8 de abril de 2020, 15:11:12
Nacional

'KICHI' NO QUIERE "DEJAR DE VIVIR EN UN PISO DE CURRANTE"


Indignación en Podemos por la casa de Montero e Iglesias

EL IMPARCIAL

'Kichi' recuerda que "el objetivo es no parecernos a la casta".


La compra de una casa de 600.000 euros por parte de Irene Montero y Pablo Iglesias ha despertado recelos en parte de la militancia de Podemos, incluso entre algunos de sus más destacados dirigentes.

Ese ha sido el caso del alcalde de Cádiz, José María González, Kichi, que ha dicho que no quiere dejar de vivir y criar a sus hijos "en un piso de currante en el barrio de La Viña con mi compañera, que ya es bastante privilegio vivir en la Viña, en Cádiz, y con Teresa Rodríguez".

Kichi afirma en un comunicado que el código ético del partido liderado por Iglesias "no es una formalidad, es el compromiso de vivir como la gente corriente para poder representarla en las instituciones y supone renunciar a privilegios como el exceso de sueldo".

Par el alcalde de Cádiz, el objetivo de la donación que realizan los cargos públicos de Podemos "no es la donación en sí misma, es no parecernos a la casta, es no ser como ellos porque vinimos a desalojarlos a ellos después de que hubieran estado desahuciando por miles a nuestra gente, es no vivir como ellos, es parecernos al pueblo que nos eligió y al que seguimos siendo leales".

"Es una decisión personal y no valoro decisiones personales", zanjó Íñigo Errejón en rueda de prensa en el Congreso este jueves al ser preguntado por la futura vivienda de la pareja en Galapagar.

La polémica generada por la noticia obligó este jueves a Montero e Iglesias a emitir un comunicado en la cuenta de Facebook del líder de la formación en el que justifaron la operación. "Sabemos que muchas familias españolas, incluso con dos sueldos, no pueden permitirse una hipoteca así, y por eso entendemos que es tan importante defender salarios dignos para todos y todas".

El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2020   |  www.elimparcial.es