7 de diciembre de 2019, 21:29:20
Mundo

RELACIONES BILATERALES


Corea del Norte acepta reunirse con el Sur el 9 de enero

EL IMPARCIAL/Efe

Unos creen que puede ser positivo y otros opinan que no habrá un cambio real de postura.


Corea del Norte ha aceptado reunirse con autoridades del Sur el próximo 9 de enero para tratar la posible participación de atletas norcoreanos en los Juegos Olímpicos de Invierno de PyeongChang, en lo que supondrá el primer encuentro bilateral desde 2015 y un nuevo paso destinado a rebajar la tensión regional.

Pyongyang envió una carta por fax a la oficina de enlace surcoreana en la aldea de Panmunjom, la militarizada frontera entre los dos países, en la que dijo aceptar la oferta de Seúl para celebrar una reunión de alto nivel la semana próxima.

"En la agenda del encuentro se va a tratar la potencial participación del Norte en los JJOO de PyeongChang, así como la mejora en términos generales de los lazos entre las dos Coreas", explicó a Efe una portavoz del Ministerio surcoreano de Unificación.

De este modo, ambos países, que técnicamente se mantienen en guerra desde hace más de 65 años, celebrarán sus primeras conversaciones de alto nivel desde diciembre de 2015.

El líder norcoreano, Kim Jong-un, expresó en su mensaje de Año Nuevo su deseo de acercamiento con el Sur y de que sus atletas participen en PyeongChang tras un 2017 marcado por las continuas pruebas de armas de su régimen y los desencuentros dialécticos con EEUU. Seúl propuso entonces celebrar la reunión del 9 de enero y el Norte decidió reabrir el miércoles las líneas de comunicación en Panmunjom tras dos años en desuso para facilitar los contactos.

El anuncio del encuentro bilateral llega además un día después de que Seúl y Washington anunciaran que retrasarán el inicio de sus maniobras militares anuales para que no coincidan con los Juegos Olímpicos y Paralímpicos de PyeongChang, que se celebran del 9 de febrero al 18 de marzo.

Seúl ya pidió a finales de año a Washington que considerase el aplazamiento de los ejercicios para evitar que el régimen norcoreano, que suele considerar estas maniobras como un ensayo para invadir su territorio, responda realizando una nueva prueba armamentística.

El escenario de la reunión del martes será la llamada Peace house (Casa de la Paz) en Panmunjom, donde en 1953 ambos pusieron fin a la Guerra de Corea con un alto el fuego que a día de hoy aún no ha sido sustituido por un tratado de paz.

El acercamiento Norte-Sur puede contribuir a aliviar la tensión tras las continuas pruebas armamentísticas de Pyongyang y las beligerantes respuestas de Donald Trump que marcaron 2017. No obstante, algunos expertos alertan sobre la posibilidad de que el régimen pueda estar desplegando el patrón ya visto en otras ocasiones y que suele arrancar con un mensaje conciliador de Año Nuevo sin que ello depare un cambio real de postura.

Según esta perspectiva, Pyongyang estaría buscando debilitar el eje Seúl-Washington, y generar posturas encontradas entre el resto de participantes de las llamadas negociaciones a seis bandas para la desnuclearización del régimen, en suspenso desde 2007 y en las que también participan Pekín, Moscú y Tokio. De hecho, los delegados surcoreano y chino para estas conversaciones, Lee Do-hoon y Kong Xuanyou, se reunieron hoy mismo en Seúl para analizar los últimos acontecimientos. "Hay algunas cosas positivas que se están produciendo con respecto a la situación en la península coreana, aunque aún quedan desafíos difíciles por delante", dijo Kong al término del encuentro en declaraciones recogidas por la agencia Yonhap.
El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.elimparcial.es