25 de mayo de 2019, 22:02:52
Deportes

RUGBY


Seis Naciones. Irlanda gana a Inglaterra y celebra en Grand Slam en San Patricio

EL IMPARCIAL

Además, Italia perdió ante Escocia y firmó su enésima 'cuchara de madera'.


Irlanda confirmó este sábado su estatus de mejor equipo y cominador del hemisferio norte de rubgy al haber conquistado el tercer Grand Slam de su historia, toda vez que la pasada semana se aseguró el triunfo en la edición de 2018 del Seis Naciones. El XV del trébol, que ya había pleno de triunfos en las ediciones de 1948 y 2009, aceleró en esta fecha para tumbar a Inglaterra en un duelo de altura celebrado en Twickenham. Para festejar San Patricio de la mejor manera.

El resultado final (15-24) dio testimonio de la mayor ambición, intensidad y jerarquía de los irlandeses. Porque el enfrentamiento se tornaría en un clínic de rugby del que los ingleses fueron sujeto pasivo. Los pupilos de Joe Smith sólo tardarían cinco minutos en abrir fuego. Garry Ringrose firmó el ensayo inicial y la transformación de Johnny Sexton colocó el 0-7 con el que el tanteador fue descorchado. Y a los 23 minutos los súbditos del patrón de la Isla Esmeralda ya allanaron la sentencia de la gloria.

CJ Stander redondeó la salida sensacional con un ensayo que instaló un 0-14 que resultaba esclarecedor de la distancia entre los dos contendientes. Inglaterra emergió en su herido orgullo con el ensayo que Elliot Daly descerrajó en el minuto 31. Los locales, que quedaron fuera de las tres primeras plazas del torneo -por vez primera desde 2006-, recortaron distancias pero siempre estuvieron lejos de la competitividad necesaria para domar a los visitantes.

Irlanda retomó su ejercicio autoritario para volver a abrir hueco antes del entretiermpo. Jacob Stockdale fue el autor del tercer ensayo de los suyos y del 5-21 que auguraba un sonrojo para los locales. Esta perla de 21 años se convirtió, con esa anotación, en el primer jugador que ha acumulado siete ensayos en una única edición del campeonato en la historia del Seis Naciones -desde que en el 2000 dejaron participar a Italia-.

Elliot Day y Jonny May asomaron en la segunda mitad para maquillar la relación de fuerzas y matizar el dominio ajeno. No plantó batalla Inglaterra para ser patrocinador de otro hito irlandés, al contrario que Italia, que sí dio la talla hasta el último minuto para evitar una nueva 'cuchara de madera'. Los transalpinos acabarían perdiendo los cinco partidos disputados pero el último, ante Escocia, se resolvería por un ajustado 27-29 que confirmó el deshonroso entorchado para los azzurri.

Sólo un golpe de castigo anotado por Greig Laidlow, en el último minuto, abocó a los italianos a ese deshonra. Cuando parecía que el trabajo del irlandés Conor O'Shea en el banquillo transalpino iba a cosechar su primer triunfo en el Seis Naciones (no ganan desde 2015, cuando ganaron, precisamente, a los escoceses) un jarro de agua congelada heló al Olímpico romano.

No obstante, Italia arribaba a este envite con 65 puntos a favor y 174 puntos recibidos, una tareja poco optimista frente a la recepción de Escocia, que era penútima pero había doblegado a Inglaterra y a Francia. Los locales mostrarían más animosidad y se pondría 17-5 por medio de los 12 puntos anotados por Tommaso Allan en los 21 minutos iniciales, El referente azul concatenó un ensayo, un golpe de castigo y dos transformaciones.

Pero Escocia despertó a tiempo y antes de encaminarse a vestuarios recortó distancias hasta el 17-12 por obra del ensayo de John Barclay y la conversión de Greig Laidlow. Y en la reanudación los isleños tuvieron que volver a hacer frente una entrada en calor más rápida de los locales, que se escaparon (24-12) con otro ensayo y transformación de Allan, de actuación estelar. La personalidad de los escoceses apretaría el duelo. Sean Maitland y Stuart Hogg anotarían sendos ensayos. Y Laidlow transformó sus opciones en el 24-26 incierto.

La traca final fue inaugurada por un golpe de castigo de Allan que puso el 27-26 en el minuto 75. Y los visitantes alcanzarían a dar la vuelta al electrónico en el 79, otra vez gracias a Laidlow. Así, Escocia dijo adiós a esta inocua edición del Seis Naciones con tres triunfos y dos derrotas (ante Gales e Irlanda) y los italianos paladearon la decepción. "Ganaron" su decimotercera 'cuchara de madera' en las 19 veces en las que ha participado.

El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.elimparcial.es