9 de diciembre de 2019, 9:41:59
Deportes

ARGENTINA


El escándalo de los abusos a menores en el fútbol argentino apunta a River Plate

EL IMPARCIAL

Agentes policiales han practicado investigaciones en el Monumental.


El martes 27 de marzo explotó en Argentina un escándalo que desde entonces ha convulsionado al fútbol y a la sociedad del país americano. En tal día, Fernando Berón y Fernando Langenauer, coordinadores de las categorías inferiores y de la pensión del Independiente, efectuaron una denuncia en la Fiscalía número 4 de Avellaneda en la que desnudaron una presunta red de prostitución de menores relacionada con el club que más Copas Libertadores ha ganado.

Desde entonces, la fiscal María Soledad Garibaldi ha recabado decenas de testimonios -53 adolescentes entre 13 y 19 años- de los propios chicos que formaban parte de la cantera de la entidad futbolística y eran prostituidos para pagarse material textil o, incluso, los billetes de tren o avión para poder visitar a sus familias, ya que en la mayoría de los casos se trata de jóvenes que son reclutados por el club en zonas del interior de Argentina y que viven en las instalaciones del Independiente. Con dificultades económicas para volver a casa durante los periodos vacacionales.

Los primeros detenidos han sido los que son considerados como los cabecillas de una red que podrían haber cometido delitos de trata de personas y abusos sexuales a menores de edad en los últimos 10 años. Son el árbitro de Primera División Martín Bustos, su abogado Carlos Tomás Beldi, el conocido relaciones públicas Leonardo Cohen Arazi y Silvio Ernesto Fleyta -acusado de ser cliente de esa presunta red de prostitución infantil-.

Garibaldi ha acusado al colegiado profesional de la liga argentina de fútbol corrupción de menores; a su abogado, la destrucción de pruebas clave para la investigación -acribilló a golpes el móvil de su cliente-; al relaciones públicas se le imputa el delito de abuso de menores y hacer de regente en esta red; y a Fleuya el hecho de ser consumidor de este lamentable negocio. Pero el caso sigue abierto, al tiempo que la fiscal sigue tratando de localizar a un buen puñado de prófugos.

El escándalo es de tal dimensión que son ya muchas la voces que indican que las prácticas de protitución de los chicos de las divisiones formativas exceden a Independiente y llegarían a otros grandes clubes del balompié de ese país. Es más, se habla de una continuidad en estas maniobras más allá de este siglo, con el consiguiente encubrimiento de los implicados. Por ello, el presidente de la AFA, Claudio 'Chiqui' Tapia, anunció una investigación interna antes de proclamar su "preocupación".

Y este lunes saltó el bombazo: River Plate también estaría implicado. La Asociación Ayuda a las Víctimas de Violación (Avivi) ha denunciado que tres menores de las divisiones inferiores del club fueron abusados sexualmente entre 2004 y 2011. La gerencia del conjunto Millonario se ha puesto con celeridad a disposición de la Justicia para esclarecer lo ocurrido. "A raíz de la denuncia presentada por la ONG Avivi, River Plate comunica que ofrecerá total colaboración para la reconstrucción de los hechos ocurridos entre los años 2004 y 2011, tal cual surge de la denuncia. El Club se presentará en la Fiscalía en la que está radicada la denuncia en pos de tomar conocimiento de los hechos y aportar a la Justicia y a los denunciantes todos los elementos que se tengan a disposición y ayuden a esclarecer la situación referida", reza el comunicado emitido.

Andrés Bonicalzi, abogado de la ONG Avivi relató en una radio lo siguiente: "Una médica tuvo conocimiento de tres chicos que sufrieron abusos. Vivían en la pensión de River y había una persona que se acercaba tres veces por semana al club, por lo menos, y cometía abusos sobre los chicos". Una charla con una psicóloga habría provocado que uno de los canteranos se rompiera y confesara el sufrimiento vivido. Y María Elena Leuzzi, dirigente de esa ONG, ha declarado sentir miedo tras recibir amenazas. "Desde entonces estoy encerrada porque no tengo garantías para salir, no me voy a inmolar", ha admitido.

Pues bien, este martes el estadio Monumental y las instalaciones de River en Buenos Aires fueron registrados por orden judicial. Desde el club se ha querido aclarar que se trata de un "requerimiento de información" y no un registro, ya que el equipo de fútbol se ha puesto "a disposición" de la Justicia. Pero las pesquisas ya han aterrizado en uno de los colosos del fútbol en América para desentrañar si esos recintos han cobijado unos episodios tan traumáticos. Todo ello mientras que la rumorología ha señalado a renombrados periodistas y políticos como cómplices y clientes de la red que está siendo destapada.

El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.elimparcial.es