12 de diciembre de 2019, 13:27:59
Deportes

TENIS


US Open. Osaka se proclama campeona ante la ira de Serena Williams

M. Jones

La japonesa se convirtió en la primera ganadora de Grand Slam de su país.


Naomi Osaka es la ganadora del US Open 2018. Con sólo 20 años y partiendo desde el rango de vigásima cabeza de serie, la nipona fue capaz de entregar a su país el primer Grand Slam de su historia. Pero muy probable que todo esto, que es lo más importante, no sea lo que permanezca en la retina del aficionado cuando eche la vista atrás y recuerdo lo vivido este sábado en la pista central Arthur Ashe Stadium. Porque lo que resplandeció fue la ira de Serena Williams.

La estadounidese, de 36 años, estaba exhibiendo en las rondas previas una superioridad novedosa desde que parara para ser madre. Por ello llegada a esta final con toda la motivación y ganas de tapar bocas. El problema para ella que es esa energía mental no fue bien gestionada y le jugaría en contra. Finalmente, tras sólo una hora y 19 minutos de juego certificó su derrota ante la asiática y por un nítido 6-2 y 6-4. El cataclismo se había desatado.

Osaka fue mejor. Punto. Volvió a aplicar la receta con la que ya eliminó a la estadounidense en el pasado Masters 1.000 de Miami. Sacó con solvencia, se mostró implacable al resto -firmó cuatro breaks- y desesperó a la menor de las Williams con su defensa desde el fondo de pista y su lectura del juego. La norteamericana, que se embolsó 1.850.000 dólares como subcampeona, no fue ni una sombra de lo que evidenció en semis. Fue maniatada y su estilo agresivo desbocó.

La nipona amontonó 14 golpes ganadores por 14 errores no forzados, por 21 y 21 de Williams. La mejor jugadora de todos los tiempos firmó seis dobles faltas y sólo colocó tres aces, si bien en los seis partidos previos había cosechado 64, la mejor marca del campeonato. Asimismo, la tarjeta estadística desnuda que Osaka ganó el 72% de los puntos con su primer servicio por el 62% de Serena. Y elevó sus saques directos hasta los seis logrados.

Al comprobar que no se iba a llevar la copa y coronar su resurrección de la mejor manera, la favorita perdió los nervios y tiró su competitividad por la ventana. De hecho, mostró su peor cara: pidió a Ramos, juez de silla, una disculpa pública e incluso le amenazó con que "nunca más" le permitirá arbitrar un partido suyo. "Nunca, nunca estarás en otro partido mío mientras vivas. Tú eres el mentiroso. ¿Cuándo me ofrecerás disculpa?.¡Dilo! Di que lo sientes. Entonces no me hables ¿Cómo te atreves a insinuar que estaba haciendo trampa? ... Eres un ladrón, también", descargó la otrora número 1 de la WTA.

El desencadenante concreto fue la sanción de un punto para el 5-3 del segundo set por abuso verbal. Ya había sido amonestada tres veces. Entonces tomó al juez de silla como cabeza de turco de la impotencia a la que le obocó la exhibición de templanza de Osaka. Todo esto devino en la lamentable postura tomada por el público, que abucheo con sonoridad a la japonesa en la entrega de trofeos y ovacionó a la estadounidense. Una estampa poco habitual.

Antes, Ramos amonestó a Serena al entender que recibió ayuda en el primer set de su entrenador, Patrick Mouratoglou, con movimientos de la mano. El técnico acabaría admitiendo su culpabilidad al término del lance, aunque su pupila rebatió al juez. "No hago trampa para ganar, prefiero perder", rebatió Williams antes de que en la segunda manga se descubriera derrotada y estallara.

"Sé que todos la estaban animando. Lamento que haya tenido que terminar así ", dijo una llorosa Osaka, que casi deja caer su trofeo. Serena intervino al darse cuenta del brete y, micrófono en mano, dijo lo siguiente: "No quiero ser grosera, no quiero interrumpir su celebración. Ella (Osaka) jugó bien. Este es su primer Grand Slam. Sé que ustedes estaban aquí para apoyarme y lo sentí, pero démosle todo el crédito a quien lo merece. Ya no abucheemos. Felicidades, Naomi. No más abucheos". Un insólito desenlace que afeó la brillantez de la dominadora del torneo.

El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.elimparcial.es