20 de septiembre de 2021, 16:44:54
Opinión

Y DIGO YO


Rajoy y la batalla por la sucesión

Javier Cámara


Nadie se lo esperaba. Ni los más listos que dicen saberlo todo vaticinaban el día que escuchamos la sentencia del caso Gürtel que el PP sería expulsado con Rajoy a la cabeza de la Presidencia del Gobierno tan solo una semana después. El propio expresidente no podía imaginarse cuando celebraba la aprobación de los Presupuestos Generales del Estado que en menos de dos semanas dejaría la Moncloa y, posteriormente, la presidencia de su partido.

Así, la actualidad informativa abre un nuevo frente. A la formación de un Gobierno liderado por Pedro Sánchez, las andanzas de los separatistas catalanes o ver si el Real Madrid encuentra entrenador antes del Mundial de fútbol hay que sumar ahora la lucha por el sillón de Rajoy en el PP. Mientras vemos si se hace un nuevo y equitativo reparto de los Presupuestos, las apuestas por la sucesión en el PP están abiertas.

Además, tiene que ser rápido. Rajoy tiene prisa por quitarse de en medio y ha dispuesto una transición que llevará a los populares a elegir un sucesor antes de que acabe julio. Suenan tres nombres. Alguna caerá. Puede que aparezca algún otro. Lo que está claro es, como anunciamos la semana pasada, que quedan muchas sentencias por salir y quien lidere los designios del PP habrá de ser alguien al que no se pueda relacionar con la corrupción. Si no, estarán en las mismas.

El primero en salir en los titulares ha sido Alberto Núñez Feijoo. Suena con fuerza el gallego. Sabemos que en política nunca se puede asegurar nada al cien por cien, pero el líder de los populares de Galicia parece ser el preferido. Un moderno discurso con los valores de siempre del PP es, dicen, el punto fuerte del candidato oficial, el del partido. Se lleva hablando mucho tiempo de él y hay quien ya lo da por elegido.

Pero no se lo pondrá fácil, dicen otros, Soraya Sáenz de Santamaría. Destacan de ella que tiene un espectro ideológico más amplio y que está sobradamente demostrada su capacidad de gestión. Poderosa e influyente, no podemos pasar por alto que ha sido invitada a la última reunión del Club Bilderberg, para muchos el Gobierno del Mundo en la sombra. En su contra, quizá, que está muy vinculada a Rajoy.

Tampoco se ha dejado de hablar de la “enemiga íntima” de la exvicepresidenta. La secretaria general del partido, María Dolores de Cospedal, ha sido siempre uno de los apoyos de Rajoy y nunca se descartó para puestos más altos ni se pasó por alto su ambición política. No falta quien diga que para que el cambio sea de verdad debería liderar el partido una mujer. ¡Quién sabe!

Pero la batalla, como siempre en todos estos procesos, se presenta cruenta y pronto empezaremos a oír innumerables episodios feos del pasado. "Que si tu marido esto, que si un narcotraficante lo otro…". Desprestigiar al rival, esa será la consigna y el espectáculo que nos espera en los próximos días.

Veremos qué dice el partido, pero se torna importante recordar que lo que se pide en la calle no es solo una sucesión; también se reclama una refundación. No es poca cosa. Por el bien de todos, no se puede olvidar que el PP es todavía el partido más votado de este país y, aunque las encuestas dan una tendencia a la baja, los futuros acuerdos con el partido más próximo ideológicamente pueden dar muchas iniciativas de gobierno.

Aznar dice que el centro-derecha está desarticulado. ¿Alguien del PP que lo articule o tendrá que hacerlo Albert Rivera?

El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2021   |  www.elimparcial.es