23 de agosto de 2019, 11:59:31
Deportes

ETAPA 4


Dakar 2018. La prueba también pierde a Sunderland, vigente campeón, Van Beveren lidera y Sainz escala

EL IMPARCIAL

Jornada vibrante en la que Loeb recuperó el sabor de la victoria.


Este martes se ha despedido del duro rally Dakar 2018 el vigente campeón de la legendaria carrera en la categoría de motos. Sam Sunderland se vio apeado de la dinámica por haber sufrido un accidente a bordo de su KTM y en el desarrollo de la cuarta etapa del la prueba. El suceso aconteció en la parte final del trazado, en pleno desierto peruano. Así, el británico, que era uno de los favoritos, hubo de ser evacuado de emergencia al campamento. Su dolencia, un traumatismo lumbar.

Sunderland, ha conquistó la primera y tercera etapas viajaba como líder de la disciplina motoclista del rally pero padeció una pérdida de tiempo considerable y se lanzó en un intento por recuperar el terreno cedido en el intervalo postrero del trazado. Tras distancias en 22 minutos al español Joan Barreda este lunes, un fallo le condujo a arriesgar y terminaría por pagarlo. De hecho, al concluir la etapa 3 confesó que salió al ataque y ya eludió una caída.

El piloto no pudo repetir suerte en el trzado que ha contado con salida en San Juan de Marcona. La etapa, considerada como la más exigente de las que discurren por el desierto de Perú, dispuso 330 kilómetros cronometrados, con hasta 100 kilómetros de dunas concatenados en un mismo tramo. Ese trecho es uno de los arenosos más largos que ha visto el Dakar en sus 40 años de historia. Sunderland, que había partido como avanzadilla de toda la caravana desde una playa, fue una de sus víctimas más ilustres.

Por otra parte, el francés Adrien Van Beveren fue el encargado de tomar el testigo en el triunfo parcial y en el liderato de la general. El piloto de Yamaha alcanzó a fijar una brecha de cinco minutos y un segundo con respecto a Xavier De Soultrait y 7 minutos y 10 segundos a Matthias Walkner, los dos perseguidores que cerraron el pidio del día. Barreda, uno de los má sbeneficiados por el abandono de Sunderland curzaría la meta en novena plaza.

"Hoy otra vez me ha vuelto a molestar bastante, sobre todo en los caminos duros y pedregosos y en los ríos. Tenía que ir estirando la mano", comentó Barreda sobre su lesión en la muñeca. "Sólo en dunas la sensación es más suave y voy más cómodo, pero cuando vengan días de montaña y caminos me va a tocar sufrir, confesó un piloto catalán que reconoció que "si mañana podemos hacer un gran día, el balance no será negativo y seguiremos con opciones".

Justo por detrás del catalán arribó uno de los españoles destacados en la delegación desplazada, Gerard Farrés, que sigue disfrutando de una escalada en su ritmo y prestuaciones con el avance de las jornadas. Pero ambos cedieron tiempo con respecto a Pablo Quintanilla y Kevin Benavides -cuarto y séptimo en la etapa pero segundo y tercero en la general, respectivamente-. Además, el también español Daniel Olivera lució sobre su KTM, firmando el sexto mejor crono, a 8 minutos y 45 segundos de Van Beveren.

Por ende, este ha sido el aperitivo intenso de una de las etapas más largas del presente Dakar. Este miércoles, la quinta etapa expone 774 kilómetros, siendo la última sobre dunas. El recorrido partirá con un primer tamo cronometrado que saldrá de Marcona y un enlace de 508 kilómetros hasta el sur del país andino, en la ciudad de Arequipa.

En coches fue Sébastien Loeb (Peugeot) el que salió triunfal. Pero no sólo el galo finalizó con una sonrisa. Carlos Sainz también lo hizo, al acabar segundo, a un minuto y 35 segundos de su compañero de equipo. El madrileño se encaramó a su mejor actuación hasta el momento, distanciando a Stéphane Peterhansel, que completó el podio con 3 minutos y 16 segundos de retraso. El francés, sin embargo, pudo mantener el liderato general de la prueba.

Preguntado por el discurrir de las jornadas en el Dakar, Peterhansel afirmó que la clave para mantener el liderato es cometer los menos errores posibles. "Todos el mundo hace errores. El secreto es hacer menos errores que otros", expuso para sentenciar que "cuando comenzamos el Dakar, siempre somos entre seis y ocho pilotos con posibilidades de ganar, y a veces solo finalizamos dos y se convierte en un duelo". "Todos los años es la misma historia", zanjó.

Sainz, en su caso, apuntó que su objetivo es salir de Perú con opciones de ganar el Dakar. Nada más. "La etapa ha sido muy difícil, con una mezcla de dunas muy blandas, rotas y con caídas muy peligrosas", expuso sobre la jornada de este martes. Y confesó que se quedó atrapado a la salida del cauce de un río y después pinchó una rueda.

Por detrás llegaría, distanciados, el catarí Nasser Al-Attiyah y Cyril Despres. Ambos sufrieron problemas. El primero llegó a meta con 54 minutos de pérdida y el segundo cruzó la bandera de cuadros en una posición que casi le deja sentenciado. Por último, el argentino Lucio Álvarez terminó la etapa en la sexta posición, a más de 41 minutos del ganador del día.

El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.elimparcial.es