19 de octubre de 2019, 3:50:56
Deportes

JORNADA 16: LEGANÉS 1 REAL MADRID 3


La versión industrial del Real Madrid llega al tercer puesto en Leganés | 1-3

Diego García

Remontó en el primer tiempo al galope de Casemiro y Lucas Vázquez y cerró los puntos replegado. Por Diego García


El Real Madrid visitó Butarque en el atardecer de este miércoles para ajustar cuentas. El duelo ante el Leganés, aplazado por la disputa del Mundial de Clubes, venía a atestiguar, con exactitud, la magnitud de la debacle liguera del coloso. Con las bajas de Marcelo, Modric y Kroos, y las ausencias por descanso de Ronaldo y Keylor Navas enfrentó de inicio del vigente campeón a un club que se ha asentado como sorpresa del torneo, pues atisba Europa, y que viene de haber eliminado de la Copa a los de Chamartín, ganando en el Bernabéu. Por tanto, se cruzaban dos ambiciones diversas sobre el verde.

Zidane eligió rotar dentro de lo posible, si bien mantuvo a Ramos y Varane como pareja de centrales, a Carvajal como lateral diestro, a Casemiro e Isco como piezas de la medular y a Benzema como delantero -esta vez único-. Casilla, Theo, Kovacic, Asensio y Lucas Vázquez completaron un esquema más tendente al 4-2-3-1 que al dibujo habitual. Los merengues buscarían domar el cuero ante la tendencia al galope vertical de un conjunto pepinero que reprodujo su hoja de ruta habitual, sin el lesinado Szymanowski.

Los de Garitano apostaron por batallar la posesión por medio de presiones ardorosas de salida que pasarían a activarse de forma selectiva. En consecuencia, los pepineros pudieron sacudir y ahogar a la combinación visitante desde las primeras de cambio, pero temprano también se desnudaría el riesgo de la estrategia sureña: si el Madrid salía con tres pases seguidos, los espacios en el repliegue local se multiplicaban. El primer síntoma de esa laguna blanquiazul llegó en el minuto 4, cuando Casemiro, que se uniformó como interior llegador durante el primer acto, chutó desde larga distancia para estrenar los guantes de Cuellar.

Sin embargo, el esforzado trabajo coral, que se plantó bien posicionado para constreñir al favorito a jugar en largo y a ceder metros, fructificó con celeridad. Lo hizo a balón parado, la misma ruta por la que dañaron a su contrincante de esta fecha en la cita copera. Un córner en el que Bustinza se anticipó a Ramos para probar a Casilla acabaría en el 1-0 -minuto 6-. El meta reaccionó bien pero dejó la pelota suelta, sobre la línea de su arco. Allí apareció Theo, quien despejó. Pero el central local se lanzó, en una acción defensiva, y taponó el lanzamiento del lateral zurdo visitante para que la inercia situara el balón al lado de las mallas.

Tardó el Madrid en amoldarse al plan ajeno, pero lo haría con el paso de los minutos. De hecho, una vez más la punterías e anticiparía a los merecimientos ofensivos. Cuando todavía no detectaban la mediapunta con asiduidad para desactivar la presión adelantada del 'Lega', Casemiro se soltó para establecer una circulación frenética con Benzema y Kovacic. El croata vio el desmarque de Lucas Vázquez, que firmó el empate de derechazo cruzado tras un leve toque del mediocentro carioca -minuto 11-.

El tanto del cuarto clasificado soltó la tensión de su vestuario y restó convicción al ajuste defensivo y la vigilancia tras pérdida de los aspirantes. Por tanto, se abrirían pasillos que supieron usar Vázquez, Isco, Kovacic y, sobre todo Asensio. El balear entró en ignición a la espalda de los interiores rivales y protagonizó la maniobra de aceleración en el pase de sus compañeros. El zurdo chutaría a las manos de Cuellar -en pared con Lucas, en el 16- filtraría un centro puntiagudo que no alcanzó a ser rematado por nadie y desetabilizaría de forma permanente, con Benzema como socio principal en ese juego entre líneas olvidado por el actual campeón de la Champions. Esa fórmula desharía el empuje táctico de Garitano.

Varane y Ramos ejecutaron el papel de antiaéreos de forma sobrada ante Beauvue y la pericia en el control del cuero y la intensidad en fase de achique negaron a Eraso, Pires y las flechas exteriores Omar y El Zhar la posibilidad de morder en vuelo. Casilla no volvería a verse incomodado antes del intermedio, salvo en un par de saques de esquina que gestaron cierto nerviosismo en la retaguardia madridista. El respingo sostenido de jerarquía de la segunda unidad de Zidane tomó las riendas con rotundidad y las ocasiones se sucederían con insistencia cuando se atravesó la media hora.

