18 de agosto de 2019, 5:27:46
Deportes

FÚTBOL


Sergio Ramos desnuda la tensión del Real Madrid: ataca al canterano Reguilón

M. Jones

Ni el central ni el equipo están completando su mejor inicio de temporada.


Este lunes, a horas de afrontar el primer capítulo del doble enfrentamiento con el Viktoria Plzen que debería sellar la clasificación del Real Madrid para ls octavos de final de la Liga de Campeones, el capitán de la plantilla ha evidenciado que el viento permanece viciado en Chamartín. De una manera ciertamente imprudente para alguien que porta el brazalete físico y moral del camarín, Sergio Ramos se ha dejado llevar por la frustración e impotencia que arrastra desde agosto.

El central se erigiría en protagonista del entrenamiento previo a la tercera jornada de Champions, competición en la que vienen de perder ante el flojo CSKA en Moscú. Lo hizo al reaccionar con malos modos a un golpe fortuito que le propinó el canterano recién ascendido al primer equipo Sergio Reguilón. Ocurrió justo en el tramo final del minutaje que permite el club para la filmación de los medios de comunicación. Esto es, en el peor momento para mostrar una actitud poco apacible.

El lateral zurdo se lanzó para intentar robar un pase y golpeó sin querer el rostro de Ramos en el término de un ejercicio que consistía en tener que marcar en dos porterías con una puntuación tras pasarse el balón con las manos. En ese punto, al capitán no le importó ser grabado y respondió al recién llegado con dos pelotazos consecutivos. El primero, de mucha fuerza; el segundo, cuando todo parecía apaciguado, directamente sobre el físico de Reguilón.

La situación fue tal que Keylor Navas y Luka Modric tuvieron que calmar al sevillano. Visiblemente fuera de control, Ramos estalló en el comienzo de la que puede resultar la última semana de Julen Lopetegui como primer entrenador del gigante de Concha Espina. El jefe de la manada no está atravesando su mejor momento de acierto, y el equipo está lejos de los objetivos fijados al comienzo del curso. Todos ellos son víctimas de las urgencias sobrevenidas por actuaciones pobres, que susurran falta de concentración y de resolución.

Valdebebas fue en la mañana de esta fecha un campo minado contra el ambiente que se pretende publicar desde el vestuario. La cacareada unión y respaldo de los jugadores hacia su entrenador no está siendo refutado sobre el verde y este chispazo de Ramos no ayuda. Ni mucho menos. Con el duelo ante el Barcelona en el horizonte del fin de semana, lo último que necesitaban los contratados por Florentino Pérez es ver a su líder pagar frustraciones con un novato.

Pasado un intervalo temporal, Sergio Ramos asumió su mal comportamiento y usó las redes sociales para tratar de contextualizar su reacción y darle normalidad a unas imágenes que escenifican el nerviosismo al que se han abocado. "Aunque no os lo parezca, son situaciones bastante habituales, pero no es excusa, mi reacción no debió ser esa", escribió en sus redes sociales el defensor merengue. Lo hizo adjuntando a esa publicación una imagen del entrenamiento posando junto a Reguilón.

"Nosotros siempre vamos a full, ¿verdad, Regui? ¡¡Al final victoria del equipo juntos!! Carpetazo y a por el partido de mañana. Hala Madrid", zanjó el andaluz. Y el canterano dio coherencia a esa hipótesis manifestando su lealtad hacia Ramos. Qué otra cosa podría hacer. "Siempre con mi equipo y con mi capitán, a por la victoria mañana!", respondió el lateral zurdo en la cuenta que tiene abierta en las redes sociales. Reguilón es el escogido para ser el sustituto de Marcelo, la sutura a una planificación de plantilla que se ha olvidado de ese puesto.

El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.elimparcial.es