28 de noviembre de 2020, 11:41:45
Sociedad

POR ASESINATO Y DETENCIÓN ILEGAL


La asesina confesa de Gabriel ya está en la cárcel

EL IMPARCIAL

El juez decreta prisión incondicional, comunicada y sin fianza para Ana Julia Quezada: "Lo asfixió con una malvada voluntad".


El titular del Juzgado de Instrucción número 5 de Almería, Rafael Soriano, ha decretado este jueves la prisión provisional comunicada y sin fianza para Ana Julia Quezada, la asesina confesa de Gabriel Cruz. Quezada está acusada de asesinato, detención ilegal y atentado contra la integridad moral. El magistrado ha dado de esta forma la razón a la Fiscalía Provincial de Almería, que había solicitado al juez su ingreso en prisión incondicional.

Precisamente este jueves, la Guardia Civil ha informado en rueda de prensa de los detalles de la investigación y las circunstancias en las que se produjeron la detención de Quezada y la reconstrucción de los hechos.

La detenida ha llegado a la Ciudad de la Justicia de Almería en un furgón del instituto armado sobre las 07.00 horas tras haber abandonado minutos antes la Comandancia de Almería, en cuyos calabozos ha permanecido desde que fue detenida el pasado domingo en Vícar tras ser sorprendida con el cadáver de Gabriel en el maletero de su coche.

Esteban Hernández, abogado de Quezada, ha revelado que está muy afectada por la gravedad de los delitos que se le imputan. Es una situación dura, "como para cualquier persona en ese momento, dada la gravedad de los hechos que se le imputan", ha dicho el letrado.

Al ser interpelado sobre si su patrocinada muestra arrepentimiento o ha pedido perdón, la respuesta del abogado ha sido: "La sensación que nosotros tenemos es que sí". Asimismo, ha defendido que Ana Julia está colaborando con la justicia y que "ha respondido voluntariamente a todas las preguntas que le han formulado el juez de instrucción y la fiscal".

Ana Julia confiesa que golpeó a Gabriel con un hacha antes de estrangularlo

Leer más

¿Qué dice el juez en el auto?


Soriano ha dicho que resulta "incuestionable" la participación de la detenida en la muerte del menor, "por cuanto no sólo es que ella misma haya reconocido tan luctuoso suceso, sino de que de las intervenciones acordadas judicialmente y pruebas recopiladas, se infiere una malvada voluntad dirigida especialmente a asegurar la comisión del crimen".

Ha señalado también que el hecho de que la detenida sea originaria de la República Dominicana, con familia en dicho país, "hace evidente un elevado y patente riesgo de fuga caso de quedar en libertad". Ha incicido además en que es "preciso evitar que por la detenida puedan destruirse pruebas o indicios que aún no han sido descubiertos por los investigadores judiciales".

El 27 de febrero Quezada "aprovechó un momento temporal en el cual sabía que se iba a encontrar a solas con el niño, y que la abuela paterna no lo iba a controlar" para trasladarlo hasta la finca de su padre en Rodalquilar (Níjar, Almería) mediante engaños o la promesa de devolverlo pronto a jugar con sus primos. Un "lugar apartado y aislado, en el cual tranquilamente" podía llevar a cabo su "macabro plan criminal, asfixiándolo con sus propias manos hasta provocar su muerte".

"Trabajamos con la hipótesis de que Gabriel estuviera vivo"

Leer más

Soriano dirige la instrucción de la causa judicial iniciada tras la desaparición de Gabriel Cruz el pasado 27 de febrero en Las Hortichuelas de Níjar. El cuerpo sin vida del niño permaneció en un pozo en la finca de Rodalquilar (Níjar, Almería) de la pareja sentimental de Quezada, el padre del menor, hasta que la mujer lo extrajo de allí este domingo y lo trasladó a Vícar, donde fue detenida.

Según Soriano, la mujer ha expresado su intención de "deshacerse del cuerpo en un invernadero" además de manifestar "expresiones vejatorias que no hacen sino acrecentar la carga de las pruebas incriminatorias contra la detenida y que revelan, presuntamente, una falta de sentimientos y humanidad que ella misma ha calificado que, de ser ciertas sus palabras, serían de pura crueldad".

La arrestada confesó el martes en la Comandancia de Almería que golpeó al niño con la parte roma de un hacha y que luego lo asfixió. También dijo a los investigadores que había cometido el crimen ella sola. Fue entonces cuando sostuvo que durante una discusión con el pequeño el mismo día de su desaparición, Gabriel la agredió y ella respondió propinándole un fuerte golpe. La autopsia muestra signos de que el pequeño murió por estrangulamiento.

El juez prohíbe que Gabriel sea incinerado por ahora

Leer más
El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2020   |  www.elimparcial.es