21 de octubre de 2019, 12:33:59
Cultura

MICROMECENAZGO


El Prado emula al Louvre y recurre a pedir donaciones para comprar una obra

Elena Viñas


El Museo del Prado espera recaudar 200.000 euros hasta final de año en su primera campaña de micromecenazgo con la que quiere sumar a su colección Retrato de niña con paloma, un inédito de Simon Vouet, contemporáneo de Claudio de Lorena, Poussin o Velázquez.

Tomando el Louvre como modelo en esta práctica, y con el propósito de “actualizarse”, según el director del Prado, Miguel Falomir, la campaña servirá para “ampliar la base de donantes que han contribuido a engrandecer el Prado”.

Hacienda contempla dos tipos de deducciones: hasta el 80 por ciento en la cuota íntegra del IRPF en donaciones iguales o inferiores a 150 euros y del 35 por ciento a partir de dicha cantidad

Las donaciones, que partirán de 5 euros, podrán realizarse presencialmente en la sala donde el museo muestra el retrato, y a través de Internet, donde el Prado espera sumar las mayores aportaciones. Eso sí, los donantes solo podrán beneficiarse de deducciones fiscales si realizan la aportación a través de la web del museo mediante el pago con tarjeta.

El propósito, según Falomir, es convertir el Prado “en un museo de todos, no sólo de millonarios ni de familias con blasones”. Así, el museo buscará el favor de sus visitantes y de aquellos interesados en su colección para engrosar los fondos de la obra de artistas franceses realizada en Roma durante las primeras décadas del siglo XVII.

Es, precisamente, de la etapa italiana de Vouet el periodo del que data este retrato “de gran calidad”, según Andrés Úbeda, director adjunto del Prado, quien lo describe como una obra “importantísima” que puede verse por primera vez en público.

"Posee un gran interés por su sobresaliente calidad y por la actitud sonriente y desenfadada de la niña, tan alejada de la seriedad habitual en los retratos de la época"

Propiedad de unos coleccionistas con residencia en España, de los que no se conocen más detalles, Retrato de niña con paloma es un “rara avis” de procedencia desconocida, pues su propietaria lo recibió de su padre sin conocer su origen.

Ese carácter inédito de la obra ha sido uno de los motivos por los que el Prado ha prestado atención en ella. También por el hecho de tratarse de uno de los “rarísimos” retratos femeninos e infantiles de la época, cuando lo habitual es que fueran retratos masculinos “aburridos”, en palabras de Úbeda.

Pero, además, el museo ha hallado una coincidencia entre la retratada y el personaje de la alegoría de la belleza del lienzo El tiempo vencido por la belleza y la esperanza, también de Vouet, de quien además conserva otras dos pinturas: Sagrada Familia con Santa Isabel y San Juan Bautista y Santa Catalina.

Simon Vouet (1590-1649)

En el curos de una laga estancia en Italia, de 1612 a 1627, Vouet entró en contacto con la obra de Caravaggio, de Reni o Guercino, así como con el cromatismo de la pintura veneciana. Nombrado Príncipe de la Academia de San Lucas en 1624, recibió encargos de toda Italia. Ya de vuelta a Francia fue uno de los propagadores de las novedades italianas, adaptadas al gran estilo decorativo de la corte de Luis XIII y a las ideas estéticas de esta sociedad, atada a una belleza elegante y aristocrática.

Museo del Prado

El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.elimparcial.es