16 de julio de 2019, 4:10:59
Deportes

BALONCESTO


LeBron James: ni Warriors ni Cavs visitarán a Trump si ganan el anillo

M. Jones

Los referentes de la NBA ya han acordado no acudir al ritual de ofrecer el título a la Casa Blanca por la presencia allí del magnate.


LeBron James no suelta el rol de jefe de la manada de la NBA y voz más escuchada del baloncesto mundial en la actualidad ni en medio de las Finales ante los Golden State Warriors. Ni cuando él, sus compañros y el cuerpo técnico de los Cleveland Cavaliers han de confeccionar un plan para remontar el abrumador y descorazonador 2-0 en contra con el que han viajado a Ohio. Cansado, tras ser exprimido hasta alcanzar los mejores playoffs de su historia, tiene energía para seguir atacando a Donald Trump.

El astro que más brilla en el planeta fue preguntado en la rueda de prensa previa al tercer y trascendental partido de las series por al anillo por la posibilidad de acudir a la tradicional visita a la Casa Blanca si su equipo se proclama vencedor del combate ante los de la bahía de San Francisco. Aunque el magnate siga allí para entonces. Y ha respondido esto: "Sé que no importa el equipo que gane la serie de las finales, Cavaliers o Warriors, ninguno desea una invitación".

King James ya había sido muy crítico cuando el presidente de Estados Unidos agredió verbalmente a los jugadores de los Philadelphia Eagles -ganadores de la Super Bowl de 2018- que se negaron a rendirle la tradicional visita como campeones de la NFL. Y también cuando el republicano señaló con malos modos dialécticos a Steph Curry y al resto de los Warriors que se negaron a pasar por la Casa Blanca en su visita a Washington, como defensores del título en la liga de baloncesto estadounidense.

"Se trata de algo típico de él y mientras se encuentre en la Casa Blanca, este tipo de cosas van a continuar", expresó en relación con la cancelación del acto con los de Oakland. "Hay muchas cosas en las que nosotros creemos como americanos, que él no las apoya, y también hay muchas personas que piensan que no hace nada por darles solución", recalcó el firme candidato a MVP y a mirar a los ojos al mismísimo Michael Jordan si gana el anillo en este curso.

"Creo que lo más importante y lo que permanece para toda la vida es lo que como deportistas conseguimos en el campo todos los profesionales que competimos en Estados Unidos y ganamos un título de campeones, sin importar quien esté en la Casa Blanca, especialmente si hay alguien como él (Trump)", reflexionó LeBron, rematando su postura sobre la reciete cancelación del magnate a la visita de los Eagles -que ya habían mostrado división de criterio entre sus componentes de vestuario-.

Y a su voz y opinión también se sumaron los referentes de Golden State, el equipo que ha disparado la atención mundial hacia la NBA. Steph Curry, primer jugador de los Warriors que anunció que no iba a ver a Trump tras ganar el título en 2017, declaró en esta fecha que "decidí hablar sobre mí al no querer ir a la Casa Blanca el año pasado. Y cada equipo que ha ganado un campeonato desde entonces ha pasado por eso". "Lo importante de todo este movimiento es que los deportistas hemos tomado conciencia de las cosas que nos afectan y educamos a las personas en la búsqueda de soluciones a las mismas", sintetizó el triplista histórico.

Junto a James, Kevin Durant -MVP de las pasadas Finales- cree que no es lo idílico permitir que Trump eclipse el esfuerzo que los Eagles hicieron para alcanzar una Super Bowl imborrable en la memoria de la ciudad del amor fraternal. "¿Qué otra cosa esperas que haga Trump? Cuando alguien dice que no quiere venir a la Casa Blanca, él cancela la invitación para que la sesión de fotos no se vea mal". "Mantenerse en lo que creemos es bueno para todos y ninguno de nosotros, si ganamos, iremos a Washington", remató.

Su entrenador, Steve Kerr, explicó hace días su opinión sobre los continuados ataques de tinte raciales que Trump ha proferido hacia los jugadores de la NFL que usan la interpretación del himno estadounidense para protestar por los abusos policiales. El preparador desgranó, en ese momento, que la normativa que iba a emplear la liga de fútbol americano, a instancias de la presión de la Casa Balnca, le hacía pensar que "están actuando sin pensar en sus aficionados y básicamente están tratando de usar el himno como una especie de patriotismo falso, nacionalismo y asustando a la gente". "Es idiota, pero así se maneja la NFL", zanjó.

El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.elimparcial.es