20 de octubre de 2019, 4:59:54
Deportes

BALONCESTO


NBA. Pau Gasol no piensa en retirarse: quiere cumplir sus dos años con los Spurs

EL IMPARCIAL

El jugador de la franquicia de San Antonio defiende su continuidad en medio del caos que circunda a ese equipo.


La pasada madrugada los San Antonio Spurs pusieron final a una de las temporadas más complicadas que se recuerdan en El Álamo. El 4-1 con el que los Golden State Warriors les apearon de los playoffs de la Conferencia Oeste de la NBA aceleraron varios procesos que han resultado quebraderos de cabeza en la franquicia tejana. El primero de ellos, la posible retirada de Emmanuel Ginóbili, que ha dicho que decidirá su futuro durante el próximo mes. Y el segundo, y capital, la decisión de cortar o renovar a Kawhi Leonard, la estrella que ha desatado una suerte de boicot que ha mermado las opciones de título hasta el extremo.

El MVP de las últimas Finales ganadas por Tim Duncan se negó a volver a las canchas a pesar de haber superado la dolencia que le complicó el desarrollo normal del curso y de la petición que sus compañeros le hicieron en marzo. Tanta fue la polvareda levantada por el no regreso de la tendinopatía en el cuádriceps derecho, diagnosticada por los doctores como superada, cuando su equipo se jugaba la clasificación para la post temporada que el propio jugador tuvo que salir al paso de los rumores.

"Quiero acabar mi carrera en los Spurs. No hay fricción. Habló con Pop (Gregg Popovich, el entrenador y mentor) todos los días. Él sabe cuál es la progresió y él sabía todo lo que estoy haciendo", declaró el 7 de marzo, horas después de que el preparador hubiera manifestado su pesimismo sobre la vuelta del jugador en este 2017-18. En esa alocución, Leonar aseguró que volvería a las canchas. Pero no lo ha hecho. Por ello, la cúpula directiva se está pensado muy seriamente si retener al alero -pagándole 219 millones de dólares en cinco años, una cifra lógica hace doce meses pero resbaladiza tras la rebeldía desplegada-. El técnico y el manager general quieren que Kawhi siga, pero los dueños no compararán fácilmente ese monto.

Pero, es que, además de los narrado ha quedado en suspenso la continuidad del propio Popovich. El legendario entrenador, que acaba de sufrir el fallecimiento de su mujer Erin -tras cuatro décadas de matrimonio-, tiene 69 años y lleva 22 a cargo del equipo tejano. El desgaste es notable y la sensación de ciclo acabado tras la retirada de Tim Duncan y el declive de Ginóbili y Parker, sus grandes nexos en el vestuario, han gestado un cóctel que tiene en vilo a toda la estructura. Y el asistente de lujo, Ettore Messina, tampoco tiene asegurado seguir, ya que considera que le ha llegado el momento de volar solo.

En medio de ese maremágnum, Pau Gasol, inocuo en los playoffs recién extinguidos para los Spurs, ha proclamado su intención de seguir en activo y bajo la bandera de esta dinastía del siglo XXI. El español ha manifestado que quiere cumplir los dos años de contrato que le quedan, a razón de 48 millones de dólares. El firme candidato a ser investido en el Hall of Fame de la NBA ha explicado tras el varapalo californiano que sus 37 años no le impedirán ponerse a punto para el curso próximo.

"Mi objetivo siempre es ayudar al equipo y en ese aspecto me siento muy tranquilo y satisfecho, porque he logrado el objetivo en todas las oportunidades que he tenido", indicó antes de reflexionar que en "la recta final de la temporada regular tuve los problemas con el hombro y la rodilla que me impidieron rendir al máximo, pero siempre luché en busca de dar mi mejor aportación". Lo cierto es que su nivel ha sido testimonial, a la sombra de LaMarcus Aldridge y del small ball implementado por su cuerpo técnico.


Gasol ha reconocido que no ha sido su mejor año -sus promedios en todos los parámetros han sido los peores desde qiue se hizo profesional-, pero ha defendido que ha cumplido con el rol que le fue asignado en el pasado septiembre. "Jugar en la Conferencia Oeste siempre es de lo más competitivo que hay en la NBA, pero si además lo haces sin el hombre franquicia, y uno de los mejores de la liga, entonces el esfuerzo del equipo tiene que ser mayor", valoró en relación con la baja de Leonard.

"Pero no solo fue la baja de Leonard, también tuvimos la de Tony Parker que nunca pudo rendir al máximo y en algunos partidos la de LaMarcus Aldridge", arguyó para, de inmediato, argumentar que "demostramos que cuando tuvimos, en algún momento, a los mejores jugadores en el campo, el equipo mantuvo el mismo nivel ganador de siempre". "Por lo tanto, no creo que dentro del equipo haya habido la crisis de juego que algunos han presentado, sino todo lo contrario, mostramos un carácter especial, el equipo que nunca se rinde y lucha hasta el final", sentenció un jugador que rubricó su curso número 17 en la NBA.

Y finalizó la alocución que dio paso a sus vacaciones haciendo referencia a la serie ante los Warriors. "No hemos perdido con un equipo cualquiera. Lo hicimos con los actuales campeones de liga, con el que luchamos en todo momento y tuvimos opciones de haber conseguido al menos un triunfo más, de hecho, en el quinto partido a falta de un minuto nos pusimos a dos tantos de haber empatado el marcador", proguió y zanjó señalando que "esta temporada, a pesar de todas las dificultades, acabamos con marca ganadora y la eliminación en los playoffs no significa que los Spurs hayan dejado de ser uno de los mejores de la NBA. Nuestra condición de equipo dinastía se mantiene intacta dentro de la franquicia porque lo demostramos en el campo, a pesar de quedar eliminados".

El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.elimparcial.es