18 de abril de 2019, 20:34:33
Nacional

DESAFÍO SECESIONISTA


Turull: "Pasar de presidenciable a presidiario fue un golpe"

EL IMPARCIAL

"Santamaría debe comparecer por el texto de la ONU sobre Jordi Sànchez".


La detención de Jordi Turull, ejecutada el pasado viernes, formó parte de los argumentos que desencadenaron en unas algaradas que pusieron en alerta a las fuerzas de seguridad en Cataluña. Tanto que el propio diputado de JxCar escribió desde su Twitter, y en prisión preventiva, el siguiente mensaje: "Impactado desde la soledad de la prisión por la detención de Carles Puigdemont, comparto todos los sentimientos. Recordemos, no obstante, ahora más que nunca, que el movimiento independentista será cívico o no será".

Llamó, entonces, a "aislar a incívicos y provocadores infiltrados en las movilizaciones" secesionistas. Pero, toda vez que han pasado los días sin libertad, Turull ha reconocido este viernes que fue un "golpe duro" pasar en menos de 24 horas "de presidenciable a presidiario". Habla el dirigente independentista de esas horas que transcurrieron desde que se confirmó que iba a ser candidato a protagonizar la investidura posterior a las últimas elecciones catalanas hasta que el juez LLarena le procesó por rebelión y malversación.

En esta jornada en la que ha recibido la visita de su esposa e hijas a la cárcel de Estrenmera (Madrid), Turull ha publicado en mensaje en sus redes sociales en el que recuerda el cúmulo de sensaciones vivids en aquel trance. "Hace una semana pasada pasé en menos de 24h de 'presidenciable a presidiario'", comienza. Y prosigue reconociendo que se trató de "un golpe duro, pero mis convicciones están más fuertes ante tanta injusticia".

Con la etiqueta "mi cuerpo en la cárcel, mi corazón en Cataluña", el exconsejero de Presidencia de la Generalidad de Carles Puigdemont, recuerda cómo el 22 de marzo se sometió en el Parlament a la primera sesión de su investidura como presidente del Govern y el 23 de marzo el magistrado del Tribunal Supremo Llarena decidió enviarle a prisión preventiva por su participación en el proceso secesionista unilateral de Cataluña.

El caso es que el 15 de este mes, Turull declaró fidelidad a Puigdemont. Lo hizo en una entrevista a TV3 en la que argumentó que "cuesta encontrar excusas" para no investir al expresident fugado. Hay "mucha base jurídica para poder proceder a la investidura" de su jefe aunque estuviera en Bélgica, indicó un dirigente que insitió que el reglamento del Parlament "no dice que lo deba hacer físicamente" en el hemiciclo porque "reglamentariamente no está prevista una situación como ésta".

"O Puigdemont o Puigdemont", respondió al serle cuestionada la alternativa que manejaba para debloquear la política catalana. "Lo más normal es que traslademos el resultado de las urnas al hemiciclo" y Puigdemont sea investido president, reflexionó en aquella intervención en la que replicó lal fórmula que usó antes del 1-O ("O referéndum o referéndum"). Y redundó en su predisposición para repetir como consejero de la Presidencia.

El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.elimparcial.es