15 de octubre de 2019, 18:28:46
Deportes

MOTOGP


Márquez se asoma a la Fórmula Uno: "Puede pilotar para Red Bull en 2021"

EL IMPARCIAL

El vigente campeón del Mundial de motociclismo se ha probado con un Toro Rosso.


Helmut Marko, jefe de Red Bull, ha dado la bienvenida a la Fórmula Uno y a su casa a Marc Márquez. El tetracampeón de MotoGP se ha presentado este martes en Austria para asomarse al universo de los monoplazas y ha enamorado al ogro de la escudería que aspira a retomar el mando de la F-1. Tanto, que el test del catalán en el que completó 43 vueltas con un Toro Rosso, le ha llevado ha rendirse públicamente ante el talento del piloto de Cervera.

"La F1 es una posibilidad real para él, puede pilotar para Red Bull en 2021", declaró al concluir la prueba en la publicación Speed Week. Y a Fox Sports narró sus sensaciones sobre el desempeño de Márquez del siguiente modo: "Marc empezó con 1:21 y bajó a 1:14. El plan era ir más lento, pero pensé que podía captar la esencia al instante y él mismo lo confirmó. Progresó tanto que se colocaría al menos en la mitad de parrilla.Rendir así en un tiempo tan corto dice mucho de su gran talento"

Finalmente, eplicó a Reuters que "en los próximos años va a romper muchos más récords en MotoGP. Quizá, tras eso, la F1 sea una posibilidad real para él". "Sólo algunos talentos excepcionales han conseguido competir en ambas categorías, pero Marc también tiene lo que se necesita", prosiguió antes de describir que "cuando se metió en el coche, estaba centrado al 100% y rindió muy bien en la pista". "La F1 es algo completamente diferente a MotoGP y Marc hizo sencillo mi trabajo como instructor. Siempre hizo las preguntas adecuadas y mejoró vuelta a vuelta. Ésta no será la última vez que se siente en un coche de F1", sentenció.

Estas manifestaciones ha multiplicado la rumorología sobre el futuro del joven piloto de Honda, que se pasó por el circuito austríaco de Spielberg, propiedad del dueño de la marca de bebida energética, para probar sensaciones en un Toro Rosso. Se ejercitó en el simulador de Red Bull, participó en el diseño de su asiento en el monoplaza (junto a Dani Pedrosa y Toni Cairoli, campeón del mundo de motocross) y sorprendió a todos cuando saltó a la pista.

El patrociono de la marca austríaca a los tres motociclistas ha dado lugar a este experimento en el Marc, que venía de sufrir una caída en el Gran Premio de Italia de MotoGP, conquistó la sede de Red Bull Racing. "Es una sensación increíble pilotar este coche, especialmente en las deceleraciones y en la velocidad de paso por curva; ahora empiezo a sentir de nuevo mi cuello", avanzó antes de analizar que "la gran diferencia con MotoGP es el punto de frenado, también la forma de frenar es totalmente diferente. En moto GP se frena antes y de forma más suave".

Gozó de la compañía y tutela de Marko, Niki Lauda y Mark Webber. Sus mejores tiempos (1,14) en los 4,318 kilómetros del circuito no quedan tan lejos de los cronos más lucidos en los entrenamientos de 2017 (1,05 minutos). "En el coche uno se siente más seguro pero no capta tanto cuál es el límite. En la moto uno tiene más señales de advertencia", concluyó un emblema del motor español que salió de la prueba tan entusiasmado como los jefes del coloso de la F-1.

Aunque no ha confirmado nada, puede que en su ambicioso horizonte brille ya la opción de tratar de emular, y superar, a John Surtees (1934-2017). Se trata del único piloto en la historia en ganar el campeonato del mundo en automovilismo y motociclismo. El británico lo logró al vencer en 1964 el Mundial del Fórmula Uno con Ferrari y acumular cuatro Mundiales de motociclismo (categoría reina) entre 1956 y 1960 y con MV Agusta.

El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.elimparcial.es