19 de noviembre de 2019, 16:37:53
Deportes

FÚTBOL


El Real Madrid respira: Ronaldo, Isco y Carvajal llegarán a la final de Champions "al 150%"

EL IMPARCIAL

Las lesiones del luso y del malagueño están encauzadas. El lateral sigue en solitario.


Zinedine Zidane habló este martes por vez primera sobre la final de la Liga de Campeones que disputará su equipo ante el Liverpool a finales de este mes. Lo hizo en la previa del duelo liguero ante el Sevilla, tras la resaca del polémico Clásico y en el que podrían acercarse a la segunda plaza. El técnico galo levantó la mirada del presentismo para atisbar el dorado horizonte que podría convertir a este vestuario que maneja en dinástico si suma su tercera Champions seguida.

"Va a ser un partido espectacular, abierto, con muchas ocasiones para los dos equipos, pero lo más importante para nosotros será sobre todo planificar lo que podamos hacer en el partido, plantarles cara y ponerles en dificultades", expuso, complacido. Y ofreció su punto de vista analítico: "Es una final en la que habrá mucha intensidad y no tengo duda de que será espectacular. El Liverpool está en la final y sabemos lo que tienen: físico, técnica y velocidad. También es un equipo inglés que defiende y pelea".

Preguntado por Mohamed Salah, el principal escollo defensivo en un duelo que se anuncia como un intercambio de golpes anárquico, Zidane respondió que "es un gran jugador que ha hecho una gran temporada y tiene gran mérito estar en la final". "No me gusta hablar de Cristiano contra Salah, es Real Madrid contra Liverpool, que es lo más importante", contestó a la pregunta sobre si el egipcio se jugarña en ese partido sus opciones para entrar en el podio del Balón de Oro.


Pasó, entonces, a recorrer sin detenerse sobre lo concertiente a la reciente visita al Camp Nou. "La culpa es de los que hablan de polémicas y de cosas que se hacen. Yo soy partidario de quedarse con el partido de fútbol antes que con la polémica", subrayó para, a continuación, esclarecer que "ya no puedo cambiar nada. Hemos visto la falta (de Luis Suárez en el segundo gol), pero el árbitro no y punto final, es gol y ya está. Cada uno se puede equivocar o no, pero nunca voy a reprochar a un árbitro".

"Ni me sorprende ni voy a hablar de eso que se queda entre jugadores en el campo", zanjó en torno a la presunta presión que ejerció Lionel Messi sobre el colegiado en los vestuarios. "Siempre pasan muchas cosas dentro. El problema es que hoy se sabe todo, hay cámaras y comentarios de jugadores. Ahora cambia eso, porque antes pasaban muchas cosas también y se quedaban en el vestuario. Empatamos y se acabó", finalizó.

Y, toda vez que repasó esos temas candentes, el estratega repartió optimismo para el madridismo. Mandó el siguiente mensaje sobre el estado de salud de Cristiano Ronaldo, sustituido al descanso del Clásico después de haberse torcido el tobillo hasta el punto de sufrir un esguince leve: "El que más preocupaba es Cristiano porque se lo acaba de hacer, hace 48 horas. Pero va bien, camina con normalidad". Apagado es incendio, acometió la anestesia del pánico desatado en la hinchada merengue sobre las condiciones en las que tres de sus piezas clave llegarán a la cita de Kiev.

Porque, además de los goles del delantero portugués, el Real Madrid necesitará del talento de Isco y de la capacidad física y la llegada de Carvajal. El primero padeció un esguince de hombro en uno de los lances propios del duelo mantenido ante el Bayern en el Allianz Arena -ida de las semifinales de la Liga de Campeones-, mientras que el segundo se infortunó en esa misma plaza y en su muslo. Una baja que se calculó en la pérdida de lo que restaba de temporada. Final incluida.

Pero Zidane ha dado un brocazo de realismo positivo. Ha explicado que "Isco ha entrenado con nosotros y a Carva le falta un poco pero ya está en campo, aún no ha entrenado con nosotros pero físicamente está trabajando bien". En efecto, el malagueño volvió a trabajar con el resto de sus compañeros en la sesión de esta fecha, llegando incluso a susurrar una reaparición ante el Sevilla o este fin de semana -después de tres partidos de baja-. El lateral diestro, fundamental, prosiguió su senda de recuperación sobre el césped, en solitario. Pero ha declarado que "ya he salido al campo, he empezado a tocar un poco de balón y he hecho carrera. Mis sensaciones son fantásticas y llevo bastantes días sin dolor".

"No van a llegar justos a la final, lo van a hacer al 150 por ciento", ha proclamado un entrenador que ha visto cómo la enfermería se ha ido vaciando. Este martes tuvo a disposición a todos los miembros de la plantilla salvo Cristiano Ronaldo, Gareth Bale y Dani Carvajal. El luso sigue entre algodones, por precaución; el galés se ausentó con permiso del club para el nacimiento de su tercer hijo; y el canterano avanza en su lucha individual. Sin duda, muy buenas noticias para el candidato español a conquistar el cetro europeo.

El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.elimparcial.es