23 de septiembre de 2021, 14:35:09
Sociedad

ARQUEOLOGÍA


Angamuco, otra gran ciudad antigua descubierta gracias a la tecnología láser

EL IMPARCIAL

Con 26 kilómetros cuadrados y 40.000 estructuras, se cree que albergó hasta 100.000 personas.


Hace pocas semanas se anunciaba el hallazgo de una colosal ciudad perdida en Guatemala. Según informaba National Geographic, esta megalópolis atribuida a los mayas albergaba unas 60.000 estructuras artificiales. El descubrimiento puso patas arriba todo lo que se creía saber de la cultura Maya, hasta ese momento circunscrita a las áreas centrales del actual México. Pero lo más sorprendente fue la forma en que se dio con esta ignota y olvidada población: un avión sobrevoló la jungla y lanzó varias ráfagas de rayos láser para mapear lo que se escondía debajo del frondoso follaje. Combinando estos resultados con los datos GPS los científicos hallaron lo "imposible".

Apenas dos semanas después de ese anuncio, la comunidad arqueológica ha vuelto a sorprenderse por otro descubrimiento realizado gracias a la misma técnica: Angamuco. Esta "nueva ciudad antigua" se encuentra en el área mexicana de Michoacán, a unos 1.200 kilómetros de la urbe hallada hace dos semanas y a cuatro horas en coche del D.F.

Ejemplos de plazas hundidas, patios y elementos relacionados en Angamuco. (Fuente: C. Fisher)

Angamuco ocupaba 26 kilómetros cuadrados y contaba no menos de 40.000 estructuras, "el mismo número que existe en la isla de Manhattan", explica el arqueólogo Chris Fisher, de la Universidad Estatal de Colorado, al diario The Guardian. Angamuco posee un diseño inusual. Los monumentos como pirámides y plazas abiertas se concentran en ocho zonas en la parte exterior de la ciudad, en lugar de estar ubicados en el centro, como suele ocurrir.

Unas 100.000 personas vivieron en Angamuco, durante su apogeo, que los expertos fijan entre los años 1.000 y 1.350. "Esto la convertiría en la ciudad más grande que conocemos ahora en el occidente de México durante este período", señala Fisher.

Pero la cultura responsable de realizar tamaña obra de ingeniería no fue la maya, sino la purépecha, que, de hecho, era enemiga acérrima de la primera. Los purépechas dominaban el centro de la península mexicana cuando los conquistadores españoles tocaron tierra en el siglo XVI. Las ciudades purépechas incluyen una capital imperial llamada Tzintzuntzan, que se encuentra en el borde del lago de Pátzcuaro en el oeste de México, un área en la que aún viven las comunidades purépechas modernas.

"El descubridor de ciudades perdidas"

Mapa del área geagráfica de México en donde se ha hallado la antigua ciudad. (Fuente: C. Fisher)La tecnología LIDaR(Light Detection and Ranging o Laser Imaging Detection and Ranging) ha jugado un papel clave en esta serie de importantes hallazgos. Este sistema permite obtener una nube de puntos (miles por segundo) del terreno tomándolos mediante un escáner láser aerotransportado (ALS).

Para realizar este escaneado se combinan dos movimientos: uno longitudinal, dado por la trayectoria del avión, y otro transversal mediante un espejo móvil que desvía el haz de luz láser emitido por el escáner. Además el sistema se apoya en un sistema GPS diferencial y un sensor inercial de navegación, que permiten "guardar" la posición de cada haz de luz y dibujar un mapeado.

La arqueología parece haber encontrado un filón con esta novedosa tecnología, que podría deparar muchas más alegrías en el futuro. ¿Estará El Dorado más cerca...?

El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2021   |  www.elimparcial.es