este año contó más desplazados que Siria.

"Han perdido sus vidas o han sido heridos al servicio de la paz en la República Democrática del Congo", publicó este sábado Maman Sidikou, jefe de la misión de estabilización de Naciones Unidas en el país, MONUSCO, cuando ofreció sus condolencias a los familiares de las víctimas. Dos meses después de tener que enviar el mismo mensaje por la muerte de otros tres cascos azules en septiembre. Y es que el trabajo de esa unidad de la ONU, denodado y en colaboración con el ejército congoleño, no es suficiente. Se calcula que 5.500 personas abandonan sus hogares cada día por la violencia que atraviesa el país.

Así, las fuerzas de paz de Naciones Unidas todavía están de luto. "Se trata del peor ataque contra las fuerzas de paz de la ONU en la historia reciente de nuestra organización", denunció el secretario general, António Guterres, que confirmó que tres de los heridos siguen en estado "muy grave". Este extremo lo corroboró el jefe de operaciones de paz de la ONU, Jean-Pierre Lacroix, quien aseguró que esa cifra de víctimas podría aumentar, ya que hay tres cascos azules desaparecidos. También expuso que cinco miembros de la Fuerzas Armadas congolesas fallecieron.

Este dirigente relató que el ataque aconteció en la noche del jueves en la base de la misión de la ONU en el país (situada en Kivu Norte). "No podemos confirmar al cien por cien que los responsables hayan sido los rebeldes del Frente Democrático Aliado (ADF), pero ocurrió en una zona de operaciones de ADF donde los últimos ataques han sido atribuidos a ese grupo", señaló Lacroix.

Ese Frente Democrático Aliado es una de las organizaciones armadas que siguen actuando después del desarme del grupo rebelde M23 en noviembre de 2014 y el mandatario de Naciones Unidas expuso que "estamos molestando a estos grupos y no nos quieren allí. Así que este ataque probablemente sea una respuesta del ADF a nuestra postura cada vez más firme en la región".

El dirigente Guterres condenó de forma "inequívoca" lo ocurrido y diagnosticó que estos son "ataques deliberados" contra los "cascos azules" de la organización y constituyen un "crimen de guerra" que no puede quedar en la impunidad. Por ello reclamó a las auridades del Congo que abran una investigación "lo antes posible" y resaltó que "estos últimos ataques vuelven a poner en evidencia la urgencia de ofrecer ayuda a las personas que necesitan nuestro apoyo y de afrontar la volátil situación que está viviendo ese país".

La situación se desarrolla, según el Según el Observatorio de Desplazamiento Interno (IDMC), con 70 grupos armados que luchan por el control de los recursos y un total de 4 millones de desplazados. Y este sábado el país ha dado respuesta a la matanza de forma vehemente. El Ejército de la República Democrática del Congo mató a 72 rebeldes ugandeses del Frente Democrático Aliado.

"Nuestras tropas han matado a 72 integrantes de las ADF después de que perdiésemos a un comandante", publicó el general Jean Richard Kassonga, portavoz de las Fuerzas Armadas de la República Democrática del Congo. Pero la ONU teme que este brete no sea más que otro capítulo de la tragedia que asola al país, con con matanzas en el noreste a pesar de la presencia del Ejército congoleño y de las fuerzas de la Misión de Naciones Unidas.

El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2020   |  www.elimparcial.es