9 de diciembre de 2019, 2:02:50
Deportes

BALONCESTO


NBA. Lebron James hace historia en medio de la ebullición española

M. Jones

Calderón, Rubio, Mirotic y Marc Gasol han disparado su relevancia en sus equipos en las últimas semanas.


"Nikola Mirotic, ¿qué estás haciendo?", se preguntan desde algunos medios de Chicago. La cuestión planteada es de complicada traducción. El jugador español ha regresado a las canchas hace cinco partidos, después de que su compañero Bobby Portis le rompiera la cara en una pelea que le ha costado al ala-pivot nacional meses de convalecencia. Pues bien, desde que ha vuelto a la dinámica los Bulls han ganado todos los partidos que han jugado y el balcánico firma los mejores números de su carrera en el baloncesto norteamericano.

Pero, el problema es que eso no es lo que le interesa a la franquicia. Los de Illinois ejecutaron una apertura de temporada horrorosa de 3-20. En consecuencia, parecería que los directivos de Chicago habría elegido efectuar el polémico 'tanking', esa práctica por la que pierden el máximo número de partidos posible con el fin de caer al fondo de la clasificación de la Liga y, así, granjearse números altos de la elección del próximo draft. Tirar este año de transición para empezar a reconstruir a partir de 2018.

Por ello, los dígitos que está firmando Mirotic y su compañero Portis, que se traducen en cinco victorias consecutivas, extrañan a algunos analistas de los Bulls. El ex madridista acumula un promedia de 20 puntos (50% en triples) y 6,2 rebotes. Además, alcanzó ante los Bucks su anotación más alta, con 27 puntos. Ese día, en el que enfrentaeron a Giannis Antetokounmpo, él y Portis sumaron 49 tantos y 20 rebotes para el triunfo de su equipo. En consencuencia, han abandonado el farolillo rojo y muchos se cuestionan el pretendido oscuro futuro del equipo si ambos siguen rindiendo a ese nivel.

Al respecto, Nikola expuso en torno a la situación que empezó con una fractura en la mandíbula provocada por el puñetazo de su mejor aliado actual que "sí, ha sido un poco locura". "No me tomaría una cerveza con él para celebrar el triunfo. No necesitamos ir por esa dirección. Solo debemos centrarnos y prepararnos para el lunes", sintetizó. Portis, por su parte, quitó todo el hierro del mundo a la escaramuza. Para él, lo importante ahora es brillar sobre el parqué.

"A Niko y a mí ya no nos importa esta situación. Todo es por el equipo. Somos profesionales. Somos jugadores de baloncesto. Ese es nuestro trabajo. En definitiva, tenemos que venir aquí todos los días, ponernos las zapatillas, jugar juntos y encontrar la manera de funcionar como pareja. Ha sido divertido jugar con Niko. Es un gran jugador. Ha estado jugando fuera de sí desde que volvió y estoy feliz por él, por tenerlo de vuelta", concretó la segunda pata de lo que ya se denomina en la NBA como la "extraña pareja".

Pero este retorno maravilloso de Mirotic no es la única buena noticia relativa al baloncesto español. Y es que Ricky Rubio y José Manuel Calderón están viviendo un renacimiento en estos días. El base catalán ya había mostrado en su viaje a Utah que estaba capacitado para dirigir a los de Salt Lake City en parámetros tangibles. Pero es que llegó a liderar el triunfo de los suyos sobre el líder de la Conferencia Este, los Celtics. En el Boston Garden llegó a 22 puntos, 5 asistencias y 7 rebotes para firmar una victoria de campanillas (promedia 17 puntos, 5 asistencias y un robo).

En la pasada madrugada, se cruzaría con el base extremeño en su visita a la cancha de los Cavaliers. Rubio cedería el protagonismo en un combate en el que los suyos llevaron al límite a los sobcampeones (100-109) a 'Calde', que volvió a lucir basketball IQ (lectura de juego) y a suponer la pieza que engrasa todo y que es capaz de reciclarse a ejecutor de catch and shoot. El extremeño, imprescindible en la rotación de los de Cleveland en la inercia ganadora que han adquirido, ya ha sido reconocido por el jefe de su manada.

Lebron James comentó hace días que la aportación del español resulta básica. Por su inteligencia, su capacidad para no cometer imprecisiones y cuidar del balón y por su reconversión hacia el rol de tirador abierto. Ha pasado del arrinconamiento absoluto y los minutos residuales a sumarse, con garantías, a la orquesta de secundarios que dirige el King. Aprovechando las lesiones y huecos que han aquejado a su plantilla, Calderón es uno más, pero con el talento y la experiencia que la granjean la confianza del estrellón que tiene por compañero.

Sobre James han dicho esta semana Scottie Pippen y Kobe Bryant que le consideran mejor que Michael Jordan, en cuando a más completo. Y el primer candidato a MVP del curso, con permiso de James Harden, lo ha agradecido sumando ante los Jazz su triple doble número 60, el que supera a Larry Bird y le coloca como sexto en ese parámetro histórico. Un total de 29 puntos, 11 rebotes y 10 asistencias le avalan, con 32 años, como merecedor de, al menos, mirar de tú a tu a cualquiera que haya competido en este deporte en Estados Unidos.

Por último, Marc Gasol despuntó, de nuevo, en la travesía por el desierto que siguen los Grizzlies. El catalán conectó 30 puntos y 10 rebotes en otro golpe de autoridad hacia sus homólogos, pero esos números no sirivieron para que su vestuario rompiera una racha negativa que les proyecta al vacío, con la decimoséptima derrota en los últimos 19 partidos disputados. Asimismo, Abrines se ha trabajado un papel relevante desde el perímetro en los Thunder que no acaban de carbuar entre estrellas individualistas.

El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.elimparcial.es