19 de noviembre de 2019, 14:38:07
Nacional

SESIÓN CONSTITUTIVA DE LA MESA DEL PARLAMENT


Maragall inaugura la sesión con un discurso contra el Gobierno

EL IMPARCIAL/Efe

Expresa su "indignación" ante la ausencia de ocho diputados "encarcelados" o en el "exilio".


El presidente de la Mesa de Edad del Parlament, Ernest Maragall, ha iniciado la sesión constitutiva de la cámara catalana expresando su "indignación" por la ausencia de ocho diputados electos independentistas al encontrarse "encarcelados" o en el "exilio" en Bélgica.

Antes de dar paso a las votaciones para elegir al presidente del Parlament y al resto de miembros de la nueva Mesa, Maragall ha querido tomar la palabra y pronunciar un discurso, no en tono protocolario sino con una intensa carga política, para arremeter contra un Estado que "sólo sabe humillar y castigar".

Acompañado del resto de miembros de la Mesa de Edad del nuevo Parlament, Maragall ha explicado que sentía "una acumulación de indignación por las agresiones que vivimos cada día, pero también de esperanza porque tengo la convicción de que el pueblo de Cataluña no renuncia a su derecho a construir un país mejor y más justo".

Maragall ha lamentado que "es la primera vez que el debate constitutivo se constituye con la bancada del Govern vacía" puesto que cuando se restableció el Parlament tras la dictadura "había el presidente Tarradellas para dar continuidad a la institución". En este sentido, Maragall ha apuntado que "hará falta resistencia e inteligencia para lograr la libertad de los presos y el regreso de los exiliados".

"Cuando se hizo el actual Estatut se intentó conseguir un marco legal estable no sujeto al mercadeo de competencias -ha recordado- pero esta voluntad fue rechazada, ya que el Estado español parece que no quiere saber nada de reconciliación y de soberanías compartidas". "El Estado español no sabe ganar, sólo sabe humillar y derrotar", ha afirmado Maragall antes de apuntar que "el referéndum del 1 de octubre fue la confirmación de que se ha iniciado un período en que la ciudadanía se hizo dueña de su destino, algo que el Tribunal Constitucional no podrá borrar de nuestra memoria colectiva".

Según el presidente de la Mesa de Edad, "el voto de 21-D es la confirmación del 1 de octubre, y es un buen mapa de la sociedad catalana de hoy, diversa y compleja", y en este punto ha proclamado que "no abandonaremos la vía democrática y asumiremos el reto de representar a la soberanía del pueblo de Cataluña".
El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.elimparcial.es