En el 29 se rubricaría la remontada. Casemiro fue el autor del 1-2, en la enésima asociación central veloz y promocionda por la movilidad de la pléyade de mediapuntas que dispuso el preparador galo. El mediocentro brasileño ajustó a la cepa del poste un remate que culminó el triángulo efervescente creado por Benzema y alimentado por Lucas Vázquez. El gallego, además, asistiría al francés para que probara suerte sin éxito en el 34, después de que Isco -centrado en el engrase de la orquesta- hubiera lanzado fuera de dirección desde la frontal. El control de las sensaciones y del esférico era del equipo en ventaja.

La actitud y el desempeño solidario de todas las piezas extinguió la competitivdad atacante del Leganés de camino a vestuarios. Presionaba el Madrid con la coordinación justa para haber llegado a un punto de bloqueo total de la creatividad local. Por ello, Garitano buscó convulsionar a los suyos e introdujo un doble cambio antes del inicio de la reanudación: metió a Mantovani y a Rubén Pérez y sentó a Siovas y a Gumbau. Y el entrenador vasco edificó un nuevo escenario que contaminó a los visitantes. Se competiría en una guerra de guerrillas que desdibujó cualquier a ápice de control. El ida y vuelta pautado, sin embargo, no favorecería a los pepineros.

Faltó precisión en el último pase a los locales, que si bien arrebataron la placidez a sus contrincantes no llegaron a producir un fluir de ataques asiduo. No en vano, mientras que Asensio, Isco, Lucas Vázquez y demás se apagaban, sin la pelota, sólo pudo Beauvue examinar a Casilla una vez. Fue en el 64, cuando El Zhar desbordó a Theo y centró para que el delantero relampaguante llegara antes que Varane para chutar desde el área pequeña. El suplente de Navas salvó a los suyos con una parada que desembocó en córner. Vázquez, de inmediato, respondería, redescubriendo la portería ajena para un Madrid que fue entregando territorio y la manija de la posesion hasta abandonarse al repliegue y contragolpe.

Amrabat supliría a Omar Ramos en el último cambio del combinado en desventaja, que se la jugaba a dibujar un asedio abonado por la falta de actividad e iniciativa de los de Concha Espina. El marroquí forzaría a Theo en más de un lance, y fue capaz de ceder para que Rubén Pérez chutara fuera en el 81 -segundo lanzamiento blanquiazul en el segundo acto, a pesar de su propiedad de la trama-. Y tras la entrada de Bale -por un Benzema de más a menos-, Isco emergería para inquietar a Cuellar -minuto 83-. El malagueño, fuera de su magnetismo por el contexto especulativo, sería sendado por Llorente, en el intento de Zidane por amarrar los puntos desde la cueva. Su esquema se tranformó para figurar con tres pivotes en la medular.

No llegaría a la orilla el pundonor de un Leganés en el que Gabriel no influyó en el juego y el destino de su camarín lo pagaría. No fabricaron una amenaza seria y prolongada para la retaguardia, cada vez más acomodada, de los madridistas. En las postrimerías del envite Bale debutaría en el ratio de chuts y el trabajo de los peones que le acompañaron detectaría premio con el penalti cometido por Tito sobre Kovacic (que había derribado a Amrabat en el área de Casilla, sin castigo del colegiado). Ramos certificó un triunfo que deja al Madrid tercero, con dos puntos de ventaja sobre el Valencia. El Barcelona queda a 14 puntos y el Atlético, a siete.

- Ficha técnica:

1 - Leganés: Cuéllar; Tito, Bustinza, Siovas (Mantovani, min.46), Diego Rico: Gumbau (Rubén Pérez, min.46), Gabriel; El Zhar, Omar Ramos (Amrabat, min.71), Eraso; y Beauvue.

3 - Real Madrid: Casilla; Carvajal, Sergio Ramos, Varane, Theo; Casemiro, Kovacic (Ceballos, min.92), Lucas Vázquez, Marco Asensio; Isco (Marcos Llorente, min.86) y Benzema (Bale, min.75).

Goles: 1-0, min.6: Bustinza. 1-1, min.11: Lucas Vázquez. 1-2, min.29: Casemiro. 1-3, min.89: Sergio Ramos.

Árbitro: José Luis González González (Comité castellano-leonés). Amonestó a Diego Rico (min.50), Sergio Ramos (min.56), Cuéllar (min.84) y Rubén Pérez (min.85).

Incidencias: encuentro aplazado correspondiente a la jornada dieciséis de LaLiga Santander, disputado en el estadio de Butarque ante la presencia de 11.423 espectadores.

El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.elimparcial.es