19 de octubre de 2019, 23:16:49
Deportes

FÓRMULA UNO


GP de Rusia. Mercedes manda y Bottas regala el triunfo a Hamilton

EL IMPARCIAL

Polémica victoria del británico que le dispara como líder del Mundial.


Mercedes desnudó a los ojos del mundo la jerarquía del británico Lewis Hamilton al promocionar al líder del Campeonato del Mundo de Fórmula Uno desde la segunda hasta la primera posición en el Gran Premio de Rusia. A pesar del mejor ritmo que había mostrado Valtteri Bottas, el finés fue obligado a dejar paso a su compañero para despedirse de la que sería la cuarta victoria de su trayectoria. Inédito en la presente temporada -sus tres triunfos datan de 2017-, el piloto de Nastola cedió su lugar a Hamilton, ciertamente resignado.

En el ecuador de la carrera, una comunicación por radio trasladó a Bottas el requerimiento clave: que se dejase rebasar por su compañero de equipo. "Soy James (Vowles). Lewis está en riesgo contra Vettel. Su neumático izquierdo trasero tiene una pequeña ampolla", le informó el jefe de estrategia de Mercedes desde la barrera. Y de inmediato Bottas renunció a su lustre individual para apoyar al del colectivo. "Yo no estoy luchando por el campeonato", sintetizó en un primer contacto con los medios.

Más tarde, el finés que tiró por tierra la 'pole' el sábado y retuvo el liderato en una salida brillante este domingo fue algo más sincero. "Ha sido un buen resultado para el equipo, pero un día difícil para mí. Personalmente, creo que todo el mundo ha visto que ha sido un día difícil", confesó. Acabaría en la segunda plaza cuando merecía estar en lo alto del podio. "Entiendo que yo no estoy luchando por el campeonato y que siempre tenemos un plan, pero es difícil predecir qué pasa durante la carrera", zanjó.

El intercambio de posiciones de los pilotos de Mercedes, órdenes de equipo mediante, repercutió de manera notable en la clasificación del Mundial. La maniobra de la escudería alemana en el Autódromo de Sochi abre hasta los 50 puntos la ventaja de Hamilton sobre un Sebastian Vettel que sólo pudo fijar su Ferrari en la tercera posición. Aunque los transalpinos dibujaron una valiente estrategia que les proporcionó con celeridad la segunda plaza, perdería la batalla con el británico a medida que avanzaban los giros.

El inglés evidenció, una vez más, que es mejor que el germano en el cuerpo a cuerpo. Recuperaría el segundo escaño antes de que su escudería facilitara su progreso hasta el primer puesto. Esa decisión le hace sumar 306 puntos, por los 256 de su máximo adversario. "Valtteri se merecía la victoria, pero de cara al campeonato intentamos ganar ambos", justificó el piloto de Stevenage sobre lo vivido, sabedor de su cercanía con el quinto título que le empataría con el histórico Juan Manuel Fangio.

El equipo de Maranello hubo de tragar la supremacía de las flechas plateadas en Rusia. No obstante, desde que se comenzó a celebrar carreras en Sochi (en 2014), ese trazado es 'territorio Mercedes'. Hamilton venció tres veces en este tiempo (2014, 2015 y 2018) y Nico Rosberg y Valtteri Bottas aprovecharon las concesiones del tetracampeón mundial en 2016 y 2017, respectivamente. No les quedó otra a los italianos que agachar la cabeza, más allá de la polémica por las órdenes de equipo que les alejan del que parecía su horizonte.

Ver esta publicación en Instagram

Long race for us today. Good learning and hopefully we see progress next week. Japan!!! We are coming! #mclaren #f1 #14

Una publicación compartida de Fernando Alonso (@fernandoalo_oficial) el

En la batalla mundana, las sonrisas se multiplicaron en el garaje de Red Bull. Coincidiendo con su 21 cumpleaños, el neerlandés Max Verstappen firmó la remontada del día, memorable, desde la penúltima hasta la quinta posición. Y Daniel Ricciardo emuló su progreso y concluyó sexto en un devenir que contempló a Charles Leclerc (Sauber), Kevin Magnussen (Haas), Esteban Ocon y Sergio Pérez (Force India) cerrando el Top-10.

Los españoles padecieron una jornada para olvidar. Fernando Alonso asumió que no pasaría del puesto decimocuarto y Carlos Sainz sufrió un incidente con el ruso Sergey Sirotkin (Williams), quien le tocó y destrozó su buena salida. "No tenía nada que hacer. Me ha roto el pontón derecho y el fondo plano, y me ha hecho perder muchos puntos de carga aerodinámica", se lamentó el madrileño. El asturiano no tuvo reparos en denunciar la realidad de McLaren: "No teníamos ritmo, ser catorce es lo que merecíamos. Por las prestaciones del monoplaza sabiamos que iba a ser difícil".

El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.elimparcial.es