20 de noviembre de 2019, 10:59:31
Sociedad

LÍDER DE LA ORGANIZACIÓN DESDE 2016


Prisión sin fianza para Sito Miñanco por tráfico de drogas

EL IMPARCIAL/Efe

Los investigadores sospechan que la banda se dedicaba a introducir cocaína en España y a blanquear dinero.


La juez de la Audiencia Nacional Carmen Lamela ha enviado a prisión sin fianza al histórico narcotraficante gallego José Ramón Prado Bugallo, Sito Miñanco, y a otros 20 presuntos miembros de su organización detenidos el pasado lunes por tráfico de drogas, blanqueo de capitales y organización criminal de extrema gravedad.

Las investigaciones apuntan a que Miñanco, de 62 años, lideraba esta red que introducía cocaína en España desde 2016, meses después de que se otorgara la semilibertad al histórico narco.

Entre los detenidos se encuentra también una hija de Sito Miñanco, su lugarteniente Enrique García Arango, el capo Ramiro Somoza y David Pérez Lago, hijastro de otro histórico capo del narcotráfico gallego, Laureano Oubiña. Otros nueve de los arrestados en la operación Mito han quedado en libertad con medidas cautelares: comparecencias semanales en el juzgado, retirada de pasaporte y prohibición de salir del territorio nacional, según las citadas fuentes.

Los arrestos se produjeron en Madrid, Galicia y Málaga y en la operación resultaron heridos de bala un GEO y un presunto narco, a quien la juez tomará declaración esta tarde y se desplazará para ello al hospital.

Aconsejado por su letrado, Sito Miñanco se ha acogido a su derecho a no declarar como así han hecho la gran mayoría de los arrestados, quienes desde primera hora de la mañana han pasado a disposición judicial de la juez Lamela.

Esta organización estaba siendo investiga desde 2016, poco después de que Miñanco comenzara a disfrutar de sus beneficios penitenciarios, que le permitían dormir diariamente en el Centro de Inserción Social (CIS) de Algeciras (Cádiz).

Los investigadores sospechan que la banda se dedicaba a introducir cocaína en España y a blanquear dinero. Se le responsabiliza de tres alijos que suman en total más de cuatro toneladas de cocaína y 63 kilos de marihuana, aprehendidos en otras tantas operaciones contra el narcotráfico desarrolladas en distintos países en 2017.

La banda tenía presuntamente contactos con miembros de los cuerpos de Seguridad del Estado, que habrían facilitado información ante posibles actuaciones sobre su persona o sobre la organización. Además de contar con chivatos en cuerpos policiales, controlaba, según los investigadores, los diferentes servicios o cuerpos de seguridad que podrían actuar en el caso de que se produjera la detención de una planeadora en la Ría de Villagarcía (Pontevedra), vía de entrada y salida de la droga.

Para mantener la confidencialidad en sus comunicaciones, los miembros de la banda usaban alias y también contrataron los servicios de especialistas en telecomunicaciones para instalar sistemas de encriptación en las lanchas y planeadoras que utilizaban en el transporte de la droga, para lo que invirtieron unos 700.000 euros.

Para blanquear el dinero, los investigados se servían de la facturación falsa de dos concesionarios ubicados en Algeciras y Marbella (Málaga) y de falsos créditos a familiares. Además hicieron entregas de dinero en metálico de procedencia ilícita para la compra de una casa en Collado Villalba (Madrid).
El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.elimparcial.es