18 de agosto de 2019, 1:07:19
Mundo

REINO UNIDO, EEUU, FRANCIA Y ALEMANIA


Las potencias occidentales exigen explicaciones a Rusia

EL IMPARCIAL

Advierten de que el caso Skripal es un "asalto" a la soberanía británica.


Los líderes de Reino Unido, EEUU, Francia, y Alemania han condenado en un comunicado conjunto el envenenamiento de un espía ruso y su hija con gas nervioso de producción rusa el pasado día 4 en Salisbury. Según han afirmado los cuatro mandatarios, ésta constituye "la primera ofensiva" con esta sustancia contra Europa desde la Segunda Guerra Mundial.

Theresa May, Donald Trump, Emmanuel Macron y Angela Merkel han expresado su "consternación" por el ataque contra el exespía ruso Sergei y su hija Yulia Skripal, al tiempo que subrayan su "solidaridad con todos ellos y nuestra admiración a la Policía del Reino Unido y a los servicios de emergencia por su valiente respuesta".

Asimismo, los cuatro mantienen sus sospechas y "comparten" el análisis de las autoridades británicas de que es altamente probable que Rusia haya estado detrás de este ataque. Así, han indicado que el uso de ese agente nervioso supone un "asalto" a la soberanía del Reino Unido, en "clara violación" de la Convención sobre Armas Químicas y una violación del derecho internacional. "Esto amenaza la seguridad de todos nosotros", han añadido.

Han criticado además que el Kremlin no haya respondido aún sobre si era responsable del uso de ese agente nervioso como ya le había solicitado anteriormente el Gobierno británico. Ello "perjudica aún más su responsabilidad", dice el comunicado.

Los líderes piden finalmente a Rusia que asuma sus "responsabilidades como miembro del Consejo de Seguridad de la ONU para defender la paz y la seguridad internacionales" y que "proporcione información completa sobre el programa Novichok a la Organización sobre la Prohibición de Armas Químicas".

La OTAN apoya a Londres


Londres se enfrenta a su mayor desafío diplomático reciente desde una posición de evidente debilidad después del brexit. No obstante, desde la OTAN también han instado a Rusia a "abordar" las cuestiones que le ha planteado el Reino Unido. Ha ofrecido su apoyo y ha coincidido en que este ataque "es una clara ruptura de acuerdos y normas internacionales".

El ministro británico de Exteriores, Boris Johnson, ha calificado de "adecuada" esta decisión por haberse tratado de un acto de "imprudencia y brutalidad" cometido contra Sergei y Yulia Skripal.

El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.elimparcial.es