17 de agosto de 2019, 15:59:19
Deportes

MOTOGP


Ducati susurra que Jorge Lorenzo no renovará y buscará equipo

EL IMPARCIAL

El piloto español habría tirado la toalla en el desafío asumido con el equipo italiano.


A mediados de abril, antes de que los reglajes de su moto estuvieran más afinados, Jorge Lorenzo compartió sus reflexiones sobre la dificultad que está entrañando el reto de volver a ser campeón del Mundial de MotoGP con Ducati. Lo hizo con la sinceridad y honestidad que le identifican: "Todo el mundo sabe de lo que soy capaz de hacer cuando me encuentro al ciento por ciento con una moto y eso lo he demostrado en el pasado durante muchos años y no es una opinión personal, es un hecho que dicen las estadísticas". "Pero también dependerá de cuánto cree el equipo en Jorge Lorenzo. Si el equipo cree en los momentos difíciles, Jorge Lorenzo puede llegar a ser muy competitivo con su moto", advirtió.

"He empezado un desafío muy difícil, que es ser campeón del mundo de MotoGP con Ducati, y es un desafío que sólo ha conseguido Casey Stoner. De ahí la dificultad. Porque sino, hubiesen conseguido más títulos frente a los japoneses y por eso decidí salir de mi zona de confort", admitió en un diagnóstico que profundizó asegurando que "había conseguido muchos éxitos, tres títulos mundiales, etcétera, etcétera, y si hubiese querido seguir en la zona cómoda hubiese seguido, ya que no fue una cuestión de dinero".

Lorenzo se mostraba firme en su decisión por haber refrescado la motivación que le permite seguir siendo profesional de las motos. Arguyó, entonces, que "la diferencia (de sueldo con respecto a la oferta de Yamaha) era muy pequeña en porcentaje, pero sigo creyendo en este proyecto y creo que si al final por resultados no lo terminase sería un proyecto incompleto; quiero conseguir victorias, no sé si conseguiré el campeonato del mundo porque es siempre muy difícil ya que depende de muchos factores, pero ese es el objetivo".

Sin embargo, ha sido desde la factoría italiana desde donde se han filtrado unas declaraciones que han disparado la rumorología en torno a un cambio de parecer del piloto o del propio equipo. El caso es que esos hilos de desconfianza con respecto al futuro juntos se han esparcido como la pólvora en este fin de semana de inactividad motociclista. Porque justo cuando el español ha arrancado mejores sensaciones a bordo de su Ducati, su director deportivo ha deslizado que no seguirá en 2019.

Claudio Domenicali ha usado un acto un tanto particular para propagar la incertidumbre. Ha sido en la presentación del restaurante del que es propietario, en Bolonia, donde ha señalado que es una posibilidad más que factible que Lorenzo no siga. Bajo el paraguas de la inauguración del Scrambler Ducati Food Factory, el dirigente ha dicho lo siguiente: "Jorge es un gran piloto que no ha sabido encontrar la forma de extraer lo mejor de nuestra moto. Una moto que tiene grandes puntos fuertes y también alguna debilidad. Ni él ni nuestros técnicos han conseguido sacar el máximo provecho de su talento. Esto nos hace sentir amargura".

El cabeza visible del escuadrón de Borgo Panigale ha proseguido argumentando que están ya uscando un piloto que acompañe al recién renovado Andrea Dovizioso. "Será un piloto con el que estamos hablando y que hará que el equipo trabaje de forma equilibrada y conjunta. Dovizioso será el piloto sobre el que jugaremos claramente nuestras cartas", expuso, dando a entender que el balear no cuenta en sus planes y, quizá, abriendo la puerta a Danilo Petrucci.

Sea como fuere, la falta de sintonía entre Lorenzo y los mecánicos de Ducati es un hecho no opinable. De los 23 Grandes Premios que han corrido en alianza el bagaje son tres podios (pertenecientes a 2017) y un pírrico monto de 153 puntos. En esta temporada se ha despeñado el rendimiento conjunto hasta yacer en el puesto decimocuarto de la clasificación general de la categoría reina. Una estadística que apunta en la dirección avanzada por Domenicali, calibrando el elevado sueldo que percibe Jorge.

Parece que el piloto de 30 años, que salió de Yamaha con récord bajo el brazo, tendrá que repensar eso de que "ganar un Mundial con Ducati es una obsesión". "Dovizioso lleva seis temporadas y hasta el año pasado no luchó por el título. Y su primera victoria la consiguió hace dos años y eso que Dovizioso es un piloto frenador, pero le costó su tiempo, le costó cuatro o cinco años ser competitivo. Yo llevo un año y dos meses y he dado pequeños destellos de que se puede conseguir. No es fácil, es una moto especial, complicada, muy diferente a las tradicionales y está costando, pero estoy convencido que trabajando dará pronto sus frutos", firmaba hace mes y medio.

En ese punto relató que "todo es un proceso, primero hay que empezar por un podio o una victoria, y seguir así, porque no es cuestión de una carrera ya que el campeonato es muy largo y lo importante es la regularidad". Esa mentalidad casi enfermiza de trabajo, que no ha catapulato a Ducati, habrá de hacer las maletas, según aseguran desde la escuadra. No le faltarán novias, aunque tendrá que replantearse si quiere volver a arriesgar o apostar sobre seguro y regresar a cabalgar en torno a la cumbre sin gastar años de desarrollo.

El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.elimparcial.es