16 de julio de 2020, 19:10:04
Cultura

UNIVERSIDAD DE CASTILLA-LA MANCHA


La UCLM inviste doctor "honoris causa" a Gregorio Marañón

EL IMPARCIAL

Vicepresidente de la Fundación Ortega-Marañón y presidente del patronato del Teatro Real.


Este viernes, la Universidad de Castilla-La Mancha (UCLM) ha investido doctor "honoris causa" al abogado, empresario y académico Gregorio Marañón.

El secretario general de la UCLM, Crescencio Bravo, ha sido el encargado de leer el decreto de nombramiento mientras el director de la Escuela de Arquitectura de la UCLM, Juan Ignacio de Mera, ha leído la “laudatio”, el texto que detalla los méritos adquiridos por una persona para merecer tal distinción de “honoris causa” por esta universidad.

En su investidura, Gregorio Marañón Bertrán de Lis ha solicitado a las administraciones públicas “un gran acuerdo” del que debería surgir “un Plan de Ordenación para la Vega Baja que la salve de su situación actual”, además de un nuevo Plan de Ordenación Municipal (POM) en el que quede plasmado este pacto. El jurista ha formulado la declaración este viernes en el transcurso de la ceremonia presidida por el rector, Miguel Ángel Collado, y celebrada en la iglesia-paraninfo de San Pedro Mártir, en el Campus de Toledo.

Marañón ha reclamado también la ordenación y publicación de toda la información de las diferentes campañas arqueológicas practicadas en la zona, la reunificación y redefinición en un solo perímetro los cuatro bienes de interés cultural (BIC) ya declarados (Fábrica de Armas, Cristo de la Vega, Circo Romano y la parte del yacimiento), la eliminación definitiva de la planificación que contempla la construcción de 1.300 viviendas, la supresión del vial Carlos III y la corrección de la “desafortunada imagen” de los aparcamientos disuasorios, entre otras medidas relacionadas con la Vega Baja.

Un espacio que debe su “crítica” situación actual “a once años de incuria y dejación de las responsabilidades públicas en la gestión”, manifestó, antes apelar al discurso abierto “que están entretejiendo con una misma vocación de servir al interés público la Real Fundación de Toledo, la Real Academia toledana y la UCLM, a través de la Facultad de Humanidades y de la Escuela de Arquitectura”. Y concluyó formulando su deseo de que ahora “pueda coadyuvar al inaplazable proyecto que deben elaborar la Junta y el Ayuntamiento para hacer definitivamente de este espacio único un elemento esencial de futuro para la ciudad y un ejemplo de preservación del patrimonio que atraerá una mirada de admiración sobre Toledo”.

Por su parte, el rector se refirió al nuevo doctor como un “hombre culto y de la cultura, apasionado por la historia y por el progreso de los individuos y de la sociedad” y destacó de él su “inquietud vital” impulsada por la máxima de que “cuando has terminado un deber, debes acometer el próximo”. Precisamente por ser “trapero del tiempo”, como su abuelo, y trabajar incansablemente sin desperdiciar ni un segundo es lo que le ha llevado a ser “protagonista, y en muchas ocasiones impulsor, de acontecimientos políticos, sociales y culturales de la última media centuria, relevantes para que nuestro país sea más libre, justo, avanzado y culto”, dijo el rector.

En este punto, Collado subrayó la intensa actividad desarrollada por Marañón Bertrán de Lis vinculada a la cultura y al patrimonio, “fundamental para nuestro país, nuestra Comunidad Autónoma y para Toledo”, en la que “ha implicado y beneficiado a nuestra Universidad” a través de la Real Fundación Toledo, en la que la institución académica participa como patrono. Aquí, y como ejemplo de la preocupación del homenajeado por la cultura y de su conexión con la UCLM, el rector hizo alusión a las obras de arte que de su mano se han incorporado a la capital regional y, más concretamente, a la institución, como es el caso de la Torre del Agua en el Campus Tecnológico de la Fábrica de Armas de Toledo.

En su incorporación al claustro de doctores honoris causa de la UCLM, Gregorio Marañón ha estado acompañado también por el consejero de Educación, Ángel Felpeto, y por la alcaldesa de Toledo, Milagros Tolón, entre otras autoridades académicas y administrativas. El duque de Alba, Carlos Fitz-James Stuart; el director general del Teatro Real, Ignacio García-Belenguer; el académico y presidente de El Imparcial y El Cultural, Luis María Anson; la exministra de Cultura Carmen Calvo; la directora de la Biblioteca Nacional de España, Ana Santos; el presidente de la Fundación Ortega y Gasset, Juan Miguel Villar Mir; la directora de CMM Carmen Amores; el director de la Academia de Infantería, Francisco Javier Marcos; el delegado del Gobierno en Castilla-La Mancha, José Julián Gregorio, o la presidenta de la Real Fundación de Toledo, Paloma Acuña, fueron algunos de los invitados asistentes a la ceremonia.

Una vida dedicada a la cultura

Formado en Derecho, Marañón se incorporó en 1964 al Colegio de Abogados y en 1967 fundó un despacho colectivo junto con Oscar Alzaga, que más tarde transformó en Iberforo. En 1977 fue nombrado director general del Banco Urquijo y en 1983, tras la absorción de esta entidad por el Banco Hispano Americano, presidió BANIF. Entre 1996 y 2004 fue consejero de Argentaria y del BBVA, sucesivamente. En 1985 se reincorporó a su despacho, y ejerció la abogacía hasta el 2000.

Fue miembro de la Junta Directiva del Círculo de Bellas Artes, vocal del primer Consejo Social de la Universidad Complutense de Madrid, vocal del primer patronato del Teatro Real, vicepresidente de la Fundación de Apoyo a la Cultura, miembro del Internacional Council de la Tate Gallery, presidente de la Asociación de Amigos del Museo Español de Arte Contemporáneo, y el primer presidente de la Cámara de Comercio Hispano Israelí.

Marañón es patrono del Centro Internacional de Toledo para la Paz que fundó en 2004 y de las Fundaciones Santillana, Altadis, Real Fundación de Toledo y Real Fábrica de Tapices. Desde 2004 es académico de número de la Real de Bellas artes de San Fernando y desde 2007, de la Real Academia de Bellas Artes y Ciencias Históricas de Toledo.

Es autor de los libros España, balance 1983, Diez años en la vida de los españoles y Toledo, Patrimonio de la Humanidad. En 2006 el Gobierno francés le condecoró como Oficial de la Legión de Honor, por su labor en favor de la amistad hispano-francesa. También está en posesión de la Gran Cruz de Alfonso X el Sabio, impuesta el 4 de octubre de 2002.

El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2020   |  www.elimparcial.es