20 de julio de 2019, 16:38:58
Deportes

BALONCESTO


NBA. LeBron James pone a los Cavaliers a la espera de Celtics o 76ers

M. Jones

Los de Ohio ya están en la final de conferencia tras aplastar a los mejores de su lado durante la temporada regular.


LeBron James cumplió esta madrugada con el objetivo propuesto. El astro y MVP de los actuales playoffs contempló el duelo contra los Raptors como la oportunidad para lograr una catarsis que llevara a su equipo a recuperar las sensaciones y la confianza de otras temporadas a estas alturas del calendario. Y lo ha conseguido. Los canadienses pasaron la primera ronda con dudas, al igual que los Cavaliers, pero King James tiró de los suyos en los momentos clave para provocar que crecieran y barrer a la franquicia de Toronto (4-0).

El alero legendario acumuló 29 puntos, 11 asistencias, 8 rebotes, dos robos y un tapón hasta que fue sustituido a ocho minutos para el final de un partido que acabaría con un rotundo 123-98 y cuya competitividad quedó fracturada de antemano. Los visitantes debía dar el mejor rendimiento posible para sobrevivir y devolver la serie a su casa, pero no sólo no lo lograrían, sino que se despeñarían por el camino. La tercera eliminación consecutiva sufrida ante su némesis de Akron (10-0 en sus últimos duelos en post temporada) tomaría cuerpo antes de lo previsto.

Y el sujeto protagónico fue DeMar DeRozan. El escolta, que se había salido durante el año y que naufragó con claridad en estos envites, fue expulsado al final del tercer cuarto por cometer una falta flagrante. El jugador californiano, que llegó a los 13 puntos, aglutinó la impotencia a la que les constriñeron los locales a lo largo y ancho de las series y, también de la pasada noche. Porque los Cavs fueron siempre por delante, efectuando una gestión que abrasaría la consistencia mental canadiense.

En los tres primeros cuartos los parciales fueron los siguientes: 30-26, 33-21 y 37-25. A la imposibilidad de Dwane Casey para frenar a James se sumó el contagio positivo que experimentaron los acólitos del faro que gobierna el Este con mano de hierro. Kevin Love volvió a evidenciar su renacimiento (23 puntos y 6 rebotes), acompañado por el respingo de los tiradores Kyle Korver (16 puntos) y J.R. Smith (15 puntos). George Hill, el único fichaje post Isaiah Thomas que está sacando la cara, completaría la nómica de cinco jugadores en dobles dígitos (12 puntos). Calderón disfrutó de ocho minutos de la basura para asomarse por vez primera a las finales de la Conferencia Este.

A los Raptors, desmoralizados, le tocó la cara más dura. Tuvieron que deglutir una paliza que les envió para casa, sepultando los anhelos que habían alimentado al ganarse, con total justicia, el primer puesto de su conferencia. Jonas Valanciunas (18 puntos y cinco rebotes, desde el banquillo) C.J. Miles (18 puntos y negado en su especialidad, los triples) y Serge Ibaka (12 puntos, sólo un rebote ofensivo y un tapón) salieron al rescate del vacío dejado por De Rozan (gran decepción, junto con el ala-pívot español) y las dificultades anotadoras del All Star Kyle Lowry (5 puntos y 10 asistencias). Les faltó confianza y agresividad para granjearse algo de vida.

Precisamente por ese mismo trance estaban pasando los jóvenes Sixers. Hasta esta madrugada. El riesgo del 4-0 ante los Celtics era real, pero defenderían su primer punto en su cancha. Los de Philadelphia tiraron de orgullo para amortizar la cierta relajación verde y estirar la eliminatoria. Ganaron con claridad (103-92) y localizando una solución que puede ocasionar problemas a los de Brad Stevens. El técnico del equipo sorpresa del año en la NBA, Brett Brown, entregó más minutos al base suplente y éste le devolvió la confianza.

T.J. McConnell fue titular y embocó la siguiente tarjeta: 19 puntos, siete rebotes y cinco asistencias. Éste fue el factor diferencial que permitió a los terceros clasificados del Este superar el bache de juego del novato estelar Ben Simmons (que resurgió con 19 puntos, 13 rebotes, 5 asistencias y dos robos). "Si veía un carril, lo tomaba. Si tenía un tiro abierto, intentaría hacerlo. He tenido confianza en mi juego y los compañeros también me la han dado", confesó el héroe improbable que sacó de la liga estadounidense al 'Chaho' Rodríguez.

"Puedo decir que el espíritu de los 76ers de Filadelfia permanece intacto. Lo logramos gracias a la manera como McConnell respondió en el campo en todo momento", diagnosticó el preparador Brown. Y es que la marca personal de ese jugador que no pasó por el draft acompañó al despertar de otro pilar dubitativo. Marco Saric estalló con 25 puntos, 8 rebotes y 4 asistencias. Y Joel Embiid apuntaló lo efectivo del esfuerzo coral con 15 puntos,13 rebotes y dos asistencias. Pero los 76ers tienen claro que enfrentan una hazaña con este 1-3 en contra.

Los Celtics se fueron sin demasiada bronca, pues cuentan con el siguiente duelo en el TD Garden para certificar su billete a la final de conferencia contra LeBron James. El novato Jayson Tatum volvió a lucir (20 puntos) y con él firmaron sus ratios habituales Al Horford (10 puntos, 10 rebotes, tres asistencias, un robo y tres tapones) y Marcus Morris (17 puntos). En el Wells Fargo Center flaquearían Rozier (11 puntos y 8 rebotes), Brown (8 puntos) y el banquillo, condenado a los segundos de la temporada regular a esperar para seguir rompiendo pronósticos tras las lesiones de Kyrie Irving y y Gordon Wayward.

El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.elimparcial.es