17 de noviembre de 2019, 18:46:37
Deportes

JUEGOS OLÍMPICOS


JJ.OO. de invierno. Putin consigue que el COI y el TAS se enfrenten

EL IMPARCIAL

El tribunal ha entregado parte de razón a Rusia, a días del arranque de los Juegos Olímpicos de invierno surcoreanos.


Vladimir Putin está en campaña electoral en estos días. Por ello, el pasado martes y frente a activistas sociales del país, el dirigente ruso entonó el mea culpa con respecto a la precaria imagen que arrastra el deporte de su nación, toda vez que se les haya acusado de haber establecido una maquinaria de dopaje estatalizada. "Tenemos que decirlo bien alto, hemos dado motivos (para el escándalo de dopaje) y la culpa es nuestra. Tuvimos casos de dopaje y quiero que este auditorio y todo el país lo sepan", reconoció.

Y, si bien no reconoció la estructura de dopaje de Estado que se le atribuye desde las instancias antidopaje internacionales, agachó la cabeza y denunció que "casos de dopaje" se dan en todos los países, pero "no son expuestos y aprovechados en las luchas políticas intestinas".

Pues bien, sólo dos días después el presidente de Rusia ha ensanchado el pecho para proclamar que el "fallo del TAS prueba que mayoría de nuestros atletas están limpios". Esto es, que él tiene razón en su feroz pugna contra los informes que desnudan un presunto dopaje de Estado. De eso nada. Y, además, ha subrayado que su país tiene mucho trabajo por delante "para perfeccionar sus programas y políticas antidopaje, pero vamos a hacerlo con insistencia junto con Agencia Mundial Antidopaje , el COI y otras organizaciones internacionales".

Estas manifestaciones, realizadas en la ciudad de Rostov, hacen referencia a la decisión del Tribunal de Arbitraje Deportivo por la que ha anulado 28 de las 42 sanciones impuestas a deportistas rusos durante los JJ.OO. de invierno que se celebraron en casa, en Sochi (2014). Todas ellas apuntaban a la mencionada administración orquestada de sustancias y tratamientos dopantes. Pero el TAS ha admitió "por insuficiencia de pruebas" los recursos de más de la mitad de los atletas suspendidos por el COI. Y, de paso, le ha dado un golpe rotundo a la credibilidad de dicho organismo.

Mientras que el jefe del Kremlin se felicitaba por considerar que su postura, polémica y cuestionada, ha sido respaldada y ha llamado a "no caer en la euforia y mantener la calma", el Comité Olímpico Internacional ha bramado contra el fallo del TAS. Todo ello a siete días del comienzo de los Juegos de PyeongChang (Corea del Sur). El tribunal ha aclarado que ya había admitido parcialmente otros once recursos y ha afirmado que declara a esos atletas culpables pero les categoriza como inelegibles sólo para estos JJ.OO. venideros, no de por vida. Es decir, casi una enmienda a la totalidad del caso con el que el COI ha tratado de ganar peso de nuevo.

"No estar sancionado no otorga automáticamente el privilegio de una invitación. En este contexto no quiere decir que esos 28 atletas hayan sido declarados inocentes", definió un organismo olímpico global herido, que confesó sentir "satisfacción" y a la vez "decepción" por la decisión del Tribunal de Arbitraje Deportivo.

"Hay que aclarar que desde que el Comité Olímpico Ruso está suspendido, los atletas rusos solo pueden participar en estos Juegos por invitación", prosigue el COI en el comunicado con el que ha reaccionado al revés sufrido. Y expone que el fallo del TAS representa "la confirmación de la violación de la normativa antidopaje de 11 atletas por alteración de sus muestras, lo que demuestra una vez más la existencia de un sistema de manipulación sistemática de dopaje en los Juegos de Invierno de Sochi 2014".

El organismo, que recalca que en lo concerniente a la participación de los deportistas rusos en PyeongChang 2018, "la decisión de la Comisión Ejecutiva del 5 de diciembre de 2017 se mantiene vigente", ha terminado atacando al tribunal. "Por otra parte, el COI lamenta mucho que los paneles del TAS no hayan tenido en consideración esta existencia probada de manipulación sistemática en los otros 28 casos. El TAS ha requerido un umbral incluso más alto para el nivel necesario de evidencia que la Comisión Oswald y que en otras decisiones suyas", señala.

"Esto puede tener un serio impacto en el futuro de la lucha contra el dopaje", finaliza el COI, presidido por Thomas Bach, y avisa que "analizará muy cuidadosamente las decisiones razonadas y considerará las consecuencias, incluida una apelación al Tribunal Federal Suizo". Esto no va a quedar así, avisa el Comité Olímpico Internacional.

Y la Agencia Mundial Antidopaje ha gritado lo que considera una injusticia garrafal perpetrada por el TAS. Alineada con los postulados del COI, la agencia subraya que "el hecho de que los recursos de 11 atletas fueran rechazados por el TAS confirma las conclusiones de la Comisión Schmid del COI, que se formó en julio de 2016 para investigar la manipulación sistémica por parte de Rusia del proceso de control antidopaje. Esta manipulación había sido expuesta por las Partes I y II de la Investigación McLaren independiente, encargada por la AMA".

"Vemos con gran preocupación un fallo que causará consternación y frustración entre los deportistas", ha hecho hincapié el otro organismo que ha sufrido un duro golpe a su legitimidad. Y ha mantenido que su informe sobre el dopaje de Estado en Rusia sigue vigente. Es más, ha sido refutado, según su criterio, en la decisión exculpatoria del TAS. "Las investigaciones McLaren, cuyo mandato consistía en confirmar la manipulación institucionalizada del proceso de control antidopaje, han sido confirmadas una vez más", ha argumentado. Sea como fuere, el Comité Olímpico Ruso ya ha pedido al COI que autorice este viernes la participación en los Juegos Olímpicos de invierno de 15 de esos deportistas indultados.

El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.elimparcial.es