13 de octubre de 2019, 22:18:10
Nacional

LA GENERALIDAD ES PROPIETARIA DEL 76% DE LA SOCIEDAD GESTORA


Cataluña se juega la continuidad de la Fórmula Uno

EL IMPARCIAL/Efe

El Circuito de Barcelona debería haber empezado ya a negociar la renovación.


El presidente del Circuit de Barcelona-Catalunya, Vicenç Aguilera, aguarda la formación de un nuevo gobierno regional para empezar a negociar la continuidad de la Fórmula 1. El contrato vence a finales de 2019. Además, espera y estudia un plan de viabilidad que saque de pérdidas la infraestructura en un plazo de tres años. El Circuit, situado en el término barcelonés de Montmeló, perdió el pasado ejercicio 7,4 millones de euros y obtuvo unos ingresos de 35,3 millones.

Aguilera explica que los números rojos se deben, principalmente, a la organización del Gran Premio de España de Fórmula 1, un acontecimiento automovilístico de gran coste y complejidad que, sin embargo, contribuye a promocionar la marca de Barcelona y Cataluña en todo el mundo. "La F1 tiene un valor que es difícil monetizar", señala Aguilera, que recuerda que la prueba tiene cerca de 40 millones de espectadores en todo el mundo cada semana y que eso "hay que ponerlo en valor", ya que otorga una proyección y visibilidad a Barcelona que pocos otros deportes pueden ofrecer.

Cataluña tiene garantizada la organización de la F1 tanto este año -el Gran Premio de España Emirates 2018 tendrá lugar del 11 al 13 de mayo- como el próximo, pero debería empezar ya a negociar la renovación del contrato con Liberty Media, el nuevo propietario de la Fórmula 1, después de décadas controlada por Bernie Ecclestone.

Retrasos en la negociación


Sin embargo, la demora en la formación de Govern en Cataluña está retrasando a su vez el inicio de la negociación, puesto que la Generalitat es propietaria del 76 % de la sociedad gestora del Circuit. Los otros dos accionistas son el RACC (16 %) y el Ayuntamiento de Montmeló (8 %).

Vicenç Aguilera asegura no estar preocupado por la actual situación política ya que, de momento, hay tiempo suficiente para negociar, pero reconoce que si en octubre Cataluña sigue sin Ejecutivo la situación empezaría a ser "preocupante". "No tenemos una situación de emergencia, no nos provoca desazón, tenemos tiempo para negociar", apunta el directivo, que considera que Cataluña no puede permitirse el lujo de perder la Fórmula 1 y que por ello recomendará al nuevo Govern que apueste firmemente por ella en los próximos años.

Aguilera, que fue directivo de Seat, Ficosa y Siemens y presidente del Clúster de la Industria de Automoción de Cataluña, recuerda que otros países como Argentina o la vecina Portugal pugnan desde hace tiempo por conseguir una prueba del mundial y que Barcelona, que ofrece actualmente "una de las mejores ofertas de F1 de Europa", no se puede relajar si quiere mantener su liderazgo.

Pérdida de valor


Si Cataluña perdiera la Fórmula 1, advierte el ejecutivo, el Circuit correría el riesgo de convertirse "en un estadio de Montjuïc dos", en una instalación que perdería su principal activo y que iría perdiendo valor con el paso de los años.

La Fórmula 1 atrae cada año a más de 90.000 espectadores, un 55 % de ellos extranjeros, procedentes principalmente de países como Reino Unido, Francia, Alemania, Holanda e Italia, que permanecen en Barcelona una media de cuatro días y gastan por persona "el doble que la media de los turistas". Además, la plantilla del Circuit, de 55 personas durante el conjunto del año, aumenta hasta las 4.000 el fin de semana del Gran Premio.

Aguilera subraya: "Es un proyecto que tiene sentido a nivel de país. Tiene suficientes cosas buenas y potentes como para no dejarlo escapar". De hecho, la renovación de la Formula 1 es el pilar fundamental del nuevo plan estratégico que ha elaborado Vicenç Aguilera -y al que también tendrá que dar luz verde el nuevo Govern- para que el Circuit entre en beneficios en 2021.

El citado plan prevé más ingresos por la Fórmula 1, ya que Liberty Media ofrece al Circuit la posibilidad de comercializar parte de la publicidad y la 'hospitality' de las marcas. Además, el Circuit, que actualmente está ocupado 318 días al año y atrae a 600.000 espectadores anuales, planea abrir sus instalaciones a nuevos actos, como conciertos y otros eventos multitudinarios.

El Circuit de Barcelona-Catalunya, que acoge otros dos grandes premios, el de MotoGP y el Campeonato del Mundo de Rallycross, genera un impacto anual de 340 millones de euros, facilita 10.000 contratos al año y constituye "el mejor escaparate internacional de la industria de la automoción", que produce un tercio de la economía catalana, destaca Aguilera.

El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.elimparcial.es