21 de mayo de 2019, 1:34:38
Sociedad

TENÍA 44 AÑOS


Un hombre muere en Urgencias tras sufrir un ictus y esperar cinco horas

EL IMPARCIAL

El suceso ha tenido lugar en Antequera.


La familia del hombre de 44 años que ha fallecido tras permanecer cinco horas en la sala de espera de urgencias del Hospital de Antequera tras sufrir un ictus ha reclamado "una autopsia judicial, toda vez que existe un procedimiento penal en marcha para depurar las correspondientes responsabilidades". Lo ha hecho a través de un comunicado en el que también han declarado que autorizan la donación de órganos de la víctima de este suceso.

Al parecer, el hombre ingresó en el mencionado centro médico y allí permaneció sin ser atendido hasta que su situación se agravó sobremanera. En ese punto fue trasladado al Hospital Carlos Haya de Málaga, pero la intervención de urgencia y el ingreso en la UCI, donde entró en situación crítica y en coma inducido, no fue suficiente para salvarle.

Así lo ha narrado el abogado de la familia, Francisco Damián Vázquez. El letrado ha señalado que ya hay una denuncia interpuesta contra el Hospital de Antequera. En ese texto se expone que el hombre se sintió indispuesto mientras trabajaba y por ello acudió a una farmacia para tomarse la tensión. Ante el resultado de la prueba, le aconsejaron que fuera al ospital. Pero la familia sostiene que estuvo "más de cinco horas infartado por un ictus cerebral sin que nadie se hubiera dado cuenta, ni se le prestara ninguna atención médica o se controlara adecuadamente".

Según el relato, el hombre ingresó al 11 de enero en torno a las 12:00 horas, quejándose de un fuerte dolor en la cabeza y padeciendo un cuadro de tensión elevada y desorientación. En la denuncia consta que los médicos le realizaron varias pruebas -electrocardiograma y una analítica- y le indicaron que aguardara turno en la sala de espera de urgencias hasta que pudieran aglutinar los resultados de los exámenes.

Pero la familia se preocupó al no recibir llamadas ni mensajes durante largo tiempo. En consecuencia, llamaron a su trabajo para comprobar si había regresado a su puesto. La respuesta fue negativa, por lo que consultaron al hospital. El organismo les confirmó que el paciente se dio a la "fuga" o había abandonado urgencias. Esto es, no sabían nada de su familiar. Ante tal perspectiva, prosiguieron la búsqueda y acudieron a su casa, donde tampoco se encontraba.

"Desesperados por la situación", reza la denuncia, los hermanos del hombre viajaron hasta el hospital. En ese lugar recibieron el testimonio de otros pacientes. Según dicha versión, su familiar habría yacido varias horas en la sala de espera, sin atención médica, "como adormilado". Un testigo avisó a un celador en torno a las 17:30 y ese empleado comprobó su nombre en la pulsera que portaba. Pero ahí finaliza la pesquisa. Marina Álvarez, consejera de Salud, ha afirmado que están trabajando en cambios en los protocolos de urgencias de los hospitales andaluces a raíz de este caso.

El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.elimparcial.es