27 de enero de 2020, 5:09:37
Mundo

ES LA 13ª MASACRE EN ESTADOS UNIDOS EN LO QUE VA DE AÑO


Trump promete "enfrentar el difícil problema de salud mental" en los tiroteos

EL IMPARCIAL/Efe

Un joven de 19 años ha matado a 17 excompañeros en un instituto de Florida.


El presidente estadounidense, Donald Trump, prometió hoy "enfrentar el difícil problema de la salud mental" en los tiroteos, tras la masacre de este miércoles en Parkland (Florida), y hacer de la seguridad en las escuelas "nuestra principal prioridad".

Trump, se dirigió hoy a "una nación de luto" tras la masacre de ayer miércoles en Parkland (Florida), y subrayó que "estamos todos juntos como una única familia". "Hoy hablo a una nación de luto. Estamos todos juntos como una única familia", dijo el presidente en un discurso a los estadounidenses después del tiroteo de Parkland, que dejó 17 muertos y una quincena de heridos en un centro de educación secundaria.

Se trata del décimotercero episodio violento en lo que va de año en centros educativos del país, en una masacre que se atribuye al exalumno Nikolas Cruz. Scott Israel, alguacil del condado de Broward, al norte de Miami, aseguró que en el "catastrófico" suceso en la escuela de secundaria Marjory Stoneman Douglas de la ciudad de Parkland murieron 17 personas a manos de Cruz, de 19 años, que perpetró la matanza armado con un rifle semiautomático y con varios cargadores en su poder. El joven, explicó Israel, fue detenido sin que presentara resistencia cuando fue confrontado por los agentes en las cercanías del centro, situado en una zona con gran presencia de residentes latinoamericanos.

Israel dijo que el sospechoso disparó justo cuando los estudiantes salían del centro, donde los equipos de policías de élite SWAT trabajan para asegurar la zona, después de que los cerca de 3.000 alumnos de la escuela fueran evacuados. Indicó, además, que los investigadores analizan ya las páginas web que el joven visitaba así como sus redes sociales y lo que han encontrado hasta el momento es "muy inquietante".

Fuentes médicas del hospital Broward Health North indicaron que cinco de los heridos se encuentran en estado crítico mientras que otros tantos están estables y están siendo operados. Tras ser detenido, Cruz fue transportado a este mismo centro médico y posteriormente a las oficinas del alguacil de Broward para ser interrogado.

En declaraciones al diario Miami Herald, Jim Gard, un profesor de matemáticas del centro educativo, señaló que los docentes y personal administrativo habían sido avisados el año pasado de no permitir el ingreso al colegio a Cruz con una mochila al ser considerado una "potencial amenaza". "Hubo problemas con él el año pasado al amenazar a estudiantes, y creo que se le pidió que abandonase la escuela", manifestó el maestro, versión que confirmó Israel al asegurar que fue expulsado por razones disciplinarias.

Compañeros del sospechoso indicaron a medios locales que Cruz daba "miedo a veces", pues en ocasiones portaba varias armas y las mostraba a sus colegas. Sin embargo, Robert Runcie, superintendente del sistema escolar de Broward, dijo a la prensa desconocer que hubiese reportes sobre comportamiento alarmante del joven, que por su edad podía comprar armas de fuego de manera legal en Florida.

De hecho, en las últimas horas se ha conocido que en septiembre, el youtuber y fiador de Mississippi Ben Bennight, recibió en un vídeo deun alarmante comentario de Cruz: "Voy a convertirme en un tirador de escuelas profesional". Ante la gravedad del mensaje, que fue dejado en un vídeo que hablaba sobre los tiroteos en escuelas, Bennight denunció el comentario a Youtube y alertó al FBI. Según el youtuber, varios miembros de la agencia hablaron con él y le preguntaron si conocía a Cruz, pero no pasó de ahí.

Captura de pantalla tomada por el youtuber Ben Bennight. Twitter

18 tiroteos en lo que va de año

Según el recuento de Everytown for Gun Safety, un grupo que defiende un mayor control en la venta de armas, en lo que va de año se han registrado 13 tiroteos en centros educativos de EEUU, en 10 de los cuales se registraron muertos o heridos. Desde 2013 la cifra asciende a 291 sucesos de este tipo en centros de enseñanza.

Este tipo de sucesos, como el ocurrido en la escuela Sandy Hook, en Newtown, en el estado de Connecticut, donde murieron veinte niños y seis adultos en diciembre de 2012, ha generado una ola de peticiones para que se aprueben leyes para lograr un mayor control en la venta de armas. Pero el Congreso, controlado por los republicanos, acabó bloqueando una propuesta para instaurar un sistema de verificación de antecedentes e impedir que las armas llegaran a los criminales o enfermos mentales.

El presidente Donald Trump, que fue informado de lo sucedido desde un primer momento, lamentó el "terrible" tiroteo y aseguró que "ningún niño, maestro ni nadie más debería sentirse jamás inseguro en una escuela estadounidense".

Una española se salva de la matanza

La riojana Patricia Rivas era profesora en la escuela de secundaria de Parkland (Florida). La española sobrevivió junto a cinco alumnos tras encerrarse en un armario de su despacho, ha explicado a Efe su madre, Violeta Puerta.

Puerta ha relatado hoy que su hija, cuando se dio cuenta de lo que ocurría, se encerró en un armario de su despacho junto a los únicos cinco alumnos que estaban con ella entonces. "Era el momento de las actividades extraexcolares y, por eso, la mayoría de sus alumnos estaban en otros lugares y solo quedaban cinco con ella para acabar un trabajo", ha detallado la madre de la profesora de la escuela de secundaria Marjory Stoneman Dougal..

De hecho, ha relatado, una de sus alumnas en las clases de francés y español que imparte, y que estaba en otra actividad, es una de los 17 estudiantes que murieron por los disparos que se atribuyen a un exalumno del instituto. "Mi hija está más tranquila, pero ha pasado muy mala noche, con muchas pesadillas", ha indicado su madre, que se ha referido a que ayer, cuando sucedió el tiroteo, "al principio, pensaron que era un simulacro porque hacía muy poco tiempo que habían hecho uno".

Pero "enseguida se dieron cuenta de lo que sucedía, se refugiaron y tuvieron la suerte de que la puerta de la clase -donde también está su despacho- estaba cerrada porque, de lo contrario, les hubiera visto", ha resaltado. "Después de un rato salieron, cuando no escucharon disparos salieron,y ese rato se les hizo eterno", ha explicado la madre, quien, nada más conocer la noticia, envió un mensaje de texto a su hija "y no la llamé por miedo, por si el teléfono hacía ruido".

El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2020   |  www.elimparcial.es