30 de noviembre de 2020, 19:04:52
Deportes

FÓRMULA UNO


McLaren promete que el coche de 2018 estará en Barcelona y Alonso aprueba para Le Mans

EL IMPARCIAL

El piloto español ha aprobado la prueba de simulador previa al mítico evento.


En las últimas horas Fernando Alonso ha cambiado el chip y ha pasado de estar focalizado en la Fórmula Uno, después de haber puntuado en todas las citas del calendario, a centrarse momentáneamente en la Resistencia. Porque el asturiano, que competirá en las 24 Horas de Le Mans, ha tenido que examinarse para poder acceder al 'Test Day' de la 86 edición de ese templo del automovilismo que tanto le motiva y que necesita de cara a redondear la anhelada Triple Corona.

El caso es que el ovetense, como novato en esa prueba que es, estaba obligado a pasar la fiscalización del simulador con el fin de tomar contacto con la morfología del circuito de Le Mans. Pues bien, el ambicioso español superó las pruebas con éxito. Se trataba de aprender los procedimientos de seguridad de la legendaria cita francesa a través del simulador 'AOTech' en un día. Y Alonso, hambriento, lo hizo sin mayor problema. Porque cuenta ya los días para afrontar esas 24 horas que transcurrirán entre el 16 y el 17 de junio.

La organización del evento ha sido la que ha publicado el logro del bicampeón del Mundial de F-1. Con ello, el astro de McLaren ya conoce la gestión del tráfico, las embocadas del trazado, dónde están los comisarios, cuál es el protocolo en caso de que se necesiten coches de seguridad -de día y de noche- o cómo enfrentarse a las zonas lentas o a un cambio de adherencia de la pista sobrevenido. Su Toyota TS050 Hybrid le espera después de aprobar este test obligatorio para novatos o pilotos que no han comparecido en Le Mans en cinco años. Sébastien Buemi y Kazuki Nakajima serán sus compañeros en esta iniciación, que espera sea exitosa, en la categoría reina (LMP1).

Pero, claro, la identidad de Alonso también le empuja a atender a sus obligaciones con respecto a la escudería de Woking. En este sentido, pasando del Toyota Gazoo Racing -favorito tras la retirada de Porsche- al McLaren-Renault. En esta esfera ha habido noticia este martes. Ha hablado Eric Boullier, jefe de la manada de ingenieros de la escudería británica. En una entrevista concedida a BBC, el director ha asumido que los objetivos planteados se han cumplido pero ha confirmado que están lejos de lo que se fijaron como expectativas antes de caer en el problema de planificación desencadenado en la problemática pretemorada.

El hecho de haber sumado dos puntos menos en tres carreras que en todo 2017 no les vale. A Alonso tampoco. Son cuartos en el Mundial de Constructores, cumpliendo lo pronosticado, pero en buena parte por la pericia del español en las carreras, ya que en la calificación no están cerca de los tres equipos de cabeza, como esperaban. Por eso, Boullier ha manifestado que "tenemos que entender por qué somos lentos en clasificación, por qué somos mejores en carrera y por qué estamos detrás de los otros equipos de Renault".

"Tal vez eso significa que los objetivos que establecimos no fueron los correctos y que tenemos que revisarlos teniendo en cuenta nuestras ambiciones sobre lo que necesitamos lograr", responde al ser cuetionado por esos objetivos cumplidos que afirma. Lo que ha destacado como uno de los problemas a corregir es la resistencia al aire de su prototipo. Amén de la potencia del motor ese parámetro les está lastrando. "Este es uno de los problemas, pero no el único. Si se tratara solo de eso, sería fácil solucionarlo, así que hay que abordar todos los aspectos para asegurarnos de que estamos donde debemos", ha argumentado.

Boullier ha dejado una promesa que Alonso, sus compañeros de gtrabajo y aficionados espera que no sea como las que efectuaba cuando era Honda el fabricante. "El coche de 2018 llegará en Barcelona y obviamente confiamos en que sea el que esperamos. En realidad, estamos rodando con una evolución del coche del año pasado y no con uno nuevo. A partir de ahí, veremos dónde estamos", ha proclamado un dirigente que sigue bajo sospecha, aunque el aire sople a favor.

Y es que el español se ha desmotrado como el ejecutor perfecto de las mejoras implementadas. Si el monoplaza falla los sábados, el asturiano se encarga de remontar el domingo. En total ha remontado 17 puestos en lo que va de temporada (cinco en Australia, siete en Bahréin y siete en China). Su capacidad para sacar el máximo en carrera es de sobra conocida y valorada en las escuderías para las que ha trabajado -en Ferrari todavía se acuerdan de los clínics que complicaron el monopolio de Red Bull- y Vettel y Hamilton ya han sido víctimas de esa clase en 2018. A ambos les ha adelantado ya, después de salir décimo, decimotercero y decimotercero en las tres parrillas confeccionadas hasta la fecha.

"Nos pone tristes no poder dar a los aficionados los resultados que esperábamos tener, pero esperamos tenerlos pronto", declaró tras terminar séptimo en China. "Estamos contentos, siempre intento hacer el mejor trabajo, tanto sábado como domingo y al final llevamos tres carreras y tres veces en los puntos, pero hay que mejorar", dijo desde es sexta plaza en el Mundial que le sabe a poco. Al parecer, el toque de atención inconformista ya calado.

El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2020   |  www.elimparcial.es