23 de mayo de 2019, 17:25:53
Opinion

Y DIGO YO


Más caso a la Economía y menos Falcon

Javier Cámara


Los que saben de Economía ya nos están avisando. La ‘cosa’ empieza a no ir bien. Los datos muestran una ralentización del crecimiento y... ¿qué está haciendo Pedro Sánchez? Poco. Hay que saber que subir impuestos, hablar de Franco y montar todo el tiempo en helicóptero y avión no sirve para evitar una crisis.

Y digo yo: ¿Es que no hemos aprendido nada de la Historia reciente de este país? ¿Solo tenemos ojos para el Franquismo y tiempo para sumar horas de vuelo? ¿No se acuerdan en este Ejecutivo de que Zapatero no quiso reconocer que estábamos en crisis, no hizo nada al respecto y así nos fue? Y así le fue...

Este mismo martes hemos sabido que el paro ha registrado en agosto su mayor incremento desde 2011 y que la afiliación a la Seguridad Social ha sufrido también la mayor caída en 10 años. Además, el indicador de sentimiento económico retrocedió el mes pasado, las ventas en grandes empresas bajaron en junio, igual que las ventas minoristas en julio.

También pierde impulso la cifra de negocios empresarial, el índice de producción industrial y la constitución de hipotecas, aunque este vuelve a ser refugio de inversión. Y no es buena noticia que la inflación se estabilice en agosto en el 2,2% interanual cuando la subida de pensiones se acordó que fuera del 1,6%.

Sánchez ya lo sabe, tiene muchos asistentes inteligentes a su alrededor, y tiene que hacer algo efectivo. La Economía de un país no se soluciona subiendo impuestos. Los hechos lo corroboran. Cerrar los ojos a la realidad fría y contundente de los números no ayuda a mantener la senda de crecimiento, ni siquiera a mantener los niveles actuales.

No es ninguna tontería prestar atención a los populistas pactos a los que Sánchez pueda llegar con Podemos de cara a sacar unos Presupuestos para 2019 que sean realmente solventes y ajustados a la realidad. La experiencia, no muy lejana, nos recuerda que las consecuencias de ignorar la economía (¿dónde está la ministra?) son tan desastrosas como dar alas al dispendio y al gasto sin control.

La desaceleración ya está aquí y de lo que Sánchez haga dependerá que sea más o menos dura y duradera. Es de desear que ponga los pies en la tierra, que se deje de Pumas y Falcons, haga política de verdad y se olvide de tanta propaganda electoral. También puede convocar elecciones y que sean los españoles los que decidan quién tiene que tomar esas decisiones.
El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.elimparcial.es