19 de agosto de 2019, 1:44:15
Deportes

ETAPA 9


Dakar 2018. Sainz, líder, es sancionado con 10 minutos de retraso

EL IMPARCIAL

Un incidente con un piloto de quads ha mermado el liderato del madrileño.


Con el Dakar parado este lunes por la cancelación de la novena etapa de su recorrido, la noticia de la fecha ha sido la sanción que ha sufrido el líder de la general en coches. Carlos Sainz, que goza de más de una hora de distancia con sus perseguidores, ha sido penalizado por la organización con 10 minutos de retraso debido a una reclamación presentada por Kees Koolen, un piloto de quads que acusa al madrileño de no haberle socorrido tras golpearle.

El lance ocurrió cuando el campeón del Dakar procedió a realizar una maniobra de adelantamiento sobre el piloto neerlandés. Fue en la sépotima etapa, disputada entre La Paz y Uyuni (Bolivia) y primera de las dos jornadas sin asistencia. Esta multa tiene como consecuencia que Sainz quede con 56 minutos de distancia sobre el catarí Nasser Al-Attiyah y con una hora y tres minutos con respecto a su compañero Stéphane Peterhansel. Con cinco etapas por disputarse.

Pero el equipo del español, Peugeot, ha puesto el grito en el cielo y protestado amargamente por la sanción que le ha sido impuesta a su mejor baza para reconquistar el prestigioso rally. El director del fabricante francés, Bruno Famin, anunció la apelación de la sentencia, hecho que podría retrasar la proclamación del ganador de la carrera hasta en cinco o seis meses, si Sainz no fuera capaz de gestionar el colchón que posee y cayera por menos de diez minutos.

Según Famin, Koolen no posee pruebas y asegura que el asunto se trata de un caso de "palabra contra palabra". Esto hace que desde la escuadra gala se inste a los comisarios a corregir la acusación de "mal comprotamiento" a Sainz. "Estoy enojado porque están exponiendo la carrera. Vamos a hablar de todo esto hasta el final del Dakar. Ahora cualquiera puede hacer un reclamo y decir que otro le chocó para que le penalicen con diez minutos", sentenció el director de Peugeot.

Además, el jefe de Sainz recalcó su plena confianza en que su piloto se habría detenido para comprobar que el piloto con que el chocó no tenía ningún problema. El contacto se desarrolló cuando el coche circulaba a 152 kilómetros por hora. Esta circunstancia desata el escepticismo de Famin, ya que Koolen debería haber sufrido heridas ante la violencia del impacto. Por no ha sido así. El neerlandés, según relató el líder del equipo francés, ya se topó con Peterhansel en otra etapa. De hecho, culpó a Koolen por haber obligado a Peterhansel a salirse de la senda para adelantarle, en la maniobra que le costó el Dakar al galo (rompió una rueda y perdió casi dos horas).

“Era una zona de muchísimo barro, yo le doy al sentinel, veo que el quad me ve, se sale de la pista, en ese momento acelero, cuando él se sale de la pista pierde el control, se vuelve a meter en la pista y yo lo esquivo de milagro. Pero no le toqué. Mi coche no tiene ningún impacto y si le doy con mi coche al quad le desintegro, habría sido mucho peor”, arguyó Sainz.

Sea como fuere, casi una hora de distancia parecería suficiente para que el madrileño volviera a triunfar en el rally más pomposo del planeta. Eso sí, como ya ha avisado él mismo, todavía les queda por atravesar Argentina, un tramo en el que se han decidido varias ediciones por su dificultad. Si pasa Catamarca y Fiambalá si haber sufrido un desastre, con su conducción templada y astuta de los últimos días, esta sanción no supondrá más que una anécdota.

El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.elimparcial.es