16 de junio de 2019, 14:36:43
Mundo

ESTADOS UNIDOS


'Perro Loco' Mattis: las negociaciones Corea del Norte-EEUU son una "carretera llena de baches"

EL IMPARCIAL

Así lo ha diagnosticado el secretario de Defensa de Estados Unidos.


"Todas las negociaciones tienen baches. Tenemos más experiencia obviamente que muchas personas trabajando en estas cosas; así que sí, va a ser una carretera llena de baches, pero nada que vaya a romper (las negociaciones) o que sea demasiado difícil", ha declarado James Mattis en unas palabras divulgadas este lunes por el Pentágono. El secretario de Defensa de Estados Unidos se refería de esta manera a las negociaciones con Corea del Norte.

Además, el dirigente apodado 'Perro Loco' ha respondido con una negativa rotunda a la cuestión sobre si se plantea la retirada de las tropas estadounidenses que se encuentran en la península de Corea, condición exigida por el mandatario de Pyongyang como premisa básica para abordar el asunto central de la cumbre venidera: el proceso de desnuclearización del hermético régimen asiático. No está ni sopesando ese punto. "Ni siquiera es objeto de discusión. Obviamente ya estaban allí por motivos de seguridad desde hace diez años, hace cinco años y este año", esclareció Mattis.

El Pentágono también ha filtrado la visión que tiene el secretario de Estado sobre Asia, después de su viaje a la región en la que se reunió con sus homólogos de Japón y Corea del Norte. Tras su llegada de Singapur -lugar en el que participó en el foro regional de seguridad Shangri-La-, atendió a los medios y explicó que el Ejecutivo de Trump sigue trabajando de forma vehemente par alograr el objetivo de forzar la "completa y verificable" destrucción de todo el armamento nuclear norceoreano.

Estas manifestaciones se han hecho públicas tan solo una semana antes de que Donald Trump y Kim Jong-un se vean las caras y charlen en Singaour, en una histórica reunión bilateral con la que se pretende redondear la maniobra de enfriamiento diplomático entre ambas naciones. Tras la escalada que tocó techo en el pasado verano, con Corea de Sur como agente clave en una aplicación de anestesia que ha desembocado en la cancelación de la cumbre ejecutada por el magnate hace dos semanas.

En cualquier caso, a final de la jornada ha comparecido Sarah Huckabee Sanders, portavoz de la Casa Blanca, para actualizar el estado de las conversaciones relativas a la reunión. No a los puntos del pacto posterior. "En la zona desmilitarizada (DMZ, en la frontera entre las dos Coreas), la delegación del embajador estadounidense continúa sus negociaciones diplomáticas con la delegación norcoreana", avanzó antes de reseñar que "las conversaciones han sido muy positivas y se han hecho avances significativos".

El 12 de junio se acerca y aunque los Demócratas hayan advertido que es mejor cancelar la reunión antes que firmar un mal acuerdo, el objetivo de pasar a la historia por haber organizado la primera cumbre entre Estados Unidos y Corea del Norte tras casi 70 años de confrontación iniciados con la Guerra de Corea (1950-1953) -y de 25 años de negociaciones fallidas- es demasiado goloso. Con ese empeño están traajando sobre el terreno el equipo encabezado por Sung Kim, que fue delegado de Washington en las conversaciones sobre el programa nuclear de Pyongyang de la década pasada.

Ya van por la quinta ronda de diálogo, con el secretismo por bandera. Sanders ha querido explicar que otro equipo de la Casa Blanca lleva varios días en Singapur con el fin de preparar los asuntos logísticos. "Seguirá allí hasta que comience la cumbre", precisó, al tiempo que aclaró que "el presidente está recibiendo informes diarios" para llegar lo mejor preparado a una reunión que tendrá lugar a las 9.00 de la mañana. Si Pyongyang no lanza otro comunicado interpretado como "hostil" por Washington.

El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.elimparcial.es