23 de noviembre de 2020, 17:39:07
Deportes

A SEIS JORNADAS PARA EL FINAL


ASOBAL. El Barcelona conquista su octava Liga consecutiva

M. Jones

El bloque catalán no ha mostrado fisuras en lo que va de calendario.


El Barcelona no tiene rival en España. No hay duda. Venía de lograr siete Liga ASOBAL encadenadas, con un relación de 16 entorchados desde que entró el actual formato y nomenclatura del campeonato. Pues bien, este miércoles ganó por 27-30 al Liberbank Ciudad Encantada y certificó, de esta manera, su octava liga seguida. Su cosecha de doce puntos más average con respecto al Ademas León, el segundo clasificado, le ha valido para celebrar con seis jornadas por jugar.

En las 24 primeras jornadas que marca el calendario hasta esta fecha su tarjeta es de 23 victorias y un empate -el cedido en la pista del Guadalajara por 26-26, hecho que se constituyó en una de las noticias sobresalientes del curso del balonmano doméstico-. El vigésimoquinto título liguero de toda su historia refleja un monopolio sin rebate. En los últimos 143 partidos correspondientes a la ASOBAL ha ganado 142 y no ha perdido.

Para recuperar la última vez en la que un equipo fue superior a los catalanes hay que remontarse al 18 de mayo de 2013. En aquella fecha, ya histórica, el Naturhouse La Rioja defendió su cancha hasta ganar al gigante por 33-31. Este cúmulo de excelencia lleva a los barceloneses a sumar 1.775 días con el estatus de invicto. Un faraónico rendimiento que cuesta comparar en la espera del deporte nacional. El total de duelos consecutivos sin perder es el siguiente: 143 en la Liga ASOBAL, 15 en la Copa del Rey, 10 en la Copa ASOBAL, 5 en la Supercopa ASOBAL y 8 en la Supercopa de Cataluña.

El arquitecto de todo esto es el entrenador Xavi Pascual. El preparador ha manifestado en este día de gloria que "la verdad es que ha sido un partido duro pero es el trabajo de todo el año. Estamos orgullosos. Los chicos se vacían y se parten la cara. No pienso en las ocho ligas seguidas". "Me siento identificado con ellos, con los jugadores que están ahora y con los de antes. Es un triunfo de los que están y de los que se han ido", ha sintetizado.

Víctor Tomàs, internacional español, referente y capitán azulgrana, expuso su diagnóstico del siguiente modo: "En El Sargal la gente siempre aprieta mucho y Cuenca se está jugando las plazas europeas. Queríamos cerrar hoy la Liga y estamos contentos por un nuevo título. Es muy complicado lo que estamos haciendo. Venimos reivindicándolo desde hace tiempo. Nuestro trabajo habla por nosotros. Hoy, a celebrarlo porque debemos celebrar la liga como Dios manda, pero mañana hay que estar con la mente puesta en el Montpellier porque será una batalla durísima en el Palau".

Y el portero estelar, Gonzalo Pérez de Vargas, redundó en la competitividad inagotable de ese grupo de jugadores. "El título ha llegado muy pronto pero porque la LLiga se ha igualado en la parte alta de la tabla. Hoy lo disfrutaremos pero mañana ya pensaremos en lo que nos viene. Necesitamos a todo el mundo en el Palau. Estamos haciendo historia. Tenemos la sensación del trabajo bien hecho. Nadie nos regala nada. En Cuenca, en Benidorm, en Valladolid, nadie nos regala nada. El hecho de seguir invictos hace de esta Liga un título más especial".

Otro de los nombres gruesos de ese vestuario es Raúl Entrerríos, faro de la selección española. "Estamos muy contentos, como es lógico. La Liga es un premio a la regularidad, al trabajo de todo el año. Es un objetivo muy importante en la temporada. Hay que sudar mucho en Cuenca para sacar los 2 puntos porque es una pista muy complicada", señaló. Pero, también, hizo hincaipé en que "ahora hay que seguir". "Las ocho ligas seguidas son una barbaridad. No le damos el mérito que se merece. Llevamos una racha increíble de victorias y de ligas consecutivas. Sacamos los partidos con mucha casta y eso es lo que nos hace campeones", finalizó.

El Barcelona es gigantesco en España. En sus ocho torneos ganados de forma seguida suma 228 victorias, un empate y solo tres derrotas en los 232 duelos disputados. La inercia inexplicable comenzó en la primera jornada de la temporada 2010-2011. La victoria por 34-25 ante el Torrevieja y el 11 de septiembre de 2010 fue el punto de partido de un estado continuado de ignición. Ahora, los culés pueden centrarse en la Copa del Rey y la Liga de Campeones.

El el campeonato continental han de remontar al Montpellier en el Palau Blaugrana, en la vuelta de los octavos de final de la máxima competición del balonmano. Y en lo respectivo a la ronda copera, que se celebrará em el Madrid Arena -4 al 6 de mayo-, se las verá con Ademar León, Logroño La Rioja, Fraikin Granollers, Helvetia Anaitasuna, Ángel Ximénez Puente Genil, Recoletas Atlético Valladolid y el Quabit Guadalajara. Todos ellos están clasificados y aspiran a la utopía. El Barça sigue lanzado, con la ASOBAL, el Mundial de Clubes en Catar, la Supercopa de España y la Copa ASOBAL ya en el zurrón.

El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2020   |  www.elimparcial.es