20 de agosto de 2019, 23:00:46
Deportes

MOTOCICLISMO


GP de Argentina. Crutchlow reina en el caos y Marc Márquez tira a Rossi

EL IMPARCIAL

El piloto español fue sancionado con 30 segundos en una carrera turbulenta hasta lo histórico.


Poco se podría preveer de la factura rocambolesca final que ha reflejado el circuito de Termas de Río Hondo. Y es que antes de que comenzara la carrera del Gran Premio de Argentina de MotoGP ya se vivió un hecho pionero en la historia de la categoría. Con todos los pilotos en formación de salida, la Dirección de Carrera proclamó la prueba como "mojada", con lo que todos montaron gomas de agua. Todos menos Jack Miller, propietario de la 'pole', que decidió arriesgar y competir sobre neumáticos de seco.

Al comprobar la tesitura, los pilotos -menos el australiano- regresaron a sus talleres para cambiar la configuración de sus motos. Miller, en el entretiempo, se quejó con rotundidad, ya que consideraba que la situación le perjudicaba. Declaró el puntero en la parrilla que tendría que haberse dado la salida y de ese modo todos aquellos que habrían entrado en sus boxes saldrían desde ese lugar. Arguyó que lo visto no estaba en el protocolo de salida establecido. Y la organización le dio la razón: mantuvo a Miller primero y sancionó con 25 posiciones a todos los demás.

Tras este desbarajuste, se compuso la nueva formación de salida, esta vez con más nerviosismo. Marc Márquez sufriría un apagón del motor en su Honda. El vigente campeón se vio forzado a arrancar su máquina a empujones para regresar a su posición. Esa maniobra fue investigada y sancionada por Dirección de Carrera. Al español le sería impuesta la sanción de hacer un 'drive through' en la sexta vuelta por haber rodado en sentido contrario.

Miller saldría primero y allí se mantendría al tiempo que Márquez adelantaba a Pedrosa, segundo, en la primera vuelta. Dani fue víctima de un intento temerario de adelantamiento efectuado por Johann Zarco. El francés se quiso colar por dentro y tocó al español, empujándole a la zona sucia y a una caída inportuna. Entonces, Alex Rins aprovechó el lance para escalar a la tercera posición. Y en el segundo giro Márquez ya era líder y empezó a entrar en ignición. Andrea Dovizioso y Valentino Rossi rodaban, en ese instante, séptimo y octavo, respectivamente. Ajenos al lío.

Marc cumpliría con la penalización en la séptima vuelta, cuando había cosechado más de dos segundos de ventaja, pero volvió a la pista en la posición 19ª, a 21 segundos del líder y con 17 giros para el final. Un golpe definitivo que le complicaba su rendimiento en la segunda cita de 2018. Entonces, Miller volvía al liderato, con Rins, Zarco y Cruchtlow a su estela. Ese cuarteto se había distanciado cuando Márquez firmaba su primera vuelta rápida y también su primer incidente con otro piloto: tocó a Aleix Espargaró. Por ende, volvería a perder una posición -se la cedió a Nakagami- en su particular via crucis.

El parte de guerra fue el preludio de la remontada del catalán. Con el cuartero cabecero en el horizonte, fue superando contendientes. Y por detrás de los líderes se afianzó un grupeto en el que Dovizioso tiraba de Rossi, Viñales, Rabat y Syahrin. Todo ello mientras que Rins intentó asaltar el liderato. El español atacó en la decimocuarta vuelta pero se coló, dando un respiro a Miller. Márquez volaba y era ya duocédimo, con una desventaja de cinco segundos con respecto de Dovizioso -y 10 vueltas por rodar-. La exhibición del defensor del título le dispuso a 2,7 segundos cuando restaban ocho giros. Estaba pilotando casi medio segundo más rápido que el resto.


Rins volvió al ataque en el 15º giro y volvió a errar. Su mal cálculo casi permitió a Zarco adelantarle, pero supo mantenerse segundo para arrancar el primer puesto, al fin, en una manobra arriesgada -derrapada mediante-. El problema para el catalán es que cometería otro error. Pedería en ese lance tres posiciones y se cayó del podio. Pero no fue el único en protagonizar fallos. Márquez, por su parte, llegó a la altura de Rossi y Dovizioso para adelantar a éste último en la vuelta 18, con el mejor registro del día en ese giro.

En la lucha por la victoria, Miller marraría en favor de un Crutchlow astuto y Rins se aferraba a sus opciones. Marc rodaba séptimo, a ocho décimas de 'Il Dottore', pero otro percance, en el intento por pasar a la leyenda -tocó al italiano y le hizo salir a la hierba y caer-, le costaría una penalización de 30 segundos que le sacó de forma definitiva de los puntos. Su ambición arriesgada no dio para más. Y Rossi volvió a la pista en el puesto 18º. El español, acompañado por Emilio Alzamora y Alberto Puig, quiso dispulparse ante Valentino al terminar la carrera, pero Uccio Salucci, uno de sus acólitos, les impidió el paso al box del transalpino.

El italiano se desahogaría en sala de prensa: "Cuando estoy en pista con él (Márquez) sé que viene a por mí y no me trata como al resto. Todavía me trata peor. En 2015 me hizo perder el Mundial expresamente y no puede ser que golpee a seis pilotos en un fin de semana y no pase nada. Espero que le digan algo porque, desde mi punto de pista, con lo que yo le he dicho a Mike Webb (Dirección de Carrera), tienen una gran responsabilidad ante sí. Si elevamos ese nivel, éste será un deporte muy peligroso".

Rossi amplió su crítica denunciando que "ha sido una situación muy peligrosa y Dirección de Carrera tendría que hacer algo porque si no nos podríamos hacer daño". "Márquez nunca tiene ningún respeto por su adversario y si echamos un vistazo a la carrera de hoy ha sido peligroso con varios pilotos. Es peligroso, tengo miedo de estar en pista con él", sentenció. El catalán se limitó a excusarse por "un error involuntario totalmente" y aclaró que las declaraciones de su homólogo le "preocupan cero".

Crutchlow se impondría a Zarco y Rins en el tramo final, Márquez dejó el récord del circuito en la vuelta vigésimo segunda y Maverick Viñales -quinto- llegó por delante de Tito Rabat -séptimo-, Pol Espargaró -undécimo- y de un indavertido Jorge Lorenzo, que acabó decimoquinto. Sólo Álvaro Bautista quedó por detrás del piloto balear -decimosexto-, dentro de la nómina de los españoles.

Por último, en Moto2 saldría victorioso Mattia Pasini, que se adjudicó el liderato de la categoría. Entró por delante del español Vierge y Oliveira cerró el podio. Alex Márquez, por su parte, entró por meta en la quinta plaza, habiendo perdido el duelo con Baldasarri. Y en Moto3 ganó Marco Bezzecchi, que estrenó su palmarés. Aaron Canet, segundo, se apupó al primer puesto del Mundial y Fabio di Giannantonio cerró el cajón del día.

El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.elimparcial.es