14 de diciembre de 2019, 4:33:59
Mundo

TRUMP, DISPUESTO A CAMBIAR LA LEGISLACIÓN


Estados Unidos, el país avanzado con más violencia armada

Sara Cabrero

Sólo es superado por países de Centro América, África y Oriente Medio.


El tiroteo en el colegio de Parkland (Florida) ha reabierto el debate sobre el control de armas en Estados Unidos.

En los casi dos meses que lleva 2018, se han producido 8.455 incidentes armados en el país, en los que han muerto 2.294 personas, según los últimos datos de la organización Gun Violence Archive. El equivalente a más de 50 muertes diarias.

En escasas ocho semanas, 3.902 personas han resultado heridas y han tenido lugar un total de 35 tiroteos masivos, que reciben esta consideración cuando hay al menos cuatro muertos.

Sin un censo exacto que permita averiguar el número de armas que hay registradas en el país, se estima que actualmente habría nueve armas por cada diez ciudadanos, una cifra que supera cualquier media del planeta. De hecho, organismos como el Pew Research Center calculan que hay alrededor de 350 millones de armas, mientras que la población estadounidense es de 328 millones de habitantes, contabilizando bebés y niños. Es decir, hay más armas que personas.

La abundancia de pistolas y rifles se traduce en una desproporcionada violencia en las calles de Estados Unidos comparada con otros países avanzados. En Alemania, por ejemplo, ser asesinado con un arma es tan poco frecuente como morir golpeado por un objeto que cae desde un edificio en Estados Unidos. Alrededor de dos personas por cada millón mueren por el uso de armas de fuego en Alemania. Por su parte, en Estados Unidos la tasa de mortalidad por homicidios con armas es de aproximadamente 31 por cada millón de personas.

Las leyes federales son comunes para todo el territorio, sin embargo, las estatales permiten introducir cambios en cada estado. Florida, donde tuvo lugar la masacre el pasado 14 de febrero, es uno de los más permisivos. Precisamente, el derecho a poseer armas se encuentra consagrado en el primer artículo de su Constitución: "El derecho de las personas a tener y portar armas en defensa de sí mismos y de la autoridad legítima del estado no será infringido…".

La edad mínima -por ahora- para adquirir o portar un arma está fijada en 18 años, nada desdeñable teniendo en cuenta que la mínima permitida es de 16. En cambio, no exige permiso, licencia o registro alguno. Además, pueden comprarse tantas como uno quiera el mismo día y acudir a por más la mañana siguiente sin necesidad de esperar un periodo de tres días, como ocurre en otros lugares.

Nikolas Cruz, autor del tiroteo, abrió fuego contra sus excompañeros con un arma de asalto AR-15 que compró legalmente en Florida con 19 años y problemas mentales. Acabó con la vida de 17 personas.

Para reducir las muertes por violencia armada, el presidente estadounidense, Donald Trump, ha planteado entregar armas a algunos profesores, prohibir los aceleradores de disparos, aumentar la edad, de 18 a 21 años, para comprar un rifle y fortalecer el sistema de verificación de antecedentes. Sin embargo, como en cada masacre, hay un colectivo que opina lo contrario. La poderosa Asociación Nacional del Rifle se ha opuesto rotundamente a un mayor control de las armas, lo que pone en riesgo que se pueda llevar finalmente a cabo ya que aportó unos 30 millones de dólares a la campaña electoral del mandatario en 2016.

No obstante, Trump parece decidido a realizar estos cambios y ha asegurado este lunes en la Casa Blanca que "luchará" contra ellos si no se ponen de su lado: "Si no están con nosotros, tenemos que luchar con ellos de vez en cuando".

Pero, ¿será este el paso definitivo para regular la venta de armas? El desenlace no es muy claro. Mientras que una parte de la sociedad se moviliza para reclamar un mayor control, el 92% de los estadounidenses -según datos de Pew Research Center- cree que las armas son necesarias y sólo el 33% descarta comprarse una.

El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.elimparcial.es