17 de agosto de 2019, 14:41:18
Sociedad

INTERNET


Estados Unidos fija un punto de inflexión en internet: deja de ser como lo conocemos

EL IMPARCIAL

Acaba con el principio de "neutralidad" que estaba establecido.


Internet ya no se regirá bajo la "neutralidad en la red" que fiajaba una ley impulsada por la adiministración de Barack Obama en 2014 por la que se protegía a internet al considerarlo como un servicio público. Es decir, la regulación evitaba que las compañías proveedoras de internet pudieran bloquear o condicionar a su antojo a cualquier portal de la red. Aquella norma fue ratificada por la Comisión Federal de Comunicaciones (FCC) en 2015 y suponía un avance muy importante en el terreno de la libertad con la que se ha ido manejando la red hasta el momento.

Pero esa misma comisión ha optado este jueves por aporbar la suspensión del mecionado principio. La actual mayoría republicana se impuso con tres votos a favor y dos en contra -los de los demócratas-. La consecuencia es que las empresas proveedoras dispondrán de la potestad para condicionar el uso y la velocidad de carga de las webs que consideren, bajo la argumentación que consideres y con la única cláusula de tener que hacerlo público.

De esta manera, el nuevo internet está manipulado por las compañías que dan servicio de la red, pudiendo favorecer y priorizar a unas páginas por encima de otras. En este sentido, medios de comunicación o portales que ofrecen emisión de vídeos podrían sufrir un arrinconamiento dentro de internet, lo que va a conllevar una revolución en los modelos de negocio del sector y que supone un claro golper al tradicionalmente promulgado libre acceso a la red en igualdad de condiciones para consumidores y plataformas menores.

"No vamos a matar internet", se ha justificado Ajit Pai, director de la comisión. La decisión tiene como fin "restaurar la libertad de internet" ha defendido para argumentar que se trata de acabar con una norma "de mano dura ante daños hipotéticos" que hacía que se frenara la inversión en infraestructuras por parte de las proveedoras de internet. Y expuso que se cambiará el método de clasificación del servicio, que pasa a ser considerado como "información" tras se concebido como "telecomunicaciones". En consecuencia, la comisión ha reducido sus competencias para regular dicha industria.

Este epígrafe relacionado con la clasificación de "información" constituyó la causa por la que un tribunal de apelación tumbó en 2014 el primer intento de garantizar la "neutralidad de la red" -aprobado en 2010-, que fue recurrido por el gigante de las telecomunicaciones Verizon al argumentar que la Comisión excedía su ámbito de actuación. A partir de ahora, las competencias de internet y los derechos de las empresas y consumidores serán jurisdicción de la comisión y la Comisión Federal de Comercio.

"Gracias a Dios, la FCC no tiene la última palabra", proclamó la comisionada demócrata Mignon Clyburn, que susurró que su formación presentará un recurso. Irán "adonde tengan que ir para defender la neutralidad de la red", completó su compañera Jessica Rosenworcel. Y es que la sesión de votación, polémica, tuvo que ser suspendida por "motivos de seguridad" mientras que Pai justificaba el punto de inflexión que se estaba marcando en la historia de la red.

Las manifestaciones en contra de esta decisión se han multiplicado, llegando hasta las puertas de la sede de la comisión en Washington. "No convirtáis internet en una autopista privada", rezaban algunos de los lemas de los manifestantes que se han unido a las masivas quejar emitidas por las asociaciones de consumidores, del Partido Demócrata y hasta algunas voces republicanas. Pero no han conseguido que se pospusiera la votación y Pai, elegido como director por el presidente de EE.UU., Donald Trump, ha completado el trabajo encomendado.

El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.elimparcial.es