16 de junio de 2019, 22:36:16
Deportes

MOTOGP


Lorenzo desliza un ataque a Márquez: "No tengo miedo, pero deberían imponerse sanciones más duras"

EL IMPARCIAL

El pitolo ha comparecido en la previa del Gran Premio de España de motociclismo.


Jorge Lorenzo ha atendido a los medios antes de afrontar el Gran Premio de España de MotoGP. El balear, que no atraviesa un buen año al frente de Ducati, ni mucho menos, Y lo ha hecho con la sinceridad que le es propia. "No pienso en el futuro, simplemente pienso que todo es posible en MotoGP y espero que esta pista, talismán para mí, me dé ese empujón que necesito para conseguir un buen resultado", avanzó, sin filtros, sobre sus expectativas más cercanas en el tenebroso curso que se le está planteando.

El referente del motociclismo español, que valoró que el circuito de Jérez haya cambiado su nombre al de Ángel Nieto ("estoy muy contento porque este circuito se llame Ángel Nieto, por todo lo que ha dado al motociclismo español y por todo lo que ha ganado"), prosiguió su análisis resaltando que "sí que es cierto que hemos tenido bastante mala suerte. Tanto en Qatar como en Argentina con el tiempo, y en Austin, por lo que sea, no pudimos hacer más".

"Creo que hasta ahora Ducati ha intentado muchísimo hacer una moto que gire más, pero hemos mejorado sólo hasta la mitad. Pero sí que es cierto que Ducati lo ha intentado", amplió Lorenzo para, de inmediato, resolver que "cuando uno prueba lo más que puede pero no llega al ciento por ciento, para mí por lo menos se ha intentado y, si ves, la Honda es claramente mejor que la del año pasado y la Ducati para mí, porque es probable que Dovizioso piense diferente, tiene puntos positivos y negativos".

No rehuyó su responsabilidad en el devenir. "Me está costando adaptarme o compenetrarme con la moto nueva y se ha cortado un poco esa progresión buena que teníamos el año pasado", reconoció el mallorquín, que ofreció su diagnóstico de la situación: "La moto nueva tiene puntos positivos y también puntos negativos que hacen que no sea una moto superior a la del año pasado. Pero hay que seguir luchando con lo que tenemos y sacarle el máximo partido, no hay otra solución".

"La moto de este año se ha alejado bastante o un poco más de lo que es mi moto ideal, la moto con la que me encontraría perfecto y estoy sufriendo un poco más que en las últimas carreras del año pasado", subrayó y arguyó que su Ducati "se levanta más en la recta, es más nerviosa, gira un poco más en la curva, eso es verdad, pero tiene un poco menos de tracción inicial". Eso sí, sobre los rumores que le colocan en Suzuki ha cerrado filas: "Eso lo ha dicho Carlo Pernat y todo el mundo sabe la credibilidad que tiene este señor en los últimos años. Es el bufón de la prensa y vosotros tenéis que elegir entre creer a un bufón o creer a un piloto como yo".

"He demostrado cuál es mi credibilidad aquí y depende de vosotros a quién creer, pero en mi vida me he ofrecido a ningún equipo, ni en 125 ni en 250 c.c., ni en MotoGP. Y no va a ser ahora, pues gracias a Dios he tenido la suerte de ser uno de los pilotos más rápidos y con mejor palmarés de los últimos años y no me ha hecho falta ofrecerme", sentenció.

Tras ese brete, Lorenzo aplicó algo menos de vehemencia para referirse a una de las preguntas más recurrentes de las semanas precedentes. Le fue puesto sobre la mesa la carrera en la que Marc Márquez tiró a Rossi y a otro puñado de pilotos. Entonces, el italiano denunció con dureza el estilo del catalán, llegando a declarar que sentía "miedo" cuando compartía pista con el vigente campeón del Mundial de Moto GP. En una ampliación árida de la rivalidad entre ambos.

"No me da miedo correr con Marc, pero sigo creyendo, igual que desde hace seis o siete años, que se deberían imponer sanciones más duras para castigar movimientos agresivos", respondió, serio. Y tras ese lapso volvió a emitir muestras de su madurez y claridad punzante. Sobre su presente explicó que el motociclismo es un "deporte en el que tu valor puede crecer hasta las nubes y puede caer muchísimo. Ahora, con los pocos puntos que tengo en las carreras que he hecho, independientemente de lo que he hecho en el pasado mi valor para el equipo seguramente ha bajado". "Pero puede subir con buenos resultados. Esperemos que empiece aquí", se despidió, a la espera de encontrar la sintonía con su moto y sus mecánicos finalmente.

El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.elimparcial.es