22 de julio de 2019, 5:33:27
Deportes

BALONCESTO


NBA. El oficio y LeBron James, hacen que Celtics y Cavaliers aceleren

M. Jones

Los dos equipos se colocan 3-0 en sus respectivos cruces y se asoman a la final de conferencia.


La pelea por el acceso a la final del Conferencia Este ha terminado por enfrentrar a las cuatro franquicias con mejor ránking de la temporada regular. Eso sí, sólo los Toronto Raptors no están hacinedo honor al favoritismo labrado con el paso de los meses. Es más, los canadienses están cayendo de forma estrepitosa ante el cuarto clasificado, unos Cleveland Cavaliers que van 0-3 en sus semifinales y que aunque han mejorado en sus prestaciones colectivas, siguen colgados explícitamente del rendimiento hiperbólico de LeBron James.

El astro de Ohio, que decició el primer punto de la serie y robó el factor cancha de los primeros del Este en la prórroga, volvió a resultar determinante como gobernador de la eliminatoria. En la pasada madrugada sepultó las opciones de resurgimiento de los Raptors con un tiro sobre la bocina que deparó el 105-103 definitivo. Amontonó el mejor jugador de estos playoffs 38 puntos (14 de 26 tiros de campo), 7 asistencias, 6 rebotes, dos robos y un tapón. Una exhibición más aue añadir al mencionado golpe en el encuentro inicial y a los 43 puntos con el que aniquiló el 0-2 hace días.

Aún así, el técnico de la franquicia de Toronto, Dwane Casey, declaró que "no estamos ante el fenómeno Michael Jordan, simplemente el equipo no pudo ejecutar bien y perdimos". Y no le falta razón, aunque se le señala por no ajustar su defensa y la mentalidad de los suyos para minimizar el efecrto de su némesis. Lo cierto es que este domingo sus pupilos reaccionaron y dieron un paso al frente que les mantuvo en dinámica ganadora, aunque sólo pudieron empatar el duelo en el minuto final. Siempre había ido a remolque.

Ganaron en confianza los visitantes tras ser vapuleados en casa. Emergió el mejor Kyle Lowry (27 puntos y más de 15 anotados en un último cuarto en el que DeMar DeRozan no jugó un minuto) y con él renació Ibaka (11 puntos, 8 rebotes y 4 tapones), asomó el novato Anunoby en ambo lados de cancha (18 puntos, con 4 de 7 en triples). Además, Valanciunas se mantuvo en su regularidad estadística (10 puntos y 11 rebotes) y el escoleta C.J. Miles despertó desde el banquillo (13 puntos y 6 rebotes).

El esfuerzo de supervivencia les empujó a un orgulloso desempeño en el que alcanzaron el empate con un triple anotado por OG Anunoby -titular por vez primera en post temporada- en los instantes postreros. Una acción defensiva pitada con polémica como falta sacó del duelo a Ibaka y sembró el terreno para que LeBron recibiera el saque de banda, corrier la cancha y descerrajara un tiro en suspensión espléndido. Dejando el pase a un triunfo en el Quicken Loans Arena. "Mi responsabilidad es acabar los partidos y eso es lo que ha sucedido en lo que va de competición". Kevin Love (21 puntos y 16 rebotes) confirmó su respingo, al igual que Jeff Green (11 puntos), George Hill (12 puntos) y Kyle Korver (18 puntos con 4 de 6 en triples). Así se confeccionó el ascenso colectivo de un equipo que ha eliminado trres veces consecutivas a los canadienses en playoffs durante la era de James.

Y en la otra semifinal del Este se constató la preponderancia del pundonor competitivo y el oficio sobre la clase inexperta. Los Celtics tomaron Philadelphia (98-101) al aprovechar los tres errores groseros que cometieron los locales en el final del tiempo reglamentario y en la prórroga. Al Horford (13 puntos, canasta final, 6 rebotes, 2 robos y 2 tapones) y el novato Jayton Tatum (24 puntos, 5 rebotes y 4 cuatro asistencias) fueron los elementos resolutivos de la oda del preparador Brad Stevens a la superación a los imprevistos y la capacidad agónica que ha dibujado en este curso.

Los Sixers alzaron la puntería del envite precedente, con Joel Embiid ( 22 puntos y 19 rebotes) y J.J. Redick (18 puntos) volvieron a encabezar la anotación de su vestuario. Y Ben Simmons, favorito para llevarse el premio de Novato del Año, salió del hoyo en el que se metió en el encuentro anterior (un punto) pero no ejerció el rol protagonista que le ha elevado a lo largo del calendario. Se quedaría en 16 puntos que no terminaron de alimentar a las necesidades de un conjunto local al que le urgía consistencia.

La narración de lo visto cuenta que lo pegajoso de los Celtics creó un empate a 87 a falta de 24 segundos. Jaylen Brown (rookie, 16 puntos, los cuatro últimos del tiempo reglamentario y 9 rebotes) anotó la canasta que fijó ese marcador y también la que le dio la ventaja a los verdes, después de que Rozier (18 puntos y 7 rebotes) robara la pelota a J.J. Redick en el saque de banda. Con 87-89 y tres décimas de segundo, Belinelli encestó un tiro que pareció triple pero terminó resultando de dos. Para llevar la agonía a la prórroga. El italiano y Redick abieron el tiempo extra, pero los de Boston se mantuvieron en pie y Horford, a 5.5 segundos, anotó un tiro en suspensión venenoso -bajo el paraguas de otra maravilla de la pizarra de Stevens-. Ben Simmons fallaría en el saque de banda y el dominicano se hizo en la pelota y con el 3-0 que deja el billete para la final a un sólo partido de distancia. Con Kyrie Irving y Gordon Hayward viéndolo todo desde casa.

El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.elimparcial.